Los mejores 1500 (IX): final de Atenas 2004

Jules Ladoumègue, Glenn Cunningham, Gunder Hägg, Roger Bannister, John Landy, Jim Ryun, Filbert Bayi, Steve Cram… Es probable que en muchas ocasiones Hicham El Guerrouj (1974) hubiese pensado en alguno de estos atletas tras su plata en la final de Sídney, grandes de la historia del 1500 o de la milla que se quedaron sin la gloria olímpica. El marroquí, que no pudo disputar  las medallas en Atlanta por una caída, no había vuelto a perder un 1500 o una milla hasta su sorprendente derrota en Sídney. Pero a El Guerrouj aún le quedaba la oportunidad de los Juegos de Atenas 2004. Poco después de los Juegos de 2000 aseguró que en la capital griega solo saldría en 5000m, aunque finalmente las cosas serían un poco diferentes.

La temporada 2001 se inició para EL Guerrouj con un oro en el 3000 del Mundial en sala de Lisboa. En el 1500, el campeón olímpico Noah Ngeny (1978) se vio envuelto en una carrera lentísima en la que solo pudo ser 3º, detrás del portugués Rui Silva (1977) y del español Reyes Estévez (1976). Ngeny no resultó seleccionado para el Mundial de 2001 al aire libre, que se celebraría en Edmonton por problemas disciplinarios con su federación. Desgraciadamente, ya no volvería a disputar ningún gran campeonato, pues en noviembre de ese año sufrió un accidente de circulación que lo apartó de la élite.  En la ciudad canadiense, El Guerrouj se hizo con su tercer oro consecutivo, en una carrera muy rápida. El marroquí contó como en Sevilla con la ayuda de su compatriota Adil Kaouch (1979), que avivó el ritmo las dos primeras vueltas. A partir de entonces fue El Guerrouj en que tomó el mando hasta hacerse con el oro en 3:30,68, por delante de Bernard Lagat (1974), 3:31,10. Unos días después el marroquí se quedó a 0,12 de su plusmarca mundial en la reunión Bruselas, 3:26,12, pero tuvo que sentir muy cerca el aliento de Lagat en su nuca, pues el keniano marcó 3:26,34.

Bernard Kipchirchir Lagat, nacido el 12 de diciembre de 1974 en Kapsabet (Kenia), constituye el mejor ejemplo de longevidad atlética de la historia en pruebas de mediofondo y fondo. En los recientes Juegos de Río, con 41 años, ocupó la 5ª plaza en los 5000m con 13:06,78. En 1996, Lagat comenzó a estudiar Agricultura en Nairobi, pero ese mismo año se trasladó a la Universidad del Estado de Washington, en la que se graduaría en Gestión de Sistemas Informáticos en 2000. A diferencia de la mayoría de sus compatriotas, comenzó a destacar relativamente tarde. Su primer éxito internacional le llegó en 1999, en la Universiada de Palma de Mallorca, donde se proclamó campeón en 1500m. Ese año acreditó 3:30,56, si bien no se clasificó para el Mundial de Sevilla. En 2000 Lagat mejoró hasta 3:28,51 y fue bronce en los Juegos de Sídney. En 2003 fue plata en el Mundial en sala en 1500m. Poco antes del Mundial al aire libre de ese año se hizo público que se había detectado EPO en su sangre. Posteriormente el contraanálisis resultó negativo, pero esto hizo que se perdiese el Mundial de París.

En París, El Guerrouj ganó por 4ª vez consecutiva. Esta vez Reyes Estévez hizo de improvisada liebre los primeros 600m. A partir de ahí el marroquí se colocó en cabeza y se hizo con la victoria en 3:31,77. Intentó el doblete corriendo el 5000, prueba en la que se preveía un duelo entre él mismo y el etíope Kenenisa Bekele (1982). Pero, finalmente, quien se acabó imponiendo fue el entonces junior keniano, actual campeón olímpico de maratón, Eliud Kipchoge (1984) con unos excelentes 12:52,79. El Guerrouj fue 2º con 12:52,83 y Bekele 3º con 12:53,12.

Lagat volvió a la actividad el año olímpico de 2004 con un oro en 3000m en el Mundial en sala, que pasaba a disputarse en los años pares. El Guerrouj, sin embargo, había empezado con problemas respiratorios, lo que hizo que retrasase su puesta a punto. Poco antes de los Juegos de Atenas, en la reunión de Zúrich, el marroquí cosechaba su primera derrota en 1500m o en la milla desde la final de Sídney. Lagat consiguió batirlo con 3:27,40, por 3:27,64 del marroquí. Faltaban 16 días para la final olímpica y El Guerrouj se encontraba en una situación inédita para él. Tenía un rival que lo había derrotado la misma temporada, en una carrera rápida. A ello hay que añadirle la enorme presión  para conseguir el único título que le faltaba, que además era el más importante. Además era su última oportunidad. El Guerrouj supo, sin embargo, superar la adversidad en una apasionante final que no le resultó nada sencilla. Tras un comienzo lento, el paso a falta de 2 vueltas era de 1:47,4. En ese momento  decidió avivar el ritmo y se colocó en cabeza. Realizó un parcial de 54,8 entre el 700 y el 1100, con Lagat metro y medio detrás. En la última vuelta el marroquí continuó avivando el ritmo. En el último 100 Lagat se le acercaba peligrosamente y conseguía igualarlo a falta de 70m. Es muy probable que en ese momento a El Guerrouj se le apareciese la imagen de Sídney. Pero esta vez fue diferente, pues aguantó el pulso a su rival y consiguió doblegarlo cuando restaban 20m. El marroquí tuvo que correr el último 400 en 51,9 para terminar en 3:34,18. Lagat marcó 3:34,30. Tercero fue el portugués Rui Silva, 3:34,68, que al comienzo de la última vuelta estaba penúltimo a 1 segundo de la cabeza. Con 51, 3 fue el más rápido en el último 400. Tal vez con una mejor colocación habría podido luchar por el oro. El Guerrouj había corrido el último 800 en 1:46,8.

1 Hicham El Guerrouj MAR 3:34,18
2 Bernard Lagat KEN 3:34,30
3 Rui Silva POR 3:34,68
4 Timothy Kiptanui KEN 3:35,61
5 Ivan Heshko UCR 3:35,82
6 Michael East GBR 3:36,33
7 Reyes Estévez ESP 3:36,63
8 Gert-Jan Liefers NED 3:37,17
9 Adil Kaouch MAR 3:38,26
10 Mulugeta Wendimu ETI 3:38,33
11 Kamal Boulahfane ALG 3:39,02
12 Isaac Kiprono Songok KEN 3:41,72

 

Liberado de la presión del oro en 1500m, El Guerrouj estaba 4 días después en la salida del 5000, intentando realizar el doblete que le impidió Kipchoge el año anterior en el Mundial de París. Además del keniano, su otro gran rival sería otra vez Bekele, que venía de ganar el 10000. Absolutamente relajado, El Guerrouj se impuso en una carrera no muy rápida con 13:14,39 a Bekele, 13:14,59, y Kipchoge, 13:15,10. Con este doblete, el marroquí se convertía en el segundo atleta de la historia en conseguir tal logro. El primero fue el finlandés Paavo Nurmi (1897-1973) que en 1924, en el intervalo de 1 hora, ganó el oro en 1500m y en 5000m. La final de 5 Km de Atenas fue la última carrera de El Guerrouj. Aunque oficialmente no se retiró hasta mayo de 2006, ya no volvió a la alta competición. Década y media de plena dedicación al atletismo sin apenas problemas físicos se terminaba con un palmarés grandioso: 4 oros y una plata en 1500m en Campeonatos del Mundo al aire libre y 2 oros olímpicos en 1500m y 5000m, además de una plata en 1500m. Fue líder del año en 1500m 8 temporadas consecutivas de 1996 a 2003. En el momento de su retirada, de los 20 mejores tiempos en 1500m, 13 eran suyos. Sus plusmarcas mundiales de 1500m, 3:26,00, milla, 3:43, 13, y 2000m, 4:44,79, continúan vigentes más de 3 lustros después. Nunca una plusmarca de 1500m o de la milla había durado tanto.

El Guerrouj fue Premio Príncipe de Asturias en 2004. En la actualidad es miembro de la comisión de atletas del COI.

Anuncios

Los mejores 1500 (VIII): final de Sidney 2000

El caso del keniano Wilfred Oanda Kirochi (12 12 1969) resulta muy curioso. Se trata de un atleta cuyo paso por la categoría junior fue perfecta. En 1986, con 16 años, se proclamó campeón mundial de la categoría en 1500m, logro que repetiría 2 años después. Entre medias, ganó los mundiales de cross juniors de 1987 y 1988. Lo que él no sabía las dos veces que se proclamó vencedor mundial de 1500m es que había derrotado a los 3 siguientes campeones olímpicos. Peter Rono (1967), plata en 1986, sería campeón olímpico en Seúl, Fermín Cacho (1969), bronce en 1988, sería campeón en Barcelona y Nourreddine Morceli (1970), plata en 1988) sería campeón en Atlanta. Kirochi, tuvo, sin embargo un recorrido corto en categoría absoluta. Fue plusmarquista nacional de 1500m, 3:32,57 en 1989, y subcampeón mundial en 1991, año en que corrió la milla en 3:49,77. No se clasificó para los Juegos de 1992. Su mejor marca, 3:32,49, data de ese año, su última temporada en la élite.

El vacío dejado por la generación de los 80 a finales de la década se ocupó rápidamente por otro atleta procedente del Norte de África, el argelino Nourreddine Morceli, nacido en Ténès el 28 de febrero de 1970. Entrenado por su hermano Abderramán, un exmediofondista de 3:36,26 en 1977, consiguió liderar las listas del año en 1500m desde 1990 hasta 1995. Fue oro en 1500m en los mundiales de 1991, 1993 y 1995 y en los Juegos de Atlanta de 1996. Tan solo falló, inexplicablemente, en los Juegos de Barcelona, en los que resultó vencedor Fermín Cacho. Morceli, en una carrera muy lenta, solo pudo ser 7º. Compensó este fracaso parcialmente con la superación de la plusmarca mundial de 1500m que tenía Said Aouita (1959) desde el mágico año de 1985 con 3:29,46. En la pista milagro de Rieti, el 6 de septiembre, realizó unos excelentes 3:28,86. Nadie había bajado de 3:30,00 desde que lo hiciera Seb Coe (1956) en 1986. Un año menos un día después de la plusmarca de 1500m, en el mismo lugar, el argelino marcó 3:44,39 en la milla, casi 2 segundos menos que la anterior plusmarca, 3:46,32, que tenía Steve Cram (1960) desde 1985. Salvo en la final olímpica de Barcelona, la tiranía ejercida por Morceli en el mediofondo fue absoluta hasta 1996. El 12 de julio de 1995 mejoró su plusmarca mundial de 1500m por un margen de segundo y medio, 3:27,37. La diferencia con la segunda mejor marca de siempre, la antigua plusmarca de Aouita, era de más de 2 segundos. Morceli poseyó también el primado mundial de 3000m, 7:25,11 (Mónaco, 02 08 1994) y de 2000m, 4:47,88 (París, 03 07 1995). Además realizó 1:44,79 en 800m (Annaba, 29 07 1991), 2:13,73 (Villeneuve d’Ascq, 02 07 1993), 3ª mejor marca de siempre entonces, y 13:03,85 en 5000m (17 08 1994).

El gran rival de Nourreddine Morceli fue el español Fermín Cacho Ruiz, nacido en Ágreda (Soria) el 16 de febrero de 1969. Cacho, inicialmente menos interesado en las marcas que en las competiciones oficiales, fue finalista en todos los campeonatos importantes desde 1991 a 1999: 5º en el Mundial 1991, campeón olímpico en 1992, subcampeón mundial en 1993, campeón de Europa en 1994, 8º en el Mundial 1995, subcampeón olímpico en 1996, subcampeón mundial en 1997, bronce en el Europeo de 1998 y 4º en el Mundial 1999. Tras una lesión en 2000 se retiró. Cacho fue el protagonista del mayor éxito del atletismo español. Sucedió en la final olímpica de 1500 en 1992. Tras correr una semifinal rapidísima en 3:34,93 se encontró con una final muy lenta, que le favorecía. Colocado en 4ª posición, algo encerrado, pasó el 1100 en 2:49,5. Consiguió alcanzar la segunda posición y, finalmente, adelantar por dentro a falta de 200 metros, al líder, el keniano, 4º en LA84, Joseph Chesire (1961), que no protegió bien la cuerda. El acelerón final de Cacho le permitió hacerse con el oro en 3:40, 16 (50,6 la última vuelta). La valía de Cacho, sin embargo, no se veía reflejada en su plusmarca personal, que hasta 1997 fue de 3:32,01. Ese año decidió buscar un registro más acorde con su categoría. El 13 de agosto en Zúrich superaba la vieja plusmarca europea de Steve Cram, 3:29,67 desde la carrera de Niza 1985, con 3:28,95, a 0,04 de la nueva estrella marroquí del mediofondo Hicham El Guerrouj (1974), ganador ese día.

Hicham El Guerrouj nació en Berkane (Marruecos) el 14 de septiembre de 1974. Comenzó corriendo 5000m. En el Mundial Junior de Seúl de 1992 fue medalla de bronce con 13:46,79. El oro y la plata, tras un final trepidante, fueron respectivamente para el etíope Haile Gebreselassie (1973), 13:36,06, y el keniano Ismael Kirui (1975), 13:36,11. Kirui se tomó cumplida venganza 1 año después. Ambos atletas habían progresado tanto que se enfrentaron en la final de 5000 del Mundial de Stuttgart. En esa ocasión, también en los últimos metros, el vencedor fue Kirui, aún junior, con 13:02.75, frente a los 13:03,17 de Gebre. El Guerrouj no tomó parte en ese campeonato, pero, tras cambiarse al 1500, ya dio muestras de su clase en 1994, cuando corrió en 3:33,61. En 1995 llegó al Mundial de Stuttgart con 3:31,53. Fue plata en una carrera dominada por el entonces intratable Morceli. El bronce fue para el corredor de Burundi Vetuste Niyongabo (1973).

El Guerrouj era un atleta serio, disciplinado, caballeroso y con una enorme capacidad para entrenar y asimilar el trabajo. Estuvo en la élite 10 temporadas. Lideró la lista mundial de 1500m 8 años consecutivos. En 1996 se había preparado para ganar el oro en Atlanta. Justo antes de los Juegos había bajado por primera vez de 3:30, 3:29,59, a 0,09 de la mejor marca del año de Morceli. Niyongabo, que tenía 3:30,09 de ese año, decidió correr el 5000, donde consiguió el oro. La final de Atlanta sería un duelo entre los dos magrebíes, con Fermín Cacho, muy recuperado tras el mal 1995, expectante. Las dos primeras vueltas transcurrieron lentas. A falta de 600 metros, Morceli tomaba la cabeza, con Cacho y El Guerrouj colocados inmediatamente detrás. En la recta de llegada, El Guerrouj pasó a la segunda posición y cuando trataba de igualarse a Morceli tropezó y se cayó al suelo, obstaculizando a Cacho. Morceli, que marcaba 2:42,28 a falta de una vuelta, dándose cuenta de lo sucedido, aceleró el ritmo. Cacho se pudo recuperar, pero el argelino ya estaba muy lejos. Morceli consiguió mantener su ventaja y ganó con 3:35,78 (53,5 la última vuelta). Cacho, 3:36,40 fue segundo. Hay quien piensa que si El Guerrouj no se hubiese caído habría tenido muchas posibilidades de ganar, pues Morceli ya no parecía el atleta arrasador de otros años.  De hecho, El Guerrouj acabó arrebatándole el tope del año con 3:29,05. La decadencia que apuntaba Morceli en 1996 acabó siendo evidente en el Mundial de Atenas de 1997. En la final de 1500  se quedó fuera del podio, superado por El Guerrouj, Cacho y el joven Reyes Estévez (1976).

Reyes Estévez Fernández, nacido en Cornellá (Barcelona) el 2 de agosto de 1976, fue uno de los atletas con mayor talento natural del atletismo español. Doble campeón de Europa junior en 1993 y 1995, acudió a Atlanta donde llegó a semifinales. Repitió el bronce de Atenas 2 años después en Sevilla. Entre ambos metales fue campeón de Europa de 1500m. En esta primera etapa de su carrera deportiva, era capaz de cambiar a falta de 200m como Steve Ovett (1955) en su época dorada. No acudió a los Juegos de Sídney por baja forma. En el Europeo de 2002 consiguió la medalla de plata. Fue 5º y 6º respectivamente en los Mundiales de 2001 y 2003 y 7º en la final de Atenas 2004.

El Guerrouj realizó en Roma el 14 de julio de 1998 una plusmarca mundial estratosférica, 3:26,00,  vigente tras 18 años. Un año más tarde, en el mismo lugar, se hizo con el tope mundial de la milla, 3:43,13, también vigente. Ambos tiempos son con diferencia las plusmarcas mundiales más longevas de 1500m y de la milla. Sin embargo, en la carrera de la milla, al marroquí le salió un rival de mucha categoría, Noah Ngeny (1978), que registró 3:43,40. Volvieron a enfrentarse ambos en la final del Mundial de ese año, celebrado en Sevilla. La carrera, lanzada por Adil Kaouch (1979) para su compatriota El Guerrouj, fue rapidísima. Venció El Guerrouj en 3:27,65, por delante de Ngeny, 3:28,73, y de los tres españoles Reyes Estévez, 3:30,57, Fermín Cacho, 3:31,34, y Andrés Díaz (1969), 3:31,83.

Noah Kiprono Ngeny, nacido en Uasi Gishu District (Kenia) el 2 de noviembre de 1978, comenzó a destacar en 1997, cuando superó las plusmarcas mundiales junior de 1500m y la milla con 3:32,91 y 3:50,41. Se incorporó a la élite mundial en 1999, con sus 3:43,40 en la milla, la plata mundialista con marca personal de 3:28,73 y, sobre todo, por acabar con la última plusmarca mundial de Seb Coe. Coe consideraba sus 2:12,18 en 1000m su joya más preciada. Ese año 1999, el 5 de septiembre en Rieti, Ngeny marcó 2:11,96. Antes de los Juegos de Sídney volvió a mejorar en 1500m con 3:28,12. Era la mayor amenaza para El Guerrouj en su lucha por el oro olímpico.

El quinto clasificado en Sevilla, con mejor marca personal, Andrés Manuel Díaz Díaz (La Coruña, 7 de diciembre de 1969), había realizado una excelente temporada en pista cubierta ese año. Superó la plusmarca europea de 1500m, en poder de Peter Elliot (1962), con 3:33,32, vigente. Poco después en el Mundial de Maebashi fue bronce, 3:34,46, tras Haile Gebreselassie, 3:33,77, y el keniano Laban Rotich (1969), 3:33,98. Díaz fue 7º en la final de los Juegos de Sídney.

Tras la final de Sevilla, El Guerrouj aún tuvo tiempo para una plusmarca mundial más. El 7 de septiembre en Berlín corrió los 2000m en 4:44,79, 3,11 segundos mejor que la anterior plusmarca de Morceli. Cuatro días antes no pudo con los inabordables 7:20,67 del keniano Daniel Komen (1976). El marroquí hizo, no obstante, unos excelentes 7:23,09 que siguen siendo la segunda mejor marca de siempre.

La final olímpica de Sídney tendría lugar el 29 de septiembre de 2000. El Guerrouj volvía a liderar la lista mundial del año con 3:27,21, en Zúrich el 11 de agosto. Noah Ngeny fue 2º con 3:28,12 y otro keniano, Bernard Lagat (1974), 3º con 3:28,51. Es decir, que aunque el marroquí había ganado con cierta autoridad, los kenianos no estaban tan lejos. La última derrota de El Guerrouj databa de la final del Atlanta, donde se había caído. Era el plusmarquista mundial y poseía 6 de las 10 mejores marcas de siempre en 1500m. En Sídney no quiso arriesgarse a una carrera lenta y trató de repetir la táctica de Sevilla. Esta vez, eliminado Kaouch, el encargado de lanzar la prueba fue Yousef Baba (1979) acreditado en 3:33,92. Pasó muy rápido en 54,14 la primera vuelta con El Guerrouj inmediatamente detrás y los dos kenianos, Ngeny y Lagat, a continuación. Baba ralentizó notablemente el ritmo y pasó el 800 en 1:54,77, sin que las posiciones de los 4 primeros se hubiesen alterado. En ese momento, El Guerrouj tomó la cabeza para avivar la prueba. Marcó 2:51,67 en el 1200, pero no lograba despegar a los 2 kenianos. Al entrar en la última recta estos trataron de superarlo. Ngeny lo conseguía a falta de 40 metros y se proclamó campeón olímpico con 3:32,07, nueva plusmarca de los Juegos. Estos fueron los resultados:

1. Noah Ngeny KEN 3:32,07
2. Hicham El Guerrouj MAR 3:32,32
3. Bernard Lagat KEN 3:32,44
4. Mehdi Baala FRA 3:34,14
5. Kevin Sullivan CAN 3:35,50
6. Daniel Zegeye ETH 3:36,78
7. Andrés Manuel Díaz ESP 3:37,27
8. Juan Carlos Higuero ESP 3:38,91
9. John Mayock GBR 3:39,41
10.Jason Pyrah USA 3:39,84
11.Driss Maazouzi FRA 3:45,46
12.Youssef Baba MAR 3:56,08

 

Tras su caída en Atlanta, El Guerrouj sufría una nueva decepción. No pudo hacer valer sus 4 victorias previas ante Ngeny ni sus 4 años sin derrotas. Perdió su imbatibilidad en el peor momento. Tal vez llegó a los Juegos algo pasado de forma, o tal vez la presión se volvió contra él. Ya solo le quedaba una oportunidad, Atenas 2004.

Ngeny, por su parte, se convertía en el tercer keniano campeón olímpico de 1500, tras el mítico Kip Keino (1940), campeón en 1968, y el sorprendente Peter Rono, oro en 1988. Con 21 años tenía un espléndido futuro por delante, pero un accidente de tráfico al año siguiente lo obligó a retirarse de la alta competición.

El que sí daría mucho que hablar fue el medallista de bronce Bernard Lagat, quien 4 años después se convertiría en la mayor amenaza en el camino de El Guerrouj para no ser un grande sin oro olímpico.

 

 

Mo Farah iguala con 4 oros a Lasse Virén

Mohamed Muktar Jama Farah (1983) ha cumplido sus objetivos de ganar los oros en 5 y 10 Km en estos Juegos y de convertirse en el segundo atleta en repetir título en ambas pruebas. Farah nos tenía acostumbrados a carreras lentísimas. El año pasado en el Mundial de Pekín corrió el 5000 en 13:50,38, la marca ganadora más lenta de las 15 ediciones del campeonato, haciendo el último 1000 a ritmo de 1500, en 2:19,80. El 21 de agosto en Río hizo la mejor marca de las competiciones que ganó, 13:03,30, acabando otra vez rapidísimo, en 2:23,92. El incombustible Bernard Lagat (1974), que ya fuera bronce en 1500 en 2000, ocupó la 5ª plaza con 13:06,78. Y también cabe destacar como excelente la 6ª plaza del británico Andrew Butchart (1991), con marca personal de 13:08,61. Hacía 24 años que un británico de origen no africano no entraba entre los 8 primeros en un 5000 olímpico.

Con este resultado Farah iguala al finlandés Lasse Artturi Virén (Myrskilä, 22 de julio de 1949), que en 1972 y 1976 fue oro en 5 y 10 000m. Antes que Virén, otro finlandés, Paavo Nurmi (1897-1973), había sido 2 veces campeón de 10 000 (1920 y 1928), 1 vez de 5000 (1924) y 2 veces subcampeón de 5000 (1920 y 1928). Nurmi ganó otros 6 oros, 1 en 1500m (1924) y 5 en pruebas que ya no se disputan (cross y 3000m por equipos) . El checo Emil Zatopek (1922-2000) fue dos veces campeón de 10 000m (1948 y 1952) y una de 5000m (1952). En 1948 había ganado la plata en los 5 Km. En 1952 fue además campeón olímpico de maratón. Virén era un corredor capaz de soportar ritmos muy altos (fue plusmarquista mundial en las 2 distancias) y de acabar muy rápido. En Múnich superó sus mejores marcas personales previas a los Juegos en ambas distancias, en 10 000m con plusmarca mundial. Esta carrera ya la hemos contado en Mo Farah gana con caída como Lasse Virén.

Tras su oro en el 10000 de Múnich, con caída y plusmarca mundial de 27:38,35, Virén salió en el 5000 con intención de repetir su triunfo. Para ello tendría que pelear con el btitánico Dave Bedford (1949), que acreditaba la mejor marca de los participantes, 13:17,2, el estadounidense Steve Prefontaine (1951-1975), 13:22,8 y el campeón en México, el tunecino Mohamed Gammoudi (1938). Los primeros 3000m se corrieron no muy rápido en 8:20,2 (2:46,4, 5:32,6). Cuando iban 3400m el estadounidense Prefontaine rompía la carrera con 400 sucesivos en 1:02,5, 1:01,2 y 1:00,3. A falta de 1000m se había seleccionado un grupo formado por el propio Prefontaine, Virén, el británico Ian Stewart (1949), el belga Emiel Puttemans (1947) y Gammoudi. En la última vuelta cambió Viren que se colocó en cabeza, llevándose consigo Gammoudi, que lo sobrepasó en la cotrarrecta. Prefontaine aguantaba en la cabeza, que ya se había separado del resto de los corredores. En la última recta Virén aceleró con fuerza y se hizo con el oro, por delante de Gammoudi y de Stewart, que adelantó a falta de 20m a un desfallecido Prefontaine. Virén cubrió el último 1500 en 3:44,6, el último 1000 en 2:26,2 y la última vuelta en 56,0.

1. Lasse Viren FIN 13:26.4
2. Mohamed Gammoudi TUN 13:27.4
3. Ian Steward GBR 13:27,6
4. Steve Prefontaine USA 13:28,4
5. Emiel Puttemans BEL 13:30,8
6. Harald Norpoth RFA 13:32,6
7. Per Halle NOR 13:34,4
8. Nikola Sviridov URS 13:39,4
9. Frank Eisenberg RDA 13:40,8
10 Javier Álvarez Salgado ESP 13:41,8
11.lan McCafferty GBR 13:43,2
12.David Bedford GBR 13:43,2
13.Juha V¤¤t¤inen FIN 13:53,8
-. Mariano Haro ESP NS

 

Tras los Juegos Virén hizo 13:16,4, plusmarca mundial, que perdió 6 días después cuando Puttemans, que había sido 5º en la final de Múnich, realizó 13:13,0. Los años siguientes a Múnich fueron complicados para el finlándes, aquejado por numerosos problemas físicos. En el Europeo de 1974 fue bronce en 5000m y 7º en 10 000m. Sus mejores marcas en los años interolímpicos fueron 13:24,57 y 28:11,4. Sin embargo, pudo recuperarse para los Juegos de Montreal. Un mes antes realizó su segundo mejor 10000 de siempre con 27:42,95. De modo que llegó a la capital de Quebec con la idea de repetir los éxitos de Múnich. Un rival peligroso, el etíope Miruts Yifter (1944), no participaba por el boicot a los Juegos de los países africanos. Los 10 000 metros resultaron menos complicados para Virén que 4 años antes. Cuando iban 3200m de carrera, el portugués Carlos Lopes (1947), campeón del mundo de cross, se colocó en cabeza, dando paso al 5000 en 14:08,94. Fue descolgando a todos los rivales, menos al finlandés, que lo sobrepasó a falta de 440m y se hizo con la victoria en 27:40,38.

1. Lasse Viren FIN 27:40,38
2. Carlos Lopes POR 27:45,17
3. Brendan Foster GBR 27:54,92
4. Anthony Simmons GBR 27:56,26
5. Ilie Floroiu ROM 27:59,93
6. Mariano Haro ESP 28:00,28
7. Marcus Smet BEL 28:02,80
8. Bernard Ford GBR 28:17,78
9. Jean-Paul Gomez FRA 28:24,07
10.Jos Hermens HOL 28:25,04
11.Karel Lismont BEL 28:26,48
12.Christopher Wardlaw AUS 28:29,91
13.Garry Bjorklund USA 28:38,08
14.David Fitzsimons AUS 29:17,74
-.Knut Boro NOR Ab
-.Emiel Puttemans BEL Ab

 

El 5000, sin embargo, no resultó tan plácido. En la tercera serie semifinal, se había impuesto el británico campeón de Europa Brendan Foster (1948), con 13:20,34, nueva plusmarca olímpica, superada también por los siguientes 7 atletas, de los que 2 se quedarían fuera de la final. Virén no había bajado de 13:20,0 desde 1972. En la final de 5000m nada menos que 7 atletas habían corrido en menos de ese tiempo: los neozelandeses Dick Quax (1948), 13:13,10 y Rod Dixon (1950), 13:17,27, el alemán Klaus-Peter Hildebrand (1952), 13:13,69, Foster, 13:14,6, Puttemans, 13:14,51, y los soviéticos Enn Sellik (1954), 13:17,2, y Boris Kuznetsov (1947), 13:18,0. No estaba Prefontaine, trágicamente desaparecido en un accidente de tráfico el año anterior. Como era previsible, la carrera resultó muy competida, con una última vuelta trepidante. Los 3 primeros kilómetros fueron algo más rápidos que en  Múnich, con un parcial de 8:16,3 (2:41,2, 5:36,3). A continuación, Foster y Hildebrand avivaron el paso. Virén tomó la cabeza a falta de 1100m y dio paso al 4º km en 10:55,5. El finlandés fue incrementando progresivamente el ritmo. En la contrarrecta de la última vuelta resistió sucesivamente los ataques de Foster, Hildebrand y finalmente, en la curva, el de Quax. Virén mantuvo la cabeza y se hizo con la victoria en 13:24,76, su cuarto oro. Había corrido el último kilómetro en 2:29,3 y la última vuelta en 55,4.

1. Lasse Viren FIN 13:24,76
2. Dick Quax NZL 13:25,16
3. Klaus-Peter Hildebrand RFA 13:25,38
4. Rod Dixon NZL 13:25,50
5. Brendan Foster GBR 13:26,19
6. Willy Polleunis BEL 13:26,99
7. Ian Stewart GBR 13:27,65
8. Aniceto Simoes POR 13:29,38
9. Knut Kvalheim NOR 13:30,33
10.Detlef Uhlemann RFA 13:31,07
11.Enn Sellik URS 13:36,72
12.Paul Geis USA 13:42,51
13.Pekka Paivarinta FIN 13:46,61
-.Boris Kuznetsov URS Ab

 

Virén intentó emular a Zatopek y salió en el maratón, donde obtuvo una meritoria 5ª plaza. Siguió compitiendo hasta los Juegos de Moscú 1980, donde fue 5º en el 10000 y abandonó el maratón. Posteriormente fue parlamentario en Finlandia.

Antes de Farah, Kenenisa Bekele (1982) pudo haber repetido el logro del finlandés, ya que fue oro olímpico de 10000 en 2004 y 2008 y de 5000 en 2008. En el 5000 de 2004 se encontró a un Hicham El Guerrouj (1974) pletórico tras su título de 1500m que no le dio opción.

Virén siempre se vio envuelto en la sombra de una duda. Ya durante los Juegos de Montreal se le acusó abiertamente de practicar autotransfusiones de su propia sangre, previamente almacenada congelada, para aumentar el hematocrito en los períodos próximos a la competición. Esta técnica no fue ilegal hasta 1985. El finlandés siempre negó categóricamente esta acusación. Un compatriota suyo, Kaarlo Maaninka (1953), sorprendente plata en 10 000m y bronce en 5000m en los Juegos de Moscú 1980, acabó, sin embargo, reconociendo que había recurrido a las autotransfusiones. En los Juegos de Los Ángeles 1984 otro finlandés, Martti Vainio (1950), dio positivo para anabolizantes tras haber quedado segundo en 10 000m. Más tarde se supo que eran restos de lo que había consumido meses antes, cuando se había extraído sangre. Al reinfundirse su sangre, se introdujeron también los restos de anabolizantes. Todos estos datos ponen en entredicho las actuaciones no solo de Virén, sino de todos los atletas finlandeses durante los años 70.

La gran diferencia entre Viren y Farah es que el británico en los últimos años solo ha perdido el 5000 de Daegu. Las demás competiciones las ha ganado todas: 10000 Mundial 2011, 5000m Europeo 2012, 5000m y 10000m Juegos Olímpicos, 5000 y 10000m Mundial 2013, 5000 y 10000m Europeo 2014, 5000 y 10000m Mundial 2015 y 5000 y 10000m Juegos Olímpicos 2016. Farah ha conseguido una absoluta superioridad en las carreras de fondo en pista, relegando a los kenianos a un papel secundario. Veremos por cuánto tiempo se extiende el dominio del británico.

“¿Tiene algo que alegar? Helsinki, Señoría”. Los primeros oros de Jamaica

El 27 de julio de 1952 fue un día histórico para Jamaica, . El Capitán General y Gobernador en Jefe de la isla, aún dependiente del Reino Unido, Sir Hugh Mackintosh Foot (1907-1990) declaró festivo nacional el día siguiente. Los jamaicanos se lanzaron a la calle para una gran celebración. Algunos de ellos consumieron más alcohol del debido, lo que les supuso problemas legales. Una vez delante del juez, ante la pregunta: ¿Tiene algo que alegar? la respuesta invariable siempre era Helsinki, Señoría. Helsinki era la razón de la euforia jamaicana. En la capital de Finlandia se estaban celebrando los Juegos Olímpicos. Allí el equipo jamaicano de 4 x 400m conseguía una gesta sin precedentes al ganar el oro con plusmarca mundial por delante del potente cuarteto estadounidense.

Jamaica cuenta en la actualidad con 3 millones de habitantes. Colonizada por los españoles, en 1655 los ingleses se hicieron dueños del territorio, que conservaron hasta 1962, año de la independencia de la isla. La mayor parte de la población desciende de esclavos negros que los ingleses llevaban de África para trabajar en las plantaciones de caña. Jamaica acudió a unos Juegos Olímpicos por primera vez a la capital de su entonces metrópoli en 1948. Siguió participando como colonia británica hasta 1964, año en que ya acudió como país independiente.

En las 18 ediciones (todas desde 1948), Jamaica ha conseguido 78 medallas, 22 de oro. Pero sus éxitos no son recientes. Ya en los Juegos de 1948 y de 1952, 3 atletas jamaicanos que corrían 400 metros hicieron historia poniendo en el mapa atlético a la pequeña isla caribeña. Herb McKenley, Arthur Wint y George Rhoden mostraron su enorme calidad subiendo al podio en 100, 400, 800 y, sobre todo, junto con Leslie Laing (1925), ganando el 4 X 400m de los Juegos de Helsinki.

Herbert Henry McKenley había nacido el 10 de julio de 1922 en Pleasant Valley, Clarendon. Estudió en Estados Unidos, primero en el Boston College y después en la Universidad de Illinois. En 1946 corrió las 440y (402,336m) en 46,2, probablemente más rápido que la plusmarca mundial de 400m que compartían en alemán Rudolf Harbig (1913-1944) y el estadounidense Grover Klemmer (1921-2015) con 46,0. El 5 de junio de 1948 mejoró con 46,0 su tiempo en 440y, que se homologó como plusmarca mundial de 400m igualada. 29 días después McKenley deshacía el triple empate con 45,9 en 400m y se convertía en plusmarquista mundial en solitario. Era además un gran corredor de 100m, 10,3, y 200, 20,6 en recta.

Arthur Stanley Wint, conocido como el Gigante gentil, había nacido en Plowden, Manchester el 25 de mayo de 1920. Comenzó a practicar atletismo en el instituto. En 1938 ganó los 800m de los Juegos Caribeños. En 1942 se unió a la Royal Air Force como piloto de guerra. En 1946 se hizo con el oro en los Juegos Caribeños en 400m, batiendo a McKenley. En 1947 abandonó el ejército para estudiar Medicina. Antes de los Juegos de Londres acreditaba 47,0 en 400m y 1:50,0 en 800m.

Vincent George Rhoden había nacido en Kingston el 13 de diciembre de 1926. Vivía en San Francisco donde se había iniciado en el atletismo. Más joven que sus dos compatriotas, en 1948 aún no había alcanzado su mejor momento. En Londres no pasó a la final por 3 décimas (solo entraban 6) pero hizo 47,7 su mejor marca.

Antes de la final de 400, tanto Wint como McKenley disputaron las finales de otras pruebas. El 2 de agosto, Arthur Wint ganaba la plata en 800m con mejor marca personal de 1:49,5, la primera medalla olímpica para Jamaica de la historia. La carrera ya la contamos en Los bicampeones olímpicos de 800 (I). Por su parte McKenley fue 4º en la final de 200m disputada al día siguiente, con 21,3. El ganador fue el estadounidense Mel Patton (1924-2014) con 21,1.

La final de 400m tuvo lugar el 5 de agosto. Ambos jamaicanos ganaron sus respectivas semifinales con el mismo tiempo, 46,3, que en el caso de Wint era plusmarca personal. También se habían clasificado para la final los 3 estadounidenses, entre ello el campeón de 800m Mal Whitfield (1924-2015). McKinley, que era el favorito, salió rapidísimo. Pasó por la mitad de la carrera en el tiempo suicida de 21,4 con 10 metros de ventaja. Se quedó sin fuerzas a falta de 30 metros, momento en el que Wint lo sobrepasó y se hizo con el oro, con 46,2, mejor marca personal. McKenley fue 2º y Whitfield ganó el bronce. Wint, tras haber sido el primer medallista de Jamaica, ganaba así también el primer oro olímpico en la historia de este país. Estos fueron los resultados:

1 Arthur Wint JAM 46,2
2 Herbert McKenley JAM 46,4
3 Malvin Whitfield USA 46,9
4 Dave Bolen USA 47,2
5 Morris Curotta AUS 47,9
6 George Guida USA 50,2

 

 

Jamaica tenía un potente equipo de 4x400m, formado por  Rhoden, Laing, Wint y McKenley, con el que tratarían de doblegar a Estados Unidos, pero una lesión de Wint en la tercera posta acabó con el sueño.

Aunque McKenley superó a Wint en varias reuniones posolímpicas, pronto le salió un nuevo rival jamaicano, George Rhoden, que lo derrotó por primera vez en 1949, 46,4 frente a 46,8. Rhoden se convirtió en plusmarquista mundial en 1950, al correr la distancia en 45,8. Era además un buen corredor de 100m, acreditado en 10,3, y de 200, 20,9. Wint, entretanto, se había dedicado más al 800, con mejor marca de 1:48,9. No obstante, en los Juegos de Helsinki 1952, los 3 jamaicanos se disputarían el título de la vuelta a la pista. Rhoden prefirió centrarse en los 400m, mientras que McKenley y Wint ganaron sendas platas en los 100m y en los 800m respectivamente. En las semifinales de 400m Wint se impuso en la primera con 46,3 y McKenley en la segunda con 46,4, 0,1 menos que Rhoden, segundo. En la final Wint salió rapidísimo, como McKenley 4 años antes, en 21,7 al paso por el 200, por delante de Rhoden, 22,2, y McKenley, 22,7. A falta de 100m, con Wint agotado, emergió Rhoder por la calle exterior. El esfuerzo final de McKenley no le fue suficiente para ganar. El tiempo fue de 45,9 para ambos. El cronometraje eléctrico no oficial marcó 46,09 para el campeón y 46,20 para McKenley. Wint fue 5º, justo por delante del campeón de 800m, que renovó su título de Londres, Mal Whitfield.

1 George Rhoden JAM 45,9 (46,09)
2 Herbert McKenley JAM 45,9 (46,20)
3 Ollie Matson USA 46,8 (46,94)
4 Karl-Friedrich Haas RFA 47,0 (47,22)
5 Arthur Wint JAM 47,0   (47,24)
6 Malvin Whitfield USA 47,1 (47,30)

El 400 de Helsinki a partir del minuto 1:13

 

No obstante este doblete, para Jamaica lo mejor estaba por llegar. Tras el fiasco de Londres, los jamaicanos volvían a buscar el oro en 4 x 400m con el mismo equipo, aunque en diferente orden: Wint, Laing, McKenley y Rhoden. Wint corrió el primer relevo en 46,8, 0,1 más que el primer estadounidense Ollie Matson (1930-2011), bronce en la prueba individual. Tras la segunda posta en la que Laing hizo 47,o (1:33,8) y el segundo estadounidense, Eugene Cole (1928) 45,5 (1:32,2), las esperanzas de Jamaica parecía que se habían esfumado. Pero en ese momento surgió el mejor Herb McKenley, quien con un asombroso tiempo de 44,6 (2:18,4), consiguió entregar al mismo tiempo que Charles Moore (1929), oro en 400m vallas, 46,3 (2:18,5). George Rhoden, con el mismo parcial que Mal Whitfield, 45,5, acabó de rematar la gran gesta para Jamaica: oro con 3:03,9 (3:04,04) nueva plusmarca mundial, 0,1 menos que el equipo estadounidense.

(Se puede ver parte de la carrera en el vídeo anterior a partir del minuto 1:50).

La repercusión en Jamaica de la hazaña de sus cuatrocentistas fue enorme. Como se señaló anteriormente el Gobernador declaró festivo nacional el día siguiente. Parece que la contraseña Helsinki, Señoría sí funcionó como salvoconducto para una interpretación benévola de la ley. Los héroes olímpicos, una vez realizada su hazaña, siguieron algún tiempo más en el atletismo y a continuación dirigieron su vida hacia otros campos.

Herb McKenley, tras su retirada en 1953, fue entrenador del equipo nacional de Jamaica y posteriormente Presidente de la Federación de Atletismo de su país. Murió el 26 de noviembre de 2007.

Arthur Wint se graduó como médico en 1953, año en que se retiró del atletismo. Ejerció como médico en Jamaica y, posteriormente, trabajó para su Gobierno como Alto Comisionado para Gran Bretaña. Murió el 19 de octubre de 1992.

George Rhoden se graduó en Medicina en 1953 en la Universidad de Nueva York. Siguió compitiendo hasta 1956. Posteriormente se especializó en Podología y Medicina del Deporte. En la actualidad tiene 89 años.

Hoy Jamaica es una gran potencia atlética que domina la velocidad tanto masculina como femenina, pero la calidad de los descendientes de esclavos de África Occidental ya había quedado bien demostrada en Londres y, sobre todo, en Helsinki, Señoría.

 

Cuando el atletismo tenía otros valores: Ezekiel Kemboi y Chris Brasher

El keniano Ezekiel Kemboi (1984) es uno de los mejores corredores de obstáculos de la historia. Su palmarés es apabullante: plata en los Mundiales de 2003, 2005 y 2007, oro en los Mundiales de 2009, 2011, 2013 y 2015 y oro olímpico en 2004 y 2012. Ayer en la final de obstáculos de Río consiguió inicialmente el bronce. La Federación Francesa, a instancias del siempre polémico Mahiedine Mekhissi-Benabbad (1985), que había sido 4º en la carrera, presentó una reclamación alegando que el atleta keniano había pisado por dentro de la cuerda tras haber pasado la ría. Esto efectivamente sucedió, pero no supuso ninguna ventaja para Kemboi. Además, al menos a juzgar por la fotografía, da la sensación de que el pasillo tras la ría es demasiado largo y demasiado estrecho.

Do you think this is worthy of a DQ? We don't

Sorprendentemente el Jurado de Apelación de la IAAF, aplicando la regla 163.3d aceptó la reclamación francesa y descalificó al atleta keniano. En la web Let’s run.com, Robert Johnson hace un alegato por el espíritu olímpico y critica de forma contundente tanto a la Federación Francesa como a Mekhissi. Dice Johnson:

Los franceses deberían estar avergonzados. En una carrera de casi 2 millas, en la que su corredor nunca estuvo siquiera cerca de la medalla en la competición, han creído que es una buena idea elevar una protesta porque un atleta ha pisado la línea cuando faltaba más de una milla para la meta. Deberían sentirse abochornados, lo mismo que la IAAF y el Jurado de Apelación por no haber rechazado la protesta.

Hace 60 años, en la final de obstáculos de los Juegos de Melbourne sucedió algo parecido, pero con una conclusión muy diferente para el principal protagonista, el británico Chris Brasher.

Christopher William Brasher había nacido en Georgetown (Guyana) el 21 de agosto de 1928. Su padre, ingeniero de radio, se había trasladado a ese país para diseñar el cableado telegráfico. En 1951 se proclamó campeón mundial universitario de 5000 y subcampeón de 1500, pero no vio mucho futuro en estas dos pruebas, por lo que decidió preparar los 3000 obstáculos. En 1952 participó en los Juegos de Helsinki y fue 11º en la final. En 1954 se hizo famoso por ser una de las liebres de la carrera en que Roger Bannister (1929) bajó de los 4′ en la milla.

Su oportunidad llegó en los Juegos de 1956, cuando sorpresivamente se escapó en la última vuelta de la final de obstáculos y ganó por 15 metros con 8:41,2, nueva plusmarca olímpica, acabando el último kilómetro en 2:47,2. 12 minutos más tarde se anunció que se le descalificaba por haber empujado al noruego Ernst Larsen (1926-2015), pero este, si bien reconoció el choque, no lo consideró motivo de descalificación. Explicó: Brasher y yo tratamos de adelantar a Rozsnyói por fuera juntos, cuando nuestros codos chocaron. Sería terrible que le quitasen el oro a Brasher.  Los otros implicados, el húngaro plusmarquista mundial Sándor Rozsnyói (1930-2014), 8:35,6, y el alemán Heinz Laufer (1925-2010) tampoco consideraron que hubiese motivos para descalificar a Brasher. Laufer dijo al británico: Chris, yo no quiero el bronce así. Si no te dan el oro les arrojaré la medalla de bronce a la cara. Tras 3 horas de deliberación el Jurado de Apelación decidió revertir el veredicto inicial y proclamó al británico campeón olímpico. Estos fueron los resultados:

1. Chris Brasher GBR 8:41,2
2. Sándor Rozsnyói HUN 8:43,6
3. Ernst Larsen NOR 8:44,0
4.  Heinz Laufer ALE 8:44,4
5.  Semyon Rzshishchin URS 8:44,6
6.  John Disley GBR 8:44,6
7.  Neil Robbins AUS 8:50,0
8.  Eric Shirley GBR 8:57,0
9.  Charles Jones USA 9:13,0
10.  Zdzisław Krzyszkowiak POL Ab

Brasher se retiró ese mismo año. Fue columnista en The Observer, trabajó en la BBC, introdujo en Gran Bretaña las carreras de orientación, abrió varias tiendas de deporte y fundó el maratón de Londres, cuya primera edición se celebró en 1981. Casado con la extenista Shirley Bloomer (1934), murió el 28 de agosto de 2003.

La encomiable reacción de los rivales de Brasher contrasta notablemente con la de Mekhissi y su federación. El corredor francés reconoció que ni se había preocupado por intentar alcanzar a Kemboi puesto que tras ver el incidente estaba seguro de que lo descalificarían. Se ve que hace 60 años los valores eran otros.

 

 

Los bicampeones olímpicos de 800 metros (y II)

A mediados de los 50 los mejores atletas de 800m estaban preparados para superar la plusmarca de Rudolf Harbig de 1:46,6. El encargado de llevarlo a cabo fue el belga Roger Moens (1930). El 3 de agosto de 1955 en Oslo corrió la distancia en 1:45,7, 0,2 más que el noruego Audun Boysen (1929-2000), segundo. El pase por el 400 fue de 52,0. Moens, lesionado, no pudo acudir a los Juegos de Melbourne 1956. El ganador fue el estadounidense Tom Courtney (1933), que se impuso en un final muy apretado al británico Derek Johnson (1933-2004), 1:47,7 por 1:47,8. Boysen fue 3º. Courtney se acercó peligrosamente a la plusmarca de Moens en 1957, cuando realizó 1:45,8 (50,7+55,1), pero para los Juegos de Roma 1960 ya se había retirado. El 800 de los Juegos parecía que sería un duelo entre un recuperado Moens y el jamaicano George Kerr (1937-2012), que alternaba con éxito el 400, 45,8 y el 800, 1:46,4. Kerr ganó la primera semifinal, tras dos rondas previas, con 1:47,1. En la segunda, el vencedor fue un neozelandés desconocido llamado Peter Snell (1937), que realizó 1:47,2, su mejor marca. Ya había mejorado en la primera ronda. Moens fue segundo, pero no dio demasiada importancia al joven Snell. En la final el suizo Christian Wägli (1934) se colocó en cabeza desde el inicio y se mantuvo hasta los últimos 100m, momento en que Moens lo sobrepasó. Parecía que por fin ganaría el oro olímpico, pero al falta de 20 metros Peter Snell se le echó encima por la cuerda y consiguió vencer inesperadamente, con nueva plusmarca personal, 1:46,3. Moens se despedía de los Juegos sin el oro olímpico y Snell comenzaba su fructífero reinado en las dos vueltas:

  1. Peter Snell NZL 1.46,3
  2. Roger Moens BEL 1.46,5
  3. George Kerr JAM 1.47,1
  4. Paul Schmidt RFA 1.47,6
  5. Christian Wägli SUI 1.48,1
  6. Manfred Matuschewski RDA 1.52,0

Peter George Snell había nacido en Opunake, a unos 250 Km de Wellington (Nueva Zelanda) el 17 de diciembre de 1938. Fue un corredor de 800m y 1500m que cambió el entrenamiento del mediofondo. Hasta entonces los corredores de 800m se parecían más a los de 400m. Arthur Lydiard (1917-2004), el entrenador de Snell , basaba la preparación de la prueba en mejorar la resistencia sin descuidar la velocidad. Snell se presentó en los Juegos de Roma con una marca discreta de 1:49,2 en las 880y, pero demostró que su método de entrenamiento funcionaba.

En 1961 Snell derrotó a Moens en varias reuniones. En 1962 comenzó a correr la milla. El día de Año Nuevo corrió la distancia en 4:01,3. El 27 de enero, en la pista de hierba de 352 metros de Wanganiu (NZ) superó la plusmarca mundial de Elliott por una décima, con 3:54,4, 3:39,3 en 1500 al paso. Una semana después, el 3 de febrero, en la pista de hierba de Chistchurch, se hizo con la plusmarca mundial de las 880y, 1:45,1, y de paso pulverizó la plusmarca de Moens, al correr el 800 al paso en 1:44,3. Curiosamente eligió los Juegos de Tokio para debutar en 1500. Hasta entonces solamente había corrido la distancia británica. Llegó a Tokio con intención de realizar el doblete en ambas pruebas del mediofondo, cosa que no se conseguía desde que Albert Hill (1889-1969) lo hiciera en 1920. Para ello incrementó en las 10 semanas previas su número de kilómetros, con una media diaria de 23. Su entrenamiento dio muy buen resultado, ya que se llevó los dos oros, tras correr seis carreras en una semana con los tiempos 1:49,8, 1:46,9, 1:45,1, 3:46,8, 3:38,8, 3:38,1. Su victoria en 800 se cimentó en el cambio que realizó a falta de 250m, sobrepasando al keniano Wilson Kiprugut (1938), en cabeza desde la salida. Snell ganó con parciales de 400m de 52,8 y 52,3, haciendo la segunda mejor marca de siempre, lo que da una idea de su superioridad. Los resultados del 800 fueron:

  1. Peter Snell NZL 1.45,1
  2. Bill Crothers CAN 1.45,6
  3. Wilson Kiprugut KEN 1.45,9
  4. George Kerr JAM 1.45,9
  5. Thomas Farrell USA 1.46,6
  6. Jerry Siebert USA 1.47,0
  7. Dieter Bogatzki FRG 1.47,2
  8. Jacques Pennewaert BEL 1.50,5

Unos días después de los Juegos, el 17 de noviembre, en la pista de ceniza de Auckland, Snell superó su plusmarca de la milla, con 3:54,1. Pasó los 1500 en 3:37,6, que sería su tope personal, probablemente de valor similar a los 3:35,6 que tenía entonces Herb Elliott (1937) como primado mundial. Al año siguiente se preparó precisamente para superar el registro de Elliott, pero se lesionó en abril y poco después se retiró. Posteriormente trabajó como relaciones públicas en una compañía tabacalera. En 1971 se trasladó a Estados Unidos, donde obtuvo el grado de doctor con una tesis sobre fisiología del ejercicio. Esto le sirvió para hacerse profesor en la Universidad de California, en Davis. En 1993 obtuvo la nacionalidad estadounidense.

A Snell le sucedió en México otro atleta oceánico, el australiano Ralph Doubell (1945) que ganó el oro igualando la plusmarca mundial. No pudo defender su título por lesión. En Múnich 1972 triunfó in extremis el estadounidense David Wottle (1950), que en las pruebas de selección de su país también había igualado la plusmarca mundial de Snell y Doubell. Wottle se pasó al circuito profesional, por lo que tampoco pudo correr en los siguientes Juegos. El vencedor en Montreal fue, como se ha dicho, el primer ganador no anglosajón, el cubano Alberto Juantorena (1950) quien además hizo plusmarca mundial, 1:43,50. 3 años después el británico Sebastian Coe (1956) asombró con unos excelentes 1:42,33. Sin embargo no pudo conseguir el oro olímpico en Moscú 1980. Tras una carrera desastrosa tácticamente se vio superado por su compatriota y rival Steve Ovett (1955). Ovett fue el último ganador anglosajón de los 800m. En 1981 Coe volvió a sorprender con 1:41,73. En 1984 en Los Ángeles optaba otra vez al oro olímpico tras 2 años muy complicados, pero nada pudo hacer ante el fenómeno brasileño Joaquim Cruz (1963) que corrió sucesivamente las 4 rondas del 800 en 1:45,66 (eliminatoria), 1:44,84 (cuartos de final), 1:43,82 (semifinal) y 1:43,00 (final, oro y plusmarca olímpica).

Cruz era el plusmarquista mundial junior con 1:44,3. En 1983 había sido bronce en el primer campeonato mundial. Tras los Juegos se quedó a las puertas del primado mundial de Coe al correr en 1:41,77. Tuvo una buena temporada posolímpica que lideró con 1:42,49, aunque sufrió alguna derrota importante, como la de Zürich contra Steve Cram (1960). Después se pasó 2 años casi inactivo por diferentes problemas físicos. Se recuperó a tiempo para defender su título en los Juegos de Seúl 1988, pero un desconocido keniano llamado Paul Ereng (1967) le ganó el oro viniendo desde atrás con 1:43,45, su mejor marca personal. Para Cruz la plata en Seúl fue su última gran actuación. Ereng tampoco mantuvo la forma mucho tiempo, pues en los Juegos de Barcelona 92 ya no pudo entrar en la final. El oro fue para otro keniano, William Tanui (1964).

En 1995 irrumpió con fuerza un keniano nacionalizado danés llamado Wilson Kipketer (1972). Superó en 1997, tras igualarla previamente, la plusmarca mundial de Seb Coe, al marcar 1:41,24 y 1:41,11 3 días después. Fue campeón del mundo en 1995, 1997 y 1999. Sin embargo no pudo ser oro olímpico. En Atlanta 1996 el COI consideró que no había completado los trámites de su nacionalidad danesa. El ganador fue el noruego Vebjørn Rodal (1972), en una carrera con 4 atletas por debajo de 1:43. En Sidney 2000, Kipketer no estaba como en los años anteriores y solo pudo ser plata en un 800 muy táctico ganado por el alemán Nils Schumann (1978). Kipketer aún ganaría el bronce en Atenas 2004. El oro fue para el ruso Yuri Borzakovski (1981). En Pekín el vencedor fue el keniano Wilfred Bungei (1980).

Un año después de los Juegos de Pekín, otro keniano, de 20 años, superaba, con 1:42,01, la vieja plusmarca africana de Sammy Koskei (1961), 1:42,28 en 1984. Su nombre, David Lekuta Rudisha, nacido el 17 de diciembre de 1988 en Kilgoris, Narok County. Su padre, Daniel Rudisha (1945), había sido medalla de plata en los Juegos de México en el relevo 4 x 400. En 2010 realizó en dos ocasiones la plusmarca mundial de 800m, con 1:41,09 y 1:41,01. Ganó el oro en el Mundial de Daegu 2011 y en los Juegos de Londres fue el protagonista de la mejor carrera de 800m de siempre y probablemente una de las mejores carreras de la historia de cualquier distancia. Corriendo en cabeza desde el primer metro volvió a superar la plusmarca mundial, 1:40,91, primer registro por debajo de 1:41,00. El resto de los finalistas mejoraron todos sus marcas personales, menos el sudanés Abubaker Kaki (1989), que con 1:43,32 fue penúltimo. El británico Andrew Osagie (1988) fue último con 1:43,77. Hay una entrada muy buena en el blog de Soy Cobarde sobre esta carrera. Estos fueron los resultados:

1 David Lekuta Rudisha KEN 1:40,91
2 Nijel Amos BOT 1:41,73
3 Timothy Kitum KEN 1:42,53
4 Duane Solomon USA 1:42,82
5 Nick Symmonds USA 1:42,95
6 Mohammed Aman ETH 1:43,20
7 Abubaker Kaki SUD 1:43,32
8 Andrew Osagie GBR 1:43,77

Tras los Juegos Olímpicos Rudisha sufrió numerosos problemas físicos, que le impidieron alcanzar la forma de Londres. No pudo competir en el Mundial de 2013 por lesión. Ganó, pese a no estar en su mejor momento, en el Mundial de 2015 en una magistral demostración estratégica. En 2016 volvió con fuerza a los Juegos de Río. Se le vio muy bien en la serie y en la semifinal, que ganó con 1:43,88. No fue el tiempo más rápido, sin embargo, pues el francés Pierre-Ambroise Bosse (1992) y el argelino oro en 1500 en Londres Taoufik Makhloufi (1988) realizaron 1:43,85, con un primer 400 en 52,03, causando ambos una magnífica impresión. En la final, el keniano Alfred Kipketer (1996) salió excesivamente rápido, marcando 49,32 en la primera vuelta. En la contrarrecta, Rudisha se puso en cabeza, seguido del valiente francés Bosse. El keniano mantuvo con cierta comodidad el liderato y se hizo con el oro con 1:42,15, plusmarca mundial del año. Bosse no pudo aguantar el ritmo y se vio superado por Makhloufi, 1:42,61, y el estadounidense Clayton Murphy (1995), 1:42,93.

1 David Rudisha  KEN 1:42,15
2 Taoufik Makhloufi  ARG 1:42,61
3 Clayton Murphy  USA 1:42,93
4 Pierre-Ambroise Bosse  FRA 1:43,41
5 Ferguson Cheruiyot Rotich  KEN 1:43,55
6 Marcin Lewandowski  POL 1:44,20
7 Alfred Kipketer  KEN 1:46,02
8 Boris Berian  USA 1:46,15

Rudisha ha vuelto a lo más alto. Si su condición física se mantiene podría intentar mejorar la plusmarca mundial. Bosse fue muy valiente. Probablemente el premio de su mejor marca personal se antoja escaso. Tendrá más oportunidades. En cuanto a Makhloufi, con 1:42,61 se lo va a poner muy difícil a Asbel Kiprop (1989) en el 1500. Podría ser que en lugar del keniano fuese el argelino el que igualase a Seb Coe repitiendo oro en unos Juegos.

Los bicampeones olímpicos de 800 metros (I)

Con la victoria de ayer de David Rudisha, son 4 los atletas que a lo largo de la historia del olimpismo han logrado repetir oro en 800m: Douglas Lowe en 1924 y 1928, Mal Whitfield en 1948 y 1952, Peter Snell en 1960 y 1964 y el propio Rudisha en 2012 y 2016. Los 800m, que derivan de la media milla u 880 yardas (804,672m), se han disputado en todas las ediciones de los Juegos Olímpicos. Se trata de una prueba tradicionalmente dominada por atletas anglosajones. Tuvieron que pasar 80 años desde los primeros Juegos para que un corredor no anglosajón, el cubano Alberto Juantorena (1950) se hiciese con el oro en las 2 vueltas.

El primer ochocentista en repetir oro fue el británico Douglas Gordon Arthur Lowe, nacido en Manchester el 7 de agosto de 1902. Aunque sus mejores prestaciones las alcanzó en los 800m/880y, Lowe fue también un buen corredor de 400m/440y (acreditó en la última distancia 48,8) de los 1500m (3:57,0) y de la milla (4:21,0). Estudiaba Derecho en Cambridge, donde coincidió con Harold Abrahams (1900-1978), cuando acudió a los Juegos de París en 1924 a tomar parte en los 800 y 1500m. Lowe prefirió no salir en la película Carros de fuego. Quien sí lo hizo fue su compañero Hyla Henry Stallard (1901-1973), el principal favorito en la prueba de 800m. Stallard, mermado por una lesión, lideró la prueba hasta que en la última recta se vio relegado a la 4ª posición. Ganó Lowe con 1:52,4, plusmarca europea:

1 Douglas Lowe GBR 1.52,4
2 Paul Martin SUI 1.52,5
3 Schuyler Enck USA 1.52,9
4 Henry Stallard GBR 1.53,0
5 Bill Richardson USA 1.53,7
6 Ray Dodge USA 1.54,2
7 John Watters USA 1.54,8
8 Charles Hoff NOR 1.56,7

Lowe fue 4º en el 1500, ganado por Paavo Nurmi (1897-1973), en el que Stallard fue bronce. Nunca se mostró demasiado interesado por las plusmarcas mundiales. El único intento serio lo hizo en el Campeonato Británico de 1926, en el que se enfrentó al atleta invitado alemán Otto Peltzer (1900-1970) en busca de la plusmarca que tenía Ted Meredith (1892-1957) con 1:51,9 desde los Juegos de 1912. Lowe, no obstante, hubo de ceder ante Peltzler que consiguió el primado mundial con 1:51,6. Ambos atletas se volverían a enfrentar en los siguientes Juegos, en Ámsterdam en 1928, pero el alemán tuvo problemas de salud y no se clasificó para la final. Sin su gran rival, Lowe se impuso fácilmente con 8 metros de ventaja sobre el segundo clasificado tras un primer 400 en 55,2:

1 Douglas Lowe GBR 1.51,8
2 Erik Byléhn SUE 1.52,8
3 Hermann Engelhard ALE 1.53,2
4 Philip Edwards CAN 1.54,0
5 Lloyd Hahn USA 1.54,2
6 Séra Martin FRA 1.54,6
7 Earl Fuller USA 1.55,0
8 Jean Keller FRA 1.57,0

 

Lowe realizó poco después de los Juegos su mejor marca en 800, 1:51,2. Se retiró ese mismo año. Posteriormente llevó a cabo una brillante carrera legal como abogado y juez. Falleció el 30 de marzo de 1981.

El vencedor en los Juegos de Los Ángeles de 1932 fue otro británico, Tom Hampson (1907-1965). Su tiempo de 1:49,8 fue el primero por debajo de 1:50. En Berlín 1936 se impuso John Woodruf (1915-2007). El 15 de julio de 1939 el alemán Rudolf Harbig (1913-1944) estableció una plusmarca mundial asombrosa, con un tiempo de 1:46,6. Era el favorito para los Juegos de 1940, pero el estallido de la Segunda Guerra Mundial pospuso las celebraciones olímpicas hasta 1948, con un Londres destrozado por las bombas como sede.

El 800 de Londres constituyó un gran duelo entre dos excelentes ochocentistas: el estadounidense Malvin Greston Mal Whitfield (Bay City, Texas, 11 de octubre de 1924) y el jamaicano Arthur Stanley Wint (Plowden, Manchester, 25 de mayo de 1920). La final de la doble vuelta tuvo lugar el 2 de agosto. Tras un primer 400 en 54,2, Whitfield se colocó en cabeza. En la última recta Wint intentó alcanzarlo pero no lo consiguió. El estadounidente ganaba así el primero de sus 2 oros olímpicos en 800m:

1 Malvin Whitfield USA 1.49,2
2 Arthur Wint JAM 1.49,5
3 Marcel Hansenne FRA 1.49,8
4 Herb Barten USA 1.50,1
5 Ingvar Bengtsson SUE 1.50,5
6 Bob Chambers USA 1.52,1
7 Robert Chefd’hotel FRA 1.53,0
8 Niels Holst Sörensen DIN 1.53,4

Wint se tomaría la revancha ganando el 400 tres días después por delante de su compatriota Herb McKinley (1922-2007) y de Whitfield. Jamaica, aún dependiente del Reino Unido, ganaba en la capital de la metrópoli su primera medalla de oro en su primera participación olímpica. Whitfield ganó otro oro, en 4×400, prueba en la que Jamaica no terminó por lesión de Wint.

Cuatro años después, en los Juegos de Helsinki, estaban de nuevo los dos rivales en la línea de salida del 800. Esta vez Wint dio paso a la primera vuelta en 54,0. En la contrarrecta atacó Whitfield, con el mismo resultado que 4 años antes:

1 Malvin Whitfield USA 1.49,2
2 Arthur Wint JAM 1.49,4
3 Heinz Ulzheimer RFA 1.49,7
4 Gunnar Nielsen DIN 1.49,7
5 Albert Webster GBR 1.50,2
6 Gunter Steines RFA 1.50,6
7 Reggie Pearman USA 1.52,1
8 Lars-Erik Wolfbrandt SUE 1.52,1

La carrera de Londres a partir del minuto 2:15, la carrera de Helsinki minuto 4:50

 

Wint, que solo había sido 5º en el 400, ganó otro oro, en el 4×400, en una victoria histórica sobre el equipo de Estados Unidos, del que formaba parte Whitfield, con plusmarca mundial, 3:03,9.

Mal Whitfield había entrado en las fuerzas aéreas en 1943 y tomó parte en la Segunda Guerra Mundial y en la Guerra de Corea en 1950. Nunca se planteó atacar la plusmarca mundial de Harbig de 1:46,6. Su mejor marca fue 1:47,9 (Turku, 17 06 1953) al paso por una carrera de 880y, donde sí consiguió la plusmarca mundial, 1:48,6. Además fue plusmarquista mundial de 1000 metros, 2:20,8 (Eskiltuna, Suecia, 16 08 1953). Solía doblar en la misma reunión y ese mismo día corrió en 46,2 las 440y. El paso por el 400 de 45,9 fue su mejor marca personal. Entre 1948 y 1954 ganó 63 carreras de 800m/880y de 69 en que tomó parte. En 1956 intentó clasificarse para los Juegos de Melbourne. No lo consiguió y se retiró poco después. Además de sus logros olímpicos, en 1951 en los Juegos Panamericanos, ganó el oro en 400m, 800m y 4 x 400m. Trabajó como diplomático varios años para el Departamento de Estado promocionando el deporte en África. Murió el 29 de noviembre de 2015.

Arthur Wint, por su parte, se unió al ejército británico en 1943 y tomó parte en la Guerra Mundial como piloto de la RAF. Al terminar la guerra comenzó a estudiar Medicina. En 1953 se graduó. Ese año se retiró del atletismo. Ejerció como médico en su país y, posteriormente, trabajó para su Gobierno como Alto Comisionado para Gran Bretaña. Murió el 19 de octubre de 1992.

Tan solo 8 años después de que Whitfield repitiese oro, se subió a lo más alto del podio el siguiente atleta que renovaría su título olímpico en 800m, el neozelandés Peter Snell.

 

Mo Farah gana con caída como Lasse Virén

Probablemente el británico Mohamed Muktar Hama Farah (Mogadiscio, Somalia, 23 de marzo de 1983) haya pensado en muchas ocasiones en el finlandés Lasse Artturi Virén (Myrskylä, 22 de julio de 1949). Viren es el único atleta de la historia que ha ganado 2 veces el oro olímpico en las distancias de 5 y 10000m. Sucedió en los Juegos de Múnich 1972 y en los de Montreal 1976. El objetivo de Farah en Río es repetir la hazaña del finlandés. Ayer (esta madrugada en España) cumplió la primera parte de su meta, al ganar el oro en la prueba más larga. Farah ha mostrado una superioridad incontestable en los últimos 5 años, haciéndose con los oros en las 2 pruebas de fondo, además de en los Juegos de Londres, en los mundiales de Moscú y de Pekín. En Daegu 2011 ganó los 10 Km y fue plata en los 5. En el 10000 de Río ganó, como Virén hace 44 años, tras sufrir una caída en el 5º Km, si bien en el caso del británico menos grave, pues en ese momento la carrera iba para 28 minutos, mientras en Múnich el ritmo era trepidante.

Lasse Virén tenía 23 años cuando acudió a Múnich con marcas personales de 13:29,8 y de 27:52,4. Unos días antes se había hecho con la mejor marca mundial en las 2 millas, 8:14,0. En el Europeo del año anterior, celebrado en Helsinki, había sido 17º en un rápido 10000, con 5 hombres por debajo de 28, y 7º en 5000m. En el 10000 de Múnich había nada menos que 55 inscritos, por lo que por primera vez desde 1920 se celebraban semifinales, que fueron 3. 5 hombres, 2 en la primera y 3 en la segunda, corrieron por debajo de 28 minutos. La plusmarca mundial estaba en manos el australiano, entonces ya retirado, Ron Clarke (1937-2015) con 27:39,4, desde 1965, un tiempo extraordinario en aquel momento. En la final estaba el británico Dave Bedford (1949), acreditado en 27:47,0, acostumbrado a imponer ritmos altísimos desde el inicio y la final de Múnich no fue la excepción. Bedford salió como una bala y marcó 1:00,6 la primera vuelta y 2:36,9 el primer Km. Continuó en cabeza con ritmo decreciente 5:38,7 (2:41,8), 8:06,3 (2:47,6) y 10:55,7 (2:49,2) en el 4º Km. Cuando iban 4500 metros Viren tropezó y se fue al suelo, arrastrando en su caída al tunecino Mohamed Gammoudi (1938), plata en 1964 y bronce en 1968. Gammoudi se quedó fuera de la carrera, pero Viren se recuperó y alcanzó el grupo, que seguía encabezado por Bedford, en menos de 200 metros. El británico seguía delante al pasar el 5º Km, 13:44,0 y continuó liderando la prueba hasta poco después de pasar el 6º Km. En ese momento en Viren se colocó en cabeza por primera vez. El ritmo se había ralentizado notablemente. A falta de 2 Km Viren seguía en primera posición de un grupo de 5 en el que además estaban el español Mariano Haro (1940), el etíope Miruts Yifter (1944), el belga Emiel Puttemans (1947) y el estadounidense Frank Shorter (1947). A poco más de 2 vueltas del final, Haro, se colocó primero, pero aguantó poco más de 200 metros. A falta de 600 metros se vio sobrepasado por Viren, Puttemans y Yifter. El finlandés aceleró progresivamente y ya no se modificaron las posiciones. Entró vencedor, con una nueva plusmarca mundial de 27:38,35 (homologada 27:38,4). Había hecho el último Km en 2:29,2 y la última vuelta en 56,4 (Farah en Río acabó en 2:28,24 y 55,37). Unos días después Virén ganó en el 5000 su segundo oro. Finalizó la temporada con una nueva plusmarca mundial de 5000m, 13:16,4. Solo le duró 6 días, pues Puttemans lo superó con 13:13,0.

 

El 10000 de Río ha servido también para Kenia continúe sorprendentemente con un solo oro olímpico en 10000. El atletismo keniano cuenta con 6 plusmarquistas mundiales: Samson Kimobwa (27:30,5, 1977), Henry Rono (27:22,5, 1978), Richard Chelimo (27:07,91, 1993), Yobes Ondieki, primer sub27, (26:58,38, 1993), William Sigei (26:52,23, 1994) y Paul Tergat (26:27,85, 1997). Además 3 kenianos han sido oro en campeonatos del mundo: Paul Kipkoech en 1987, Moses Tanui en 1991 y Charles Kamati en 2001. Pero en los Juegos Olímpicos tan solo Naftali Temu (1945-2003), en México 68, fue capaz de subirse a lo más alto del podio. Desde entonces los kenianos han ganado 4 platas, con la de hoy, y 3 bronces. Primero el marroquí Khalid Skah, en una polémica carrera en Barcelona 92, después la tiranía etíope y finalmente Mo Farah han vetado a los kenianos el acceso al oro.

Farah continua en los Juegos en busca de igualar a Virén. Resulta difícil batir a un atleta capaz de soportar ritmos tan exigentes y de acabar más rápido que nadie. En los últimos campeonatos de 5000m que ha corrido, los kenianos ya ni han intentado avivar la carrera, lo que ha transformado una prueba de 5000m en una de 1000m. El año pasado en el Mundial de Pekín, Farah hizo el último Km en 2:19,20, después de haber corrido 4 Km en 11:31,18. Veremos qué intentan los kenianos esta vez para impedir que Farah sea como Virén, con caída incluida.

PD: Hoy hace 4 semanas que abrí el blog. Ayer superó las 1000 visitas. Muchas gracias a todos por leerme.

Cuando la plusmarca de Ayana era cosa de hombres

 

La etíope de 24 años Almaz Ayana (21 11 1991) acaba de asombrar al mundo atlético con su plusmarca mundial de 29:17,45 en la final olímpica de 10000. Este registro borra de las listas el anterior primado de la controvertida Wang Junxia (19 01 1973) por más de 14 segundos. Ayana invirtió 14:30,64 en el segundo 5000, 14,31 segundos más rápido que la plusmarca española femenina absoluta de 5 Km. Probablemente esté en condiciones de acercarse a la barrera de los 14 minutos.

Para aprehender la dimensión de este registro nada mejor que irse al pasado y comprobar cuándo ese tiempo era cosa de hombres. La primera plusmarca masculina de 10000 homologada por la IAAF fue la del legendario francés Jean Bouin (1888-1914) que el 16 11 1911 corrió la distancia en 30:58,8. Los siguientes 6 plusmarquistas fueron todos  finlandeses. De 1921 a 1949 los finlandeses voladores monopolizaron el primado mundial de 10000. El último de estos fue Viljo Heino (1914-1998). En plena guerra mundial, el 25 de agosto de 1944, marcó 29:35,4, superando a Taisto Mäki (1910-1979), 29:52,6, primer hombre en romper la barrera de los 30 minutos y explusmarquista mundial de 5000, 14:08,8.  Heino fue el primer gran rival del legendario atleta checo Emil Zatopek (1922-2000). Zatopek se convirtió en el primer plusmarquista de 10000 no finlandés en 27 años. El 11 06 1946 realizó 29:28,2. El finlandés contraatacó y el 11 de septiembre paró el crono en 29:27,2, pero el 22 de octubre el checo recuperó el tope mundial con 29:21,2. Al año siguiente consiguió superar a Ayana al correr los 10 Km en 29:02,6. Zatopek sería en 1954 el primer atleta en romper la barrera de los 29 minutos, cuando marcó 28:54,6. Curiosamente, en los Juegos de Helsinki de 1952, ganó con 29:17,0, una marca similar a la de Ayana que, además, era plusmarca olímpica.

 

Si nos vamos al atletismo español, el primer atleta en superar la plusmarca de Ayana fue el almeriense afincado en Guipúzcoa Fernando Aguilar El Aguilucho (1938-2013). El 3 de agosto de 1963 mejoraba a Antonio Amorós (1927-2004),  primer español en romper la barrera de los 30 minutos, al correr el 10000 en 29:22,2. El 19 de agosto de 1958, en el Europeo de Estocolmo, Amorós pasó a ser el primer finalista español en un campeonato de Europa, 8º con 29:31,4, 17ª mejor marca de ese año 1958. Aguilar, por su parte, rompería otra barrera, la de los 29 minutos. Sucedió en Rennes (Francia) el 17 de junio de 1964, donde fue 4º con 28:59,0, 19ª mejor marca ese año. Tomó parte en el 10000 de los Juegos de Tokio, pero, fuera de forma, abandonó. La plusmarca de Aguilar duró hasta 1969, año en que Mariano Haro (1940) y Javier Álvarez Salgado (1943) iniciaron el camino que llevaría el 10000 español a la élite mundial.

La marca de Ayana fue en tiempos no solamente cosa de hombres, sino de los mejores hombres, lo que da una idea de lo que ha hecho hoy la joven etíope en la pista de Río. Estaremos atentos al 5000. Si sale una carrera rápida podría haber una nueva entrada en el blog hablando de Gunder Hägg y de Francisco Aritmendi.

Los mejores 1500 (VII): reunión de Niza 1985

A mediados de los 80 un notable grupo de mediofondistas se estaba aproximando a la barrera de 3:30,00. Al terminar la temporada de 1984, 8 atletas habían bajado de 3:32,00. Algunos ya no estaban en su mejor momento, pero para otros había llegado la oportunidad de intentar superar la barrera mítica. Esta era la situación antes de comenzar 1985:

  1. 3.30,77 Steve Ovett GBR Rieti 04 09 1983
  2. 3:31,34 Sydney Maree USA Colonia 28 08 1983
  3. 3:31,54 Said Aouita MAR Hengelo 06 07 1984
  4. 3:31,58 Thomas Wessinghage RFA Coblenza 27 08 1980
  5. 3:31,66 Steve Cram GBR Bruselas 26 08 1983
  6. 3:31,95 Seb Coe GBR Estocolmo 07 07 1981
  7. 3:31,96 Harald Hudak Coblenza 27 08 1980
  8. 3:31,96 Steve Scott USA Coblenza 26 08 1981
  9. 3:32,16 Filbert Bayi TAN Christchurch 02 02 1974
  10. 3:32,4 John Walker NZL Oslo 30 07 1975

De esta lista de atletas, los mejores candidatos para llevar a distancia a menos de 3 minutos y medio eran probablemente Sebastian Coe (1956), Steve Cram (1960) y Said Aouita (1959). Coe había realizado su mejor marca de 3:31,95 en 1981, tal vez su mejor año, en el único 1500 que había corrido esa temporada. Prefirió dedicarse a arrebatarle, dos veces, la plusmarca mundial de la milla a Steve Ovett (1955). Tras dos años con problemas de salud serios, volvió a lo más alto ganando el oro en Los Ángeles, con plusmarca olímpica 3:32,53. Después de los Juegos ganó en Zúrich,3:32,39, y dio por finalizada la temporada. Para Cram su mejor año había sido 1983, oro en Helsinki y mejores marcas personales en 800m, 1:43,61, y 1500m, 3:31,66. En 1984 problemas con un tendón de Aquiles retrasaron su puesta a punto. El correr tan elegante de Cram tenía un punto débil, la sobrecarga de los tendones de Aquiles. Esto acabó finalmente mermando su rendimiento de forma muy notable a partir de 1987. En los Juegos se mostró muy recuperado, aunque no pudo con el inabordable Coe. Acabó el año con una mejor marca de 3:33,13 y con 3:49,65 en la milla, su tiempo más rápido.

Otro de los candidatos era el marroquí Said Aouita, nacido en Kenitra el 2 de noviembre de 1959. Aouita fue un atleta de gran talento natural, enorme capacidad de trabajo y ambición desmedida. Su perfeccionismo lo llevó a salir por plusmarca mundial en cada carrera fuera de campeonatos entre 1985 y 1987. El primer éxito internacional le llegó en 1981, cuando se proclamó campeón mundial universitario de 1500m con 3:38,43, vigente plusmarca de los campeonatos. En 1983 se presentó en Helsinki, en el primer campeonato mundial, con 3:32,54, entonces mejor marca del año. En una carrera muy lenta, se encargó de cambiar de ritmo a falta de 500 metros, pero acabó superado por Cram y por Steve Scott (1956). No obstante se hizo con un buen bronce. Ese año también corrió los 800m en 1:44,38. A principios de la temporada de 1984 sorprendió con 13:04,78 en 5000m, la segunda mejor marca de siempre por detrás de los 13:00,41 de Dave Moorcroft (1952). Poco después realizó 3:31,54 tercera mejor marca de siempre en 1500m. En Los Ángeles optó por correr el 5000, que juzgó probablemente más asequible. Se impuso con 13:05,59 (último 1000 en 2:26,94, último 400 en 55,09), nueva plusmarca olímpica. En las reuniones posolímpicas siguió sin coincidir con Coe. En Zúrich se le organizó una milla (Coe corría el 1500), que ganó con 3:49,54. Poco después marcó en 3000m 7:33,3 a 1,2 segundos de la plusmarca mundial de Henry Rono (1952). Terminó la temporada imbatido ganando una milla en Londres, en la que Cram se cayó a falta de 300 metros.

En 1985 no había grandes campeonatos, lo que lo convertía en un año propicio para los grandes registros. Cram decidió ponerse manos a la obra y comenzó mejorando su marca de 1500m con 3:31,34 en el estadio Bislett el 27 de junio. La siguiente parada sería la reunión Nikaia en Niza el 16 de julio. Las carreras en pos de las plusmarcas no suelen ser competidas, pues habitualmente solo uno de los atletas tiene posibilidades reales de conseguir el objetivo. En Niza, sin embargo, los organizadores consiguieron reunir un excelente plantel de milleros, del que sobresalían Cram y Aouita. También se esperaba mucho del brasileño campeón olímpico de 800 Joaquim Cruz (1963). Scott y José Luis González (1957) completaban un gran elenco de mediofondistas. Era la primera vez que coincidían Cram y Aouita en plena forma y en igualdad de condiciones. Se habían enfrentado otras dos veces: en Helsinki 2 años antes Cram era aún algo superior y en una milla en Londres un año después Cram se había caído en la última vuelta. Las liebres serían Babacar Niang (1958), acreditado en 1:45,71 en 800, y el finalista olímpico de 1500, el sudanés Omar Khalifa (1956, 3;34,59). Desde el pistoletazo de salida, Cram corrió muy claramente por la plusmarca mundial, colocándose inmediatamente detrás de las liebres. Aouita, muy nervioso, no acababa de encontrar su sitio y se pasó gran parte de la carrera por la calle 2. Babacar Niang pasó la primera vuelta demasiado rápido, en 54,1, 1,4 segundos por delante de Cram, que corría con Cruz pisándole los talones. Niang llegó hasta el 800 en 1:53,7, momento en que Khalifa se hizo con la cabeza, con Cram, 1:53,9, muy cerca y por detrás Cruz, José Luis González y Aouita mal colocado por la calle 2 a la altura de Scott. Cruz comenzaba a dar muestras de fatiga, lo que aprovechó González para pasar a la tercera posición. En ese momento Aouita estaba a unos 7 metros de Cram pero consiguió llegar a la cuarta posición en la recta principal. A falta de 400 metros, Cram, que se veía muy suelto, inició la maniobra de adelantamiento a Khalifa, González se fue detrás de él, lo mismo que Aouita. El británico pasó ya en solitario el 1200 en 2:49,7, 8 metros por delante de González, en ese momento sobrepasado por Aouita. La ventaja de Cram parecía insalvable. Al entrar en la última recta estaba unos 6 metros por delante del marroquí, pero este, en un memorable acelerón final, acabó quedándose a tan solo 0,04 del británico, quien en ningún momento descompuso su elegante figura. Cram lo había conseguido. Se había convertido con 3:29,67 en el primer atleta en correr un 1500 por debajo de 3:30,00. Por detrás, Aouita 3:29,71, González recuperaba la plusmarca nacional al hacer 3:30,92 y Scott mejoraba 0,2 su mejor tiempo con 3:31,76. Los resultados fueron:

  1. Steve Cram GBR 3:29,67
  2. Said Aouita MAR 3:29,71
  3. José Luis González ESP 3:30,92
  4. Steve Scott USA 3:31,76
  5. Pascal Thiébaut FRA 3:35,50
  6. Dominique Bouchard FRA 3:36,88
  7. Joaquim Cruz BRA 3:37,10
  8. Chuck Aragon USA 3:37,11

Cram hizo 53,4 en la última vuelta, un tiempo rapidísimo, y más en una carrera de plusmarca mundial. Aouita fue aún más veloz y cubrió los últimos 400 metros en 52,7. Demostrando mal perder, el marroquí, muy aficionado a declaraciones poco apropiadas, intentó culpar a González de su derrota, acusándolo de obstaculizarlo en la última vuelta. En el vídeo se ve  que el problema no es González, sino la mala colocación del propio Aouita durante toda la carrera.

Los dos protagonistas principales de la carrera de Niza volvieron a coincidir en Oslo, el 27 de julio, aunque no en la misma prueba. Aouita corrió el 5000 en 13:00,40, 0,01 menos que la plusmarca mundial anterior de Moorcroft, bien secundado por Sydney Maree (1956), 13:01,15. Cram tomó parte en la milla de ensueño, donde volvían a estar González y Scott. La otra estrella era el plusmarquista mundial Seb Coe, quien ya había hecho un 800 en 1:44,25 unos días antes. Coe, sin embargo, no tuvo opción y fue testigo de la pérdida de su plusmarca. Cram ganó en 3:46,32. Coe, 3:49,22, se vio también superado por González, que realizó 3:47,79.

El 4 de agosto Cram se hizo con la plusmarca mundial de 2000m, que tenía John Walker (1952), con 4:51,39, por 0,01. El 9 del mismo mes en un día frío y ventoso en Gateshead estuvo, con 2:12,85, muy cerca de la plusmarca mundial de Coe de 1000m, 2:12,18. El 21 de agosto Cram terminó su temporada haciendo su mejor marca en 800m, 1:42,88, derrotando a Joaquim Cruz, 1:43,23. Tras 5 semanas agotadoras, una lesión no permitió continuar al británico. Había superado 3 plusmarcas mundiales. En la reunión de Zúrich también estuvo Said Aouita, que, una vez más, no coincidió con Coe, inscrito en el 1500. El marroquí corrió la milla en 3:46,92, bastante cerca de la reciente plusmarca mundial. Por su parte Coe realizó 3:32,13, su mejor registro en 4 años, pero cayó derrotado ante el suizo Pierre Deleze (1958), quien hizo plusmarca personal 3:31,75. José Manuel Abascal (1958), que venía de hacer 3:31,69, fue tercero con 3:32,52.

Tan solo 2 días después, en Berlín, Aouita conseguía la plusmarca mundial de 1500m. Su tiempo de 3:29,46 duraría 7 años en lo más alto. El marroquí se convertía así en al 4º atleta de la historia en simultanear los primados mundiales de 1500m y 5000m tras Paavo Nurmi (1897-1973), 3:52,6 y 14:28,2, Gunder Hägg (1918-2004), 3:43,0 y 13:58,2  y Sandor Iharos (1930-1996), 3:40,8 y 13:40,6. El 25 de agosto en Colonia Sydney Maree con 3:29,77, pasaba a ser en el tercer sub 3:30 de la historia.

Aouita, lesionado, también dio por finalizada su temporada, tras mes y medio de emociones muy intensas en el que la lista mundial de 1500 dio un vuelco histórico:

  1. 3:29,46 Said Aouita MAR Berlín  23 08 1985
  2. 3:29,67 Steve Cram GBR Niza 16 07 1985
  3. 3:29,77 Sydney Maree USA Colonia 25 07 1985
  4. 3.30,77 Steve Ovett GBR Rieti 04 09 1983
  5. 3:30,92 José Luis González ESP Niza 16 07 1985
  6. 3:31,58 Thomas Wessinghage RFA Coblenza 27 08 1980
  7. 3:31,69 José Manuel Abascal ESP Barcelona 13 08 1985
  8. 3:31,75 Pierre Deleze SUI Zúrich 21 08 1985
  9. 3:31,76 Steve Scott USA Niza 16 07 1985
  10. 3:31,95 Seb Coe GBR Estocolmo 07 07 1981

Es decir, de las 10 mejores marcas de siempre en aquel momento, 7 habían tenido lugar en ese mismo año de 1985, con 2 plusmarcas mundiales y 3 atletas y 4 tiempos por debajo de 3:30,00. Resultó curioso el caso de Seb Coe, quien en 1984 con 3:32,39 fue el segundo más rápido del año, y en 1985 con 3:32,13 fue el 8º.

Aouita y Cram ya no se volverían a enfrentar estando ambos en plenitud de condiciones. En 1986, el marroquí se centró más en el 5000, buscando bajar de 13:00,00. A punto estuvo de conseguirlo en La Coruña, donde realizó 13:00,86, en la carrera en la que Alejandro Gómez (1967) estableció la actual plusmarca nacional junior con 13:42,17. Aouita incluso corrió un 10000, en el que hizo 27:26,11 6º mejor marca de siempre en ese momento, a 12,30 de la plusmarca mundial del portugués Fernando Mamede (1951). También buscó con ahínco la plusmarca mundial de 3000m, 7:32,1, con tiempos de 7:32,54 y 7:32,23. Cram, por su parte, se preparó a conciencia para doblar 800m y 1500m tanto en los Juegos de la Commonwealth, como en los Europeos de Stuttgart. Consiguió el doblete en los primeros, pero en Stuttgart tuvo que inclinarse ante el poderío de Coe, 1:44,50, en un 800 bastante rápido, prueba en la que también lo derrotó Tom McKean (1963). Ganó, sin embargo, un táctico 1500 con 3:41,09, por delante de Coe, 3:41,67. Una semana después Seb Coe realizó 3:29,77, mejor marca mundial de ese año, a 0,31 de la plusmarca de Aouita. En la misma reunión Cram hizo 1:43,19 en 800m, también mejor marca del año.

1987 representó un punto de inflexión en la carrera atlética de Cram. Los tendones de Aquiles le dijeron basta y, aunque siguió compitiendo hasta 1993, nunca volvió a ser el atleta de los años anteriores. Aún era capaz de correr rápido en las reuniones (fue 2º en la lista mundial de 1987 y 1º en 1988), pero las tres rondas de los campeonatos le pesaban demasiado y lo dejaban fuera del podio. Aouita, por su parte, logró en 1987 romper la barrera de los 13 minutos en 5000, al correr en 12:58,39. También se hizo con la mejor marca de siempre en las 2 millas que tenía Steve Ovett, con 8:13,45, y superó la plusmarca mundial de 2000m de Steve Cram, al marcar 4:50,81. Ganó con facilidad el 5000 del Campeonato Mundial de Roma. En el 1500 Cram fue 8º. El ganador fue el somalí Abdi Bile (1962) por delante de José Luis González, que conseguía su primera medalla en un gran campeonato al aire libre.

Abdi Bile (Las Anod, Sool, Somalia 28 de diciembre de 1962) fue un corredor muy propenso a las lesiones. Pese a ello su carrera fue muy longeva. Participó en dos ediciones de los Juegos Olímpicos, en 1984 y en 1996. Saltó a la fama en 1987 cuando ganó el oro en el Mundial de Tokio, acabando en 1:46,6 las dos últimas vueltas. Se perdió los Juegos de Seúl por lesión. En 1989 lideró la lista mundial con 3:30,55, su mejor marca de siempre, y ganó el 1500 de la Copa del Mundo por delante de Seb Coe. No acudió al Mundial de Tokio ni a los Juegos de Barcelona por lesión. En el mundial de Stuttgart en 1993 fue bronce en el 1500. En los Juegos de Atlanta ocupó la 6ª posición.

José Luis González Sánchez había nacido en Villaluenga de la Sagra (Toledo) el 8 de diciembre de 1957. En 1975 fue subcampeón mundial junior de cross y bronce en el Europeo de 3000. Se trataba de un atleta muy versátil, capaz de ganar el campeonato de España de cross y correr en 1:46,6 los 800 metros. En 1979 superó la plusmarca española que tenía Abascal en 3:38,2, al correr en 3:36,32. En los 2 años siguientes llevó el primado español a 3:35,1 en 1980 y a 3:34,41 en 1981. Ese año hizo en la milla 3:49,67. Se lesionó en 1982, año en que fue campeón de Europa en sala, y vio cómo Abascal lo superaba al aire libre con 3:33,12. Tras actuaciones muy malas en Helsinki en 1983 y en Los Ángeles en 1984 recuperó su autoestima en 1985 con las plusmarcas españolas de 1500m, 3:30,92, la milla, 3:47,79, y el 5000, 13:15,90. En 1986 era favorito para medalla en el Europeo pero fue 4º. En 1987 mejoró su plusmarca nacional de 5000 m, 13:12,34, 3ª mejor marca mundial aquel año, y fue subcampeón mundial de 1500m, su mayor éxito. No pudo ir a Seúl por lesión. Siguió compitiendo hasta 1992, año en que tomó parte en los Juegos de Barcelona, pero ya no volvió a ningún podio al aire libre.

1987 acabó para Aouita con una derrota. En los Juegos del Mediterráneo, tras haber ganado el 1500 y el 5000, corrió la final de obstáculos. Fue 2º con 8:21,92, batido por el italiano Alessandro Lambruschini (1965), 8:19,72. Esta fue su primera derrota desde la carrera de Niza 2 años antes. Entre ambas, 42 victorias en pruebas desde 800m hasta el 10000m y 5 plusmarcas mundiales.

En los Juegos de Seúl de 1988 estaba previsto un nuevo enfrentamiento entre Cram y Aouita. El marroquí decidió volver a sus orígenes e inscribirse en el 800 y el 1500, lo mismo que Cram. Aouita llegó a la capital de Corea con marcas del año de 1:43,86 y 3:32,69, Cram con 1:43,42 y 3:30,95. Pero ninguno de los dos se encontraba en buen momento y el enfrentamiento se quedó reducido a una serie de cuartos de final de 800, ganada por Aouita, en la que Cram, 6º, resultó eliminado. La generación que bajó de 3:30 se había difuminado: a Coe las lesiones le impidieron hacer la mínima dentro del plazo, González y Abascal estaban lesionados, lo mismo que Abdi Bile, Jim Spivey (1961), bronce en el Mundial de 1987 y 3:31,01 ese año, no se había clasificado… Quien sí estaba era Steve Scott, pero ya no era el de antaño. Como se ha dicho, Cram no entró en la final de 800. Aouita, con un aparatoso vendaje, fue 3º en la final, 1:44,06, en una carrera muy rápida ganada por el sorprendente keniano Paul Ereng (1967)1:43,45. Joaquim Cruz, 1:43,90, que volvía a la competición tras un interminable calvario de lesiones, consiguió la plata. El marroquí se clasificó para las semifinales de 1500m, pero no salió. La final resultó decepcionante. A falta de 2 vueltas el keniano Peter Rono (1967) se puso en cabeza y aceleró el ritmo, con el grupo pisándole los talones. Parecía que en un momento dado lo pasarían pero entró en la recta el primero. Daba la sensación de que se le echarían encima, pero su última vuelta en 52,93 le bastó para ganar en 3:35,96. El británico Peter Elliott (1962) fue 2º y el alemán Jens Peter Herold (1965) 3º, dejando a Cram, 4º, sin medalla. Peter Rono había sido plata en el primer Campeonato del Mundo Junior celebrado en Atenas 2 años antes. No volvió a la final de ningún gran campeonato. La marca de Seúl fue la suya mejor de siempre.

Cram fue 5º en el Europeo de 1990 y ya no entró en ninguna otra final importante. En la actualidad es comentarista de Eurosport. En cuanto a Aouita, en 1989 consiguió por fin la plusmarca mundial de 3000 m, con 7:29,45, primera marca sub 7:30 y ganó los 5000m de la Copa del Mundo celebrada en Barcelona. En 1991 se clasificó para la final del Mundial de Tokio, pero solo pudo ser 11º. El ganador fue otro magrebí, el argelino Nourredine Morceli (1970), que ocuparía el trono de los 1500 durante 6 temporadas.