El 1500 en España (VII). De Sídney al Europeo de Gotemburgo

El éxito de los atletas españoles en 1500 m en la temporada de 1999 generó grandes expectativas para el año olímpico. La Real Federación Española de Atletismo (RFEA) decidió que los tres finalistas de Sevilla Reyes Estévez (1976), Fermín Cacho (1969) y Andrés Díaz (1969) estaban  seleccionados para los Juegos de Sídney, siempre que acreditasen un estado adecuado de forma. Por si alguno de estos atletas fallase, el valenciano José Antonio Redolat (1976) corría el 30 de junio en Roma en unos excelentes 3:31,48. Redolat había sido subcampeón de Europa junior de 1500 m. Ese mismo año se había hecho con el oro del 1500 en el Europeo en sala. Tenía una mejor marca de 3:35,65. Poco después, el 25 de julio, en Barcelona, llevaba su marca personal de 800 m a 1:45,39. Aún faltaba mucho para la final olímpica de 1500 m, que tendría lugar el 29 de septiembre. De los atletas fijos, el único que parecía en buena forma era Andrés Díaz, que el 18 de agosto, en Mónaco, mejoró su marca personal hasta 3:31,48. Cacho se había pasado toda la temporada con problemas físicos, y Reyes Estévez confió más en su talento que en su trabajo y no consiguió ponerse en forma. El campeonato de España tendría lugar el 2 y el 3 de agosto, y Estévez se presentaba con una mejor marca de la temporada de 3:40,64 y de 3:56,48 en la milla, equivalente a 3:38 en el kilómetro y medio. Cacho, aunque consiguió clasificarse para la final, no salió y renunció a los Juegos. Aunque siguió en activo hasta 2004, ya no regresaría a la alta competición. Se retiraba uno de los grandes dominadores de la distancia en los años 90, presente en todas las grandes finales de 1991 a 1999, con oro y plata olímpicos, 2 platas en Mundiales y oro y bronce europeos. En la final se preveía un duelo entre Díaz y Redolat, con la incógnita de Estévez, pero el coruñés abandonó por problemas físicos. Parecía que Redolat se impondría, pero en la última recta surgió sorpresivamente el burgalés Juan Carlos Higuero (1969), que ganó el primero, y el más inesperado, de sus 5 campeonatos de España de 1500 m con 3:38,54. El valenciano fue 2º, 3:39,76, y Estévez 3º, 3:41,29.

Juan Carlos Higuero Mate (Aranda de Duero, Burgos, 3 de agosto de 1978) había sido medallista de bronce en el Europeo júnior de 1997. Tras haber bajado por primera vez de 3:40 en 1999, en 2000 fue 6º en el Europeo en sala y al aire libre mejoró sus marcas personales de 1500 m, 3:36,53, y 800 m, 1:46,42. En los años siguientes sería un habitual de las finales de grandes campeonatos. Su victoria en el campeonato de España causó un serio problema a la RFEA, pues al tener mínima olímpica, Higuero quedaba automáticamente seleccionado para los Juegos. Díaz era fijo y, pese a su abandono en el Nacional, había acreditado un buen estado de forma. Estévez también era fijo, pero había quedado detrás de Redolat y no había bajado de 3:40 esa temporada. Aunque Redolat también había hecho mínima en 800 m, el Comité Técnico de la RFEA decidió finalmente excluir a Estévez por baja forma. España perdía su mejor baza para el 1500 olímpico. En la ciudad australiana, Redolat se quedó en las semifinales, Díaz, con problemas físicos, e Higuero, pese a ciertos problemas tácticos, se clasificaron para la final, donde fueron respectivamente 7º y 8º, resultado aceptable para Díaz, dada su condición, y excelente para Higuero en su primera participación olímpica.

La temporada olímpica terminó, por tanto, con peores resultados de lo esperado, aunque con algunas notas positivas como la irrupción de Redolat y de Higuero. Sin embargo no compensaron la lesión y posterior retirada de Cacho ni la baja forma de Estévez. A partir de Sídney el 1500 español inició un largo declinar, en consonancia con el resto de Europa. En Sevilla se ganó la última medalla en un 1500 de ámbito mundial al aire libre. En cuando al atletismo europeo, hasta los Juegos de Barcelona había ganado 40 medallas olímpicas, 13 de ellas de oro. Desde entonces las únicas medallas europeas fueron la plata de Cacho en 1996, el bronce del portugués Rui Silva (1977) en 2004 y el del francés Mehdi Baala (1978) en 2008. Los líderes españoles del año, Redolat y Díaz con 3:31,48, compartieron el 7º puesto en la lista mundial del año.

Estévez se recuperó en 2001, aunque nunca volvió a ser el atleta de 1999. En pista cubierta se proclamó subcampeón mundial de 1500 m en una carrera muy lenta ganada por Rui Silva ante su público de Lisboa con 3:51,06. El campeón olímpico Noah Ngeny (1978) fue 3º. Ya en la temporada estival, Redolat se impuso por primera y única vez en el campeonato de España, por delante de Díaz y Estévez, con 3:39,05. Higuero, 4º, se quedaba fuera del Mundial de Edmonton. En la ciudad canadiense, la final de 1500 resultó rapidísima. Estévez luchó hasta la última recta por una medalla, pero finalmente solo pudo ser 5º con 3:32,34, en una carrera ganada por El Guerrouj, 3:30,68. Redolat fue 6º, 3:34,29, en su mejor actuación internacional. Díaz había abandonado en su serie. Redolat fue el mejor español del año, 3:31,21 (otra vez 7º del mundo), seguido de Higuero, 3:32,30 (15º del mundo), Estévez, 3:32,34 (16º del mundo) y Díaz, 3:32,66 (17º del mundo). Díaz fue además 4º del mundo ese año en la milla, con 3:48,38, 2º español de siempre, y Redolat 5º con 3:49,60, 4º español de siempre.

La temporada 2002, con doble campeonato de Europa, en sala y al aire libre, comenzó muy bien con la plata de Higuero en el primero. Al aire libre, el arandino se proclamó campeón de España por segunda vez con 3:38,81, por delante de Estévez, 3:38,86, y Redolat, 3:39,45. Estos tres atletas tomaron parte en el principal campeonato del año, el Europeo al aire libre de Múnich. El objetivo de Estévez era repetir el oro de 1998 y convertirse en el segundo atleta, tras Steve Cram (1960), en hacerlo. Higuero y Redolat eran candidatos a medalla. La carrera resultó lentísima con pases de 1:03,52 y 2:10,49. Estévez cambió a falta de 300 metros pero al francés Mehdi Baala lo alcanzó en el último metro y lo batió por 0,002. Higuero fue 5º y Redolat 11º. Estévez fue el mejor español del año con 3:32,93 (13º del mundo), seguido de Higuero 3:33,72 (17º del mundo).

La pista cubierta de 2003 se inició con un inesperado registro, el 22 de febrero en Sevilla manchego Roberto Parra (1976) sorprendía con unos excelentes 3:34,66, mejor marca mundial del año en sala. El malagueño Álvaro Fernández (1981) era segundo con 3:35,83. Parra, un atleta de un enorme talento pero muy propenso a las lesiones, había sido brillante campeón de Europa júnior de 800 m en 1995 con 1:45,90 plusmarca de los campeonatos y española de la categoría. Su mejor temporada en categoría absoluta había sido la de 1996, en la que se proclamó campeón de Europa en sala en las 4 vueltas y realizó su mejor marca al aire libre con 1:44,97. Un calvario de lesiones, una de ellas le impidió tomar parte en los Juegos de 1996, lo habían acompañado desde entonces. Su primera incursión en el 1500 fue un éxito, que no pudo refrendar en el mundial en sala de año, donde fue 9º, justo detrás de Higuero. Al aire libre, el objetivo de Parra era la clasificación para el Mundial de París, para lo que el campeonato de España resultaba determinante. Sus principales rivales eran Higuero y Estévez. El catalán atacó a falta de 250 metros, pero se hundió en la recta final, donde se vio sobrepasado por Higuero, oro con 3:39,71, y Parra, plata con 3:40,10. Estévez fue bronce con 3:40,19. Los 3 acudieron a París. Estévez, muy ambicioso, volvió a pelear por la medalla, pero volvió a quedarse sin fuerzas en la última recta. Fue 6º, con 3:33,84, en una carrera, una vez más, ganada por El Guerrouj en 3:31,77. Parra fue 10º con 3:35,02, su mejor marca al aire libre e Higuero 10º. El burgalés haría pocos días después su plusmarca personal con 3:31,61, lo que le valdría para liderar la lista española del año y ser el 10º atleta mundial del año. Parra, desgraciadamente, volvió a ser presa de las lesiones y no pudo mejorar sus prestaciones de 2003 en el kilómetro y medio.

En 2004 la principal competición volvían a ser los Juegos Olímpicos, que se celebrarían en Atenas. El malagueño Álvaro Fernández sorprendió a principios de julio con 3:33,66, con lo que entraba en los candidatos a los Juegos. En el Campeonato de España, en una carrera muy táctica, se llevó su tercera victoria Estévez. Álvaro Fernández fue segundo e Higuero tercero. Los tres se clasificaron para los Juegos, donde Estévez, el único que llegó a la final, fue 7º. Después de los Juegos, Fernández mejoró su marca a 3:32,88, lo que le sirvió para ser el mejor español del año y el 22º del mundo, Higuero con 3:32,95 fue el 23º.

A mediados de la década de los 2000 el atletismo español mantenía su presencia en las grandes finales y parecían ir surgiendo nuevos talentos. Uno de estos fue el madrileño Arturo Casado (1983), bronce en el Europeo junior de 2001 y 6º en el Mundial de la categoría de 2002, comenzó a destacar en categoría absoluta en el Europeo en sala de 2005, donde fue 4º en 1500, detrás de Higuero, plata, y Estévez, bronce. Al aire libre ganó los Juegos del Mediterráneo y se proclamó campeón de Europa sub23 y campeón de España absoluto, en una carrera muy lenta en la que derrotó a Reyes Estévez y a Higuero. Los tres acudieron al campeonato del Mundo, que por segunda vez se celebraba en Helsinki. Estévez lideró las 2 primeras vueltas, pero se quedó atrás cuando atacó el estadounidense Alan Webb (1983). Casado, muy bien colocado, terminó en 5ª posición, e Higuero, tras un gran acelerón en la última recta, llegó el 6º. Estévez fue 11º. Por delante, la carrera la había ganado el atleta de Bahrein, nacido marroquí, Rashid Ramzi (1980).

 

Con este 5º puesto, Casado igualaba a José Manuel Abascal (1958), que había ocupado la misma posición en la final de 1983 en el mismo escenario. Con 3:35,64 fue el tercer español del año por detrás de Juan Carlos Higuero, 3:33,72 y Álvaro Fernández, 3:35,57.

Al año siguiente, 2006, tendría lugar en Europeo al aire libre. La selección se haría en el Campeonato de España. Tras haber realizado 3:31,57, mejor marca personal, el gran favorito era Higuero, que consiguió imponerse por 4ª vez. Segundo fue el leonés Sergio Gallardo (1979), que unos días antes había acreditado 3:34,95. Gallardo, que había comenzado su carrera atlética corriendo 800 m, había sido 4º en los tres campeonatos de España anteriores. La tercera plaza fue para Casado. Los tres acudieron al Europeo, donde Higuero fue bronce, metal que repetiría en 5000m, Casado 4º y Gallardo 5º, en una carrera ganada por Baala en 3:39,02.

 

Los 3:31,57 de Higuero de principio de temporada le sirvieron para liderar la lista española y ser el 7º del mundo. A sus 28 años, al burgalés aún le aguardaba su mejor actuación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s