Los mejores atletas de 2021

Tras no pocas dudas, en esta temporada atlética 2021, que está dando sus últimos coletazos, se pudieron celebrar los Juegos Olímpicos de 2021, sin público, pero con los atletas en una excelente forma. El rendimiento general en esta temporada ha sido francamente bueno, con siete plusmarcas mundiales en pruebas olímpicas, tres de ellas conseguidas en los Juegos, a saber: el noruego Karsten Warholm (1996), 46.70 y 45.94 en los 400 m vallas, el estadounidense Ryan Crouser (1992), 23.37 m en lanzamiento de peso, la neerlandesa Sifan Hassan (1993), 29:06.82 en 10 000 m, la etíope Letesenbet Gidey (1998), 29:01.03 en la misma distancia, la estadounidense Sydney McLaughlin (1999), 51.90 y 51.46 en los 400 m vallas, la venezolana Yulimar Rojas (1995), 15.67 m en triple salto, y la china Jang Yiayu (1996), 1h23:49 en los 20 Km marcha. Además de las tres plusmarcas reseñadas, 400 m vallas en ambas categorías, y triple salto femenino, en la competición olímpica se superaron otras ocho plusmarcas olímpicas, en categoría masculina, 1500 m en dos ocasiones, lanzamiento de peso y decatlón, en categoría femenina 100 m, 1500 m y 100 m vallas, y el relevo mixto 4 x 400 m.

Con estos magníficos mimbres, decidir quiénes han sido los mejores de la temporada no es una tarea fácil. No resulta sencillo comparar unas pruebas con otras. Además de los parámetros objetivos, plusmarcas, victorias, medallas, promedio de marcas, hay un componente subjetivo, emocional, del que ningún analista se puede abstraer, aunque diga lo contrario. De modo que este análisis tiene un componente personal inevitable, aunque intente basarse mayormente en los logros de cada atleta.

En la categoría masculina hay dos atletas que destacan por encima del resto, Ryan Crouser y Karsten Warholm. El estadounidense ha hecho una temporada perfecta, con su oro olímpico y su plusmarca mundial de 23.37 m, que borraba el anterior tope universal de su compatriota Randy Barnes (1966), 23.12 m en 1990. Barnes tuvo una trayectoria salpicada por consumo de sustancias ilegales, por lo que siempre hubo muchas dudas acerca de su lanzamiento. Incluyendo las competiciones en sala, Crouser ha disputado esta temporada dieciséis pruebas, con dieciséis victorias, una de ellas el oro olímpico. En total ha lanzado en 34 ocasiones más de 22.50 m, distancia que este año solamente su compatriota Joe Kovacs (1989) ha superado, dos veces.

Karsten Warholm ha tenido una temporada con muy pocas competiciones, dirigida a la consecución del oro olímpico, algo que no tenía nada fácil. Con 46.87 del año anterior, el noruego poseía, al comenzar la temporada al aire libre, la segunda mejor marca de siempre en los 400 m vallas. El 26 de junio se vio superado cronométricamente por su gran rival, el estadounidense Rai Benjamin (1997), que en las pruebas de selección olímpica de su país realizó 46.83. Warholm respondió unos días después, el 1 de julio, con una nueva plusmarca mundial de 46.70. La final olímpica superó todas las expectativas. El noruego rompió el cronómetro con unos estratosféricos 45.94, pero Benjamin no se lo puso nada fácil, segundo con 46.17, mientras el brasileño Alison dos Santos (2000) era tercero con 46.72. Warholm solamente ha corrido siete 400 vallas esta temporada. En todos ellos ocupó la primera posición. Comenzó con la plusmarca mundial de 46.70, en Oslo, en Mónaco realizó 47.08, en Tokio 48.65, 47.30 y 45.94, en Zúrich 47.35 y finalmente en Berlín 48.08.. A principios de junio hizo un 300 vallas en 33.26. Participó además en un 400 lisos, el 26 de agosto en Lausana. Se esperaba un registro alrededor de 44.00, pero sorprendentemente se quedó en 45.51 y la cuarta posición.

Otro atleta que ha destacado sobremanera ha sido el noruego veinteañero Jakob Ingebrigtsen (2000). Sin haber cumplido los 21, Ingebrigtsen es plusmarquista europeo de 1500 y 5000 m, campeón de Europa de ambas distancias y campeón olímpico de 1500 m, con plusmarca olímpica. Comenzó la temporada con plusmarca europea de 1500 m bajo techo, 3:31.80, y doble oro continental en 1500 y 3000 m. El 10 de junio hizo 12:48.45, plusmarca europea de 5000 m y mejor marca del año. Sin embargo, una enfermedad respiratoria lo mantuvo unos días fuera de combate. Un tercer puesto en el 1500 de Mónaco le hizo cambiar sus planes olímpicos y centrarse solo en este distancia. En un mano a mano con su gran rival, el keniano Timothy Cheruiyot (1995), la final olímpica, uno de los mejores 1500 de la historia, parecía una carrera de reunión. El noruego se impuso con 3:28.32, nueva plusmarca europea y olímpica. Tras los Juegos, Ingebrigtsen ganó la milla de Eugene, con mejor marca de 3:47.25, los 3000 m de Lausana, y resultó derrotado por Cheruiyot en Zúrich, con 3:31.45, 0.08 más que el keniano. Cerró la temporada con un 1500 en 3:33.26 en el campeonato de Noruega, corriendo solo.

También han sobresalido el pertiguista sueco Armand Duplantis (1999), oro olímpico en pértiga y con solo dos competiciones este año en las que no fue primero. En invierno fue campeón europeo en sala. El decatleta canadiense Damian Warner (1989) con su victoria en Tokio se convirtió en el cuarto primo de Supermán, según la terminología del exdecatleta británico Daily Thompson (1958), para referirse a los registros superiores a 9000 puntos, con 9018 puntos, plusmarca olímpica. Al fondista ugandés Joshua Cheptegei (1996) le faltó decisión, probablemente debido a una lesión previa, para cambiar de ritmo en los 10 000 m olímpicos, prueba en la que fue segundo, pero se mostró intratable en los 5000 m. Finalmente el maratoniano keniano Eliud Kipchoge (1984) consiguió su objetivo de convertirse el doble campeón olímpico.

En categoría femenina tampoco es fácil elegir. Probablemente hay tres atletas por encima del resto, la velocista jamaicana Elaine Thompson-Herah (1992), Sydney McLaughlin y Yulimar Rojas. La jamaicana, con sus oros olímpicos en los 100 y los 200 m se ha convertido en la primera mujer en realizar un doble doble olímpico en velocidad, es decir, repetir oro en los 100 y en los 200 m. Fue también campeona en el relevo de 4 x 100 m. Ha realizado 10.54 y 21.53. Tan solo la estadounidense Florence Griffith (1959-1998) ha corrido más rápido, pero sus registros están muy cuestionados, no solo por el viento. Esta temporada ha bajado de 10.80 nueve veces y ha tenido en su compatriota Shelley Ann Fraser-Pryce (1986) una durísima rival, que este año ha hecho su mejor marca personal, 10.60.

Los paralelismos de esta temporada entre los 400 m vallas masculinos y los femeninos son sorprendentes. Como Warholm, Sydney McLaughlin llegó a Tokio como reciente plusmarquista mundial, 51.90, pero con una rival muy pareja, su compatriota Dalillah Muhammad (1990). La competencia entre ambas en la final olímpica dio lugar a un nuevo tope universal, 51.46, para McLaughlin, y unos excelentes 51.58 para Muhammad. La pujante neerlandesa Femke Bol (2000) fue bronce con 52.03, plusmarca europea. Las dos estadounidenses ganaron otro oro, en el relevo 4 x 400 m. McLaughlin apenas compitió en los 400 m vallas. Tan solo disputó una carrera, a principios de temporada, además del campeonato de Estados Unidos y los Juegos Olímpicos, tres rondas cada uno. Previamente, durante los meses de abril y mayo se dedicó a los 100 m vallas, distancia en la que mejoró hasta 12.65. Dio por cerrada su temporada tras los Juegos.

La portentosa saltadora Yulimar Rojas llegó a los Juegos en el mejor momento de su vida. Su superioridad era tal, que casi se daba el oro olímpico por descontado. Se dudaba si habría o no plusmarca mundial. Finalmente, en el último salto, se fue a 15.67 m, 17 cm más que el anterior techo universal. Esta temporada ha superado los 15.00 m en 16 ocasiones. Tan solo otra atleta, la portuguesa Patrícia Mamona (1988), ha saltado más de 15 metros esta temporada, 15.01 m. Obviando las absurdas normas de los saltos en la Liga de Diamante, la venezolana ha tomado parte en 9 concursos de triple salto y ha obtenido nueve victorias.

Hubo otras tres atletas que también realizaron una gran temporada. Sifan Hassan, además de su breve plusmarca mundial de 10 000 m, fue doble campeona olímpica de 5000 y 10 000 m. Intentó un triplete inédito que incluía el 1500, pero en esta distancia resultó derrotada y fue bronce. Su próximo reto probablemente sea, junto a Gidey, las barreras de 14 y 29 minutos. Por su parte la jovencísima estadounidense Athing Mu (2002) sorprendió en las pruebas de selección olímpica con una victoria en 800 con 1:56.07. En Tokio mejoró hasta 1:55.21, que le sirvió para ganar el oro. Repitió metal en el relevo 4 x 400 m. Tras los Juegos, rebajó su marca a 1:55.04. Siendo aún sub20, el futuro tanto en la vuelta como en las dos vueltas parece suyo. Finalmente la keniana Faith Kipyegon (1994) impidió el triplete de Hassan, y de paso se llevó su segundo oro en 1500 m, por segunda vez en la historia de la categoría femenina. Este año realizó su mejor marca, 3:51.07, lo que la convierte en una muy seria candidata a ser la primera mujer en correr la distancia en menos de 3:50.00.

Hasta aquí lo objetivo, ahora toca lo subjetivo. Para quien esto escribe, que será diferente de lo que decida la World Athletics, estos son los mejores:

Hombres

  1. Ray Crouser
  2. Karsten Warholm
  3. Jakob Ingebrigtsen (aquí bien podría estar también Armand Duplantis)

Mujeres

  1. Elaine Thompson-Herah
  2. Sydney McLaughlin
  3. Yulimar Rojas
Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s