Said Aouita, el corredor más versátil (I)

La final olímpica de 800 m de 1988 tuvo un resultado sorprendente, un keniano desconocido llamado Paul Ereng (1967) se impuso viniendo desde atrás al anterior campeón olímpico, el brasileño Joaquim Cruz (1963), que había logrado ponerse en forma tras dos temporadas plagado por las lesiones. El bronce fue, en cierto sentido, otra sorpresa. El marroquí Said Aouita (1959), campeón olímpico de 5000 m en 1984, plusmarquista mundial de esta prueba y de los 1500, había decidido volver a sus orígenes de mediofondista puro e intentar emular al neozelandés Peter Snell (1938-2019) con un doblete en las dos pruebas olímpicas de mediofondo. El reto era casi imposible, pero con su bronce en los 800 m se convirtió en el único atleta medallista en 800 y en 5000 m, lo que, de alguna manera, culminaba una versatilidad pocas veces vista en el mundo atlético. El único precedente similar en la historia es el del británico Sydney Wooderson (1914-2006), plusmarquista mundial de los 800 m, y de las 880 yardas, y de la milla, campeón de Europa de 1500 m en 1938 y de los 5000 m en 1946.

Said Aouita nació en Kenitra el 2 de noviembre de 1959. El mayor de seis hermanos, hijo de un obrero de una fábrica de papel, se trasladó con su familia a Fez cuando tenía nueve años. Como muchos chavales de su edad, el joven Said comenzó a practicar el fútbol. Aunque no está completamente documentado, parece que en 1977, sin haber hecho entrenamiento específico, corrió un 800 en 1:49 y un 3000 en 8:15. A partir de entonces comenzó a practicar atletismo, pero sin dejar el fútbol. En 1978 ganó el campeonato marroquí de campo a través en categoría junior (sub20) y fue 34º en el Mundial. Ese año solo corrió una carrera en pista, 14:10.0 en 5000 m. A partir de 1979 su dedicación al atletismo fue mayor. Terminó esa temporada con registros de 3:42.3 en 1500 m, plusmarca nacional, 13:48.5 en 5000 m y 8:40.16 en obstáculos. En 1980, consiguió una importante mejoría en los 1500 m, al realizar 3:37.04, mínima olímpica, que, sin embargo, no le sirvió para ir a los Juegos, pues Marruecos secundó el boicot de los Estados Unidos a los Juegos de Moscú. En 1981 se proclamó campeón mundial universitario de 1500 m con plusmarca de los campeonatos de 3:38.43.

A la altura de 1982, no obstante, Aouita no había sido capaz de mejorar su mejor registro en el kilómetro y medio. Había corrido en 3:37.69 en 1981 y 3:37.37 en 1982. De manera que el marroquí tomó una decisión que condicionaría su futuro. Abandonó definitivamente la práctica del fútbol y se trasladó a Siena. Aunque él mismo se diseñaba sus planes de entrenamiento, el banquero y directivo del club de atletismo local Enrico Dionisi comenzó a ejercer como su representante. La mejoría no se hizo esperar. En junio de 1983 corría los 1500 m en 3:32.54 y los 800 m en 1:44.38. Con estas credenciales se presentó al 1500 del primer campeonato del mundo al aire libre, que se celebraba en Helsinki. Tras clasificarse fácilmente para la final, se encontró un elenco de excelentes corredores, entre los que destacaban el plusmarquista mundial, el británico Steve Ovett (1955), su compatriota campeón de Europa Steve Cram (1960), el plusmarquista estadounidense de la milla Steve Scott (1956) y el plusmarquista español de 1500 m y medallista de bronce en el Europeo al aire libre José Manuel Abascal (1958). La carrera fue muy lenta con pases cada 400 m de 1:05.02 y 2:07.76. A falta de 500 m el marroquí dio un rápido cambio de ritmo, llevándose consigo a Cram, Scott y Abascal, con Ovett ligeramente retrasado. El pase por los 1200 m fue de 3:02.83. A falta de 200 m, Cram pasó a la primera posición. Aouita aguantó la segunda plaza. En la última recta mantuvo una dura pugna con Scott, que acabó delante del marroquí. El tiempo de Aouita 3:42.02, a 0.43 de Cram y a 0.15 de Scott.

Tras el Mundial, Aouita realizó sus mejores marcas en 1000 m, 2:15.75, y la milla, 3:52.97, carrera en la que fue cuarto. Desde esta prueba hasta la final olímpica de 800 m de 1988, el marroquí encadenó una interminable racha de triunfos, en distancias de los 800 a los 10 000 m, solo interrumpida por dos derrotas, ante Cram en 1985, cuando ambos bajaron por primera vez de 3:30.00 en los 1500 m, y ante el italiano Alessandro Lambruschini (1965) en el 3000 obstáculos de los Juegos del Mediterráneo de 1987. Precisamente en los anteriores Juegos del Mediterráneo cerró el marroquí su temporada de 1983, con sendas victorias en 800 y en 1500 m, en esta última distancia derrotando a los españoles José Luis González (1957) y José Manuel Abascal.

La temporada olímpica no pudo empezar mejor para Aouita, con mejores marcas mundiales en 5000 m, 13:04.78, segunda mejor marca de siempre, y 1500 m, 3:31.54, tercera mejor marca de siempre. Para los Juegos de Los Ángeles se inscribió en los 1500 y en los 5000 m, si bien acabó decidiéndose por la distancia más larga. Adujo que una lesión le había impedido trabajar su velocidad como habría querido, aunque lo cierto es que el kilómetro y medio con el trío británico Seb Coe (1956), Ovett y Cram parecía más duro que los cinco kilómetros. En la final olímpica de esta distancia, Aouita mostró una superioridad incontestable, en una excelente carrera. El portugués António Leitão (1960-2012) poseía con 13:07.50 (1982) la tercera mejor marca de los participantes, tras el plusmarquista mundial, el británico Dave Moorcroft (1953), 13:00.41, y de Aouita. Su falta de aceleración final, sin embargo, lo había dejado fuera de la final del Europeo de 1982 y en un discreto décimo puesto en el Mundial de 1983. Con la lección aprendida, y con la ayuda de su compatriota Ezequiel Canário (1960), estaba decidido a que la final se corriese a un buen ritmo. Y así ocurrió. Canário dio paso a los dos primeros kilómetros en 2:37.22 y 5:17.77 (2:40.55). Leitão tomó el relevo con 2100 metros de carrera y se mantuvo en la cabeza hasta los últimos 200 m. Pasó el 3000 en 7:59.24 y el 400 en 10:38.76. Aouita atacó a falta de 200 m, llevándose al suizo Markus Ryffel (1955) con él. El marroquí se impuso fácilmente con 13:05.59, tras un último kilómetro en 2:26.75 y una última vuelta en 55.08, Ryffel fue plata con 13:07.54 y Leitão pudo mantener el bronce, con 13:09.20.

Tras los Juegos, volvió a evitar a Coe en la reunión de Zúrich, donde el británico, reciente oro olímpico en 1500, ganó en esta distancia, y el marroquí se impuso en la milla con una mejor marca personal de 3:49.50. Dos días después, en Bruselas, con 7:33.3, Aouita se quedó a 1.2 de la plusmarca mundial de 3000 m de Henry Rono (1952). Pese a lo que pudiese parecer, le costaría cinco años superar al keniano, tras quedarse varias veces a las puertas de hacerlo. Oro olímpico e invicto en la temporada de 1984. El siguiente gran campeonato no se celebraría hasta el Mundial al aire libre de 1987. Aouita tendría mucho tiempo para dedicarse exclusivamente a las plusmarcas mundiales.

Anuncio publicitario

6 comentarios en “Said Aouita, el corredor más versátil (I)

  1. Pingback: Said Aouita, el corredor más versátil (y II) – Historias del atletismo

  2. Pingback: Haile Gebrselassie, el atleta de la eterna sonrisa (I) – Historias del atletismo

  3. Pingback: El oro de Mariano García y las medallas españolas en los Mundiales de pista cubierta – Historias del atletismo

  4. Pingback: Helsinki 1983, el primer campeonato del mundo de atletismo – Historias del atletismo

  5. Pingback: Steve Cram, el tercer hombre (I) – Historias del atletismo

  6. Pingback: Historia mundial de los 1500 metros, de Walter George a Jakob Ingebrigtsen – Historias del atletismo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s