El 1500 en España (IV). Abascal y González entre los mejores

La eliminación en la primera ronda de los Juegos de 1984 fue una enorme decepción para José Luis González (1957). El mismo día dijo a la prensa: A la hora de la verdad he demostrado que soy un atleta mediocre, tirando a malo, porque no tengo final. No quiero justificarme. Pensó muy seriamente en la retirada. Debió de resultarle muy complicado sobreponerse psicológicamente, pero lo consiguió con creces, porque en 1985 hizo la que probablemente fue la mejor temporada de su vida deportiva. De vuelta a la pista cubierta, fue plata en los primeros Juegos Mundiales (competición antecedente del Mundial en sala) y consiguió nuevamente el oro en el Europeo en sala de 1500 metros. Al aire libre tuvo un gran comienzo con plusmarca española de 5000 m el 27 de junio en Oslo. Su tiempo de 13:15,90 le permitió ser el 6º atleta de ese año. El 16 de julio, en Niza, González intervino con mucho éxito en uno de los mejores 1500 de siempre. Los organizadores consiguieron reunir a los mejores mediofondistas del momento. Allí estaban Steve Cram (1960), Said Aouita (1959), Steve Scott (1956) o el propio González. Se esperaba, curiosamente, que el brasileño campeón olímpico de 800 m Joaquim Cruz (1963) se acercase a los 3:30,77 que Steve Ovett (1955) tenía como plusmarca mundial. El ritmo fue trepidante desde el inicio, con pases de 54,1 y 1:53,7. Cram, muy serio y concentrado, se colocó detrás de las liebres desde el principio, con Cruz y González cerca de él, mientras Aouita, nervioso y descolocado, no encontraba su sitio. Cruz comenzó a dar muestras de flaqueza a partir de los 800 metros, momento que aprovechó el toledano para sobrepasarlo. A falta de una vuelta Cram daba un fuerte tirón, con González y Aouita, que había llegado a estar a 7 metros de la cabeza, inmediatamente detrás. Cram pasaba el 1200 en 2:49,7, unos 8 metros por delante de González, al que en ese momento sobrepasaba Aouita. Cram mantuvo la primera posición y, con 3:29,67, se convirtió en el primer atleta en correr los 1500 m por debajo de 3:30,00. Aouita, pese a su gran remontada, se quedó a 0,04 del vencedor. González fue tercero con 3:30,92, 4ª mejor marca de siempre en aquel momento.

 

Poco después, el 27 de julio, González volvía a Oslo, esta vez para correr la milla de ensueño. Volvía a enfrentarse a Cram y a Scott. No estaba Aouita, pero sí el plusmarquista mundial (3:47,33), el británico Sebastian Coe (1956). La carrera fue muy rápida. Se pasó el primer cuarto de milla en 56,01, con Cram algo alejado de las liebres y la media milla en 1:53,82, con Coe inmediatamente detrás de Cram. En la contrarrecta de la tercera vuelta González se colocaba detrás de Coe. Los 3/4 de milla los pasó Cram en 2:53,14. El ritmo se había enlentecido, pero un último cuarto de Cram en 53,18 le permitió realizar 3:46,32, nueva plusmarca mundial. Coe, que le aguantó el ritmo a Cram, claudicó a falta de 150 metros, lo que aprovechó González para adelantarlo y ocupar una excelente segunda plaza con 3:47,79, plusmarca española aún vigente y 5ª mejor marca de siempre.

 

Como en 1981, González no pudo terminar la temporada. Renunció al campeonato de España, que ganó fácilmente José Manuel Abascal (1958), por 5ª y última vez, y contribuyó con su triunfo en 1500 m a que España ascendiese a la categoría A de la Copa de Europa, pero a mediados de agosto tuvo que poner fin a la temporada estival. Abascal, que no había hecho pista cubierta y no había estado en buenas condiciones la primera parte de la temporada al aire libre, tomó el relevo con un intento el 13 de agosto de recuperar la plusmarca española. Eligió su pista de la Ciudad Universitaria de Barcelona. No lo consiguió, pero con 3:31,69 mejoró de largo su plusmarca personal. A continuación encadenó en 9 días 4 1500 por debajo de 3:33,00: 3:32,52 (Zúrich, 21 de agosto), 3:32,73 (Colonia, 25 de agosto), 3:32,17 (Coblenza, 28 de agosto) y 3:32,86 (Bruselas, 30 de agosto). El 3 de septiembre, en Santander, superaba su propia plusmarca española de 2000 m con 4:54,88, a 3,49 de la plusmarca mundial. El 7 de septiembre, en Roma, se impuso en la final del Gran Prix. Su gran final de temporada le vale a Abascal la plaza de 1500 m de la selección de Europa en la Copa del Mundo, que se celebraría en Camberra el 5 de octubre. Allí, fuera de su mejor momento, y con un codazo de Omar Khalifa (1956) ocupaba la 4ª plaza. En un año enorme para el 1500 en el ámbito mundial, con 2 plusmarcas mundiales y 3 atletas sub30, los españoles fueron 4º y 5º del año, y 5º y 7º de siempre.

En 1986 había Europeo al aire libre. Se celebraría en Stuttgart a finales de agosto. El Europeo en pista cubierta tendría lugar en Madrid. Por ello, la RFEA presionó a Abascal, que no estaba en su mejor momento, para que tomase parte en el 3000. El cántabro acabó accediendo, pero su mala forma se confirmó cuando quedó fuera de la final de forma contundente. Quien sí estaba en un momento excelente fue González, que ganó su tercer oro en 1500 m. En marzo de ese mismo año superaba, con 3:36,03, tiempo conseguido en el Palacio de Deportes de Oviedo, la plusmarca mundial de 1500 m en sala. Inicialmente se había considerado plusmarca mundial el tiempo de paso de 3:35,6 que había marcado Eamon Coghlan (1952), de paso para su plusmarca mundial de la milla de 3:50,6 en San Diego en 1981. Un año más tarde, dejó de aceptarse este tiempo pues no se pudo acreditar que hubiese un número suficiente de cronometradores, por lo que González pasó a ser plusmarquista mundial oficialmente. Coghlan, no obstante, había mejorado su plusmarca de la milla a 3:49,78 en 1983. No le cronometraron el paso por el 1500, pero es muy probable que hubiese sido más rápido de 3:36,0.

El Campeonato de Europa al aire libre, que se celebraba a finales de agosto, hizo que los atletas retratasen su puesta a punto. El oro en el campeonato de España se lo llevó por 4ª y última vez José Luis González, aunque aún ganaría otro más en 5000 m en 1990. Abascal renunció por lesión. Unos días después, sin embargo, pudo recuperarse para intentar mejorar la plusmarca española. Una vez más lo intentó en la pista de la Ciudad Universitaria de Barcelona. Realizó unos excelentes 3:31,13, a 0,21 del tope nacional, mejor marca mundial del año y 6ª de siempre. Unos días después, González registró 3:32,90, con lo que los dos españoles acudían a Stuttgart con las dos mejores marcas europeas de la temporada. Sus grandes rivales eran a priori los británicos Sebastian Coe y Steve Cram. Pero a la hora de la verdad, estos dos atletas se mostraron muy superiores al resto. Había tres series semifinales. Se clasificaban los 3 primeros y 3 tiempos. Abascal corría en la primera serie y en un apretado final solo pudo ser 4º, con un tiempo que finalmente no le valió para clasificarse. José Luis Carreira (1962) en la 2ª serie y González en la 3ª pasaron sin problemas. Las medallas parecía que se repartirían entre Coe, que ya había ganado el 800, Cram y González. La final discurrió muy lenta con pases de 1:03,85 y 2:07,59, con muchos codazos y tropiezos. El ritmo se avivó en el 1200 con 3:03,21. En ese momento Cram pasaba a la primera posición, con González, muy decidido, detrás y Coe tercero. Cram siguió acelerando. A falta de 150 metros González perdía la segunda posición en favor de Coe. Cram mantuvo la cabeza y ganó con 3:41,07. Coe fue plata y González se vio sobrepasado en los últimos 50 metros por el holandés Han Kulker (1959), al que había batido fácilmente en el Europeo en sala y que ya había dejado fuera de la final a Abascal.

 

Me voy a ir de este negocio sin haber ganado ninguna medalla fueron las palabras del toledano tras quedarse fuera del podio. Esta vez había corrido tácticamente muy bien, pero no estaba en la forma del año anterior. A sus 28 años, solo tenía medallas en pista cubierta. Tras hacer algunas pruebas en el circuito europeo, González acabó la temporada ganando en la Milla de la 5ª Avenida, donde Abascal fue 3º. Antes de ir a Nueva York, el cántabro había rebajado su plusmarca española de 2000 m a 4:52,40, a 1 segundo del primado mundial de Steve Cram. El tiempo en 1500 m de Abascal fue finalmente el 3º de ese año y el de González el 5º. Los dos españoles seguían arriba, pero ninguno de los dos fue capaz de demostrarlo en el campeonato del año, el Europeo de Stuttgart.

En 1987 se celebraba el segundo Campeonato Mundial en pista al aire libre, en Roma, pero antes tendría lugar por primera vez el Campeonato Mundial en sala. Dos años antes  París había albergado los Juegos Mundiales. Tendrían lugar en Indianápolis. Por penúltima vez coincidirían con el Campeonato de Europa, cuya sede era la ciudad francesa de Lievin. Los dos mediofondistas españoles prepararon la pista cubierta, pero no coincidieron. Mientras Abascal corrió el Mundial, en el que fue plata en 1500 m, González ganó el 3000 del Europeo, su 4º oro. Al aire libre ambos comenzaron magníficamente. En Praga, el 27 y 28 de junio, España participaba por primera vez en la final A de la Copa de Europa y era favorita para el descenso, pero una soberbia actuación del conjunto español hizo que se pudiese mantener la categoría. Dos de los puntales del equipo nacional fueron González y Abascal. El toledano se impuso en un 1500 muy lento a Steve Cram, con una última vuelta alrededor de 50 segundos. El cántabro ganó el 5000, batiendo a Tim Hutchings (1958), 4º en LA84 y bronce en el Europeo de Stuttgart. 6 días después en Oslo, González con 13:12,34, bien secundado por Abascal, 13:12,49, superaba su propia plusmarca española de 5000 m. El 19 de julio Abascal ratificaba su buena forma en un 1500 en 3:33,66, pero su buen hacer se truncó con una lesión que acabaría forzando su retirada 2 años después. Tomó parte en el 5000 del Mundial con un resultado similar al 3000 en sala de Madrid el año anterior. González, por su parte, renunció al Campeonato de España, que ganó Andrés Vera, y se presentó en el Mundial de Roma con una mejor marca de 3:33,01, que era la 3ª mejor de los participantes en el 1500. González fue 2º en su serie y en su semifinal con lo que se clasificó fácilmente para la prueba definitiva. Esta comenzó de forma muy lenta con el primer 400 en 1:03,46. Al pasar por los 500 metros Cram se colocaba en cabeza, relevado por el keniano Joseph Chesire (1961) 200 metros más adelante, quien daba paso al 800 en 2:03,90. Cram recuperaba la cabeza a falta de 500 metros y pasaba en 2:57,74 el 1200, con el somalí Abdi Bile (1961) segundo y González tercero. Cram trataba de forzar al máximo pero no consiguió despegar a sus rivales y se vio sobrepasado a falta de 150 metros por el africano y a falta de 100 por el español, cuyas posiciones ya no variarían. Abdi Bile se hizo con la victoria con 3:36,80, mientras González era segundo con 3:38,03.

 

A sus 29 años el toledano, por fin conseguía una medalla en un gran campeonato. Ya no era descabellado pensar en una medalla olímpica, aunque las cosas acabaron resultando bastante diferentes, pues Roma supuso el punto más alto en la carrera atlética de González. En 1988 repitió oro en el 3000 del Europeo de pista cubierta, pero no pudo acudir a los Juegos de Seúl por una inoportuna lesión. En 1989 fue segundo en el 3000 del Mundial en sala detrás de Aouita y delante del alemán Dieter Baumann (1965), subcampeón olímpico de 5000 m. Al aire libre solo pudo completar media temporada, en la que hizo 3:33,33, debido nuevamente a problemas físicos. En 1990 fue campeón de España de 5000 metros, aunque eligió los 1500 m para el Europeo de Split. Tras haberse impuesto en su semifinal, fue 6º en una accidentada final, justo detrás de Steve Cram. El 11º de esa final fue el soriano Fermín Cacho (1969) que tanto daría que hablar en muy poco tiempo. González siguió compitiendo hasta su retirada en 1992. En el Mundial de 1991 se quedó en semifinales y en los Juegos de Barcelona en la primera ronda. En el Europeo en sala de 3000 metros de ese año 1992 aun había conseguido medalla de bronce.

En una encuesta realizada en 1991 a atletas, entrenadores, periodistas y aficionados, González resultó elegido el mejor atleta español de la historia, por delante de Mariano Haro (1940) y de Abascal. La rivalidad entre Abascal y González llevó al 1500 español a cotas inimaginables unos años antes. Rebajaron la plusmarca española de 3:40,0 a 3:30,92. Si en 1981 solo ellos dos en España habían bajado de 3:40,00, 10 años después, al terminar 1991, lo habían hecho 25 atletas. La repercusión mediática de ambos fue enorme. La gente era, estilo futbolero, de Abascal o de González. La popularidad del atletismo creció como la espuma y, sin duda, esto contribuyó a que aumentase su práctica. Además hicieron que el nivel del 1500 en España creciese exponencialmente, lo que permitió el nacimiento de una generación, encabezada por Fermín Cacho, que acabó superando a sus precursores.

Anuncios

2 comentarios en “El 1500 en España (IV). Abascal y González entre los mejores

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s