El 1500 en los años 30, Luigi Beccali, Glenn Cunningham y Jack Lovelock

La descalificación del gran favorito para el oro en 1500 en los Juegos de 1932, el francés plusmarquista mundial de esta prueba, la milla y los 2000 m Jules Ladoumègue (1906-1973), dejaba la pugna por el podio muy abierta. Entre un grupo de atletas muy sólidos destacaba el italiano Luigi Beccali (1907-1990). Beccali había comenzado a practicar atletismo con catorce años, pero al poco tiempo se cambió al ciclismo. No volvió al atletismo hasta 1926. En 1928 bajó por primera vez de 4 minutos en 1500 m, 3:59.6. El 15 de mayo de 1932 sorprendió al mundo atlético al rebajar, en la pista de 500 m de Milán, su mejor tiempo de 3:57.2 a 3:52.2, mejor marca del año. Estados Unidos contaba con un trío muy rápido. En las pruebas de selección olímpica, Norwood Hallowell (1909-1979) entró el ganador con 3:52.7 (3:52.58), por delante de Frank Crowley (1909-1980) y de Glenn Cunningham (1909-1988). El plusmarquista estadounidense, 3:52.6 ese mismo año, y gran favorito para la victoria Gene Venzke (1908-1992) solo pudo ser cuarto. A principios de ese temporada había corrido la milla en 4:10.0 en pista cubierta. La clasificación de Cunninghan fue especialmente meritoria. Cuando tenía ocho años sufrió graves quemaduras en las extremidades inferiores. Los médicos recomendaron amputación, que sus padres no autorizaron. Tardó dos años en volver a caminar.

Las series semifinales tuvieron lugar el 3 de agosto. Se celebraron tres series, de las que se clasificaban los cuatro primeros de cada una de ellas. Cunningham se impuso en la primera con 3:55.8, con más de cinco segundos de ventaja sobre el británico Jerry Cornes (1910-2001). La segunda serie fue para el neozelandés, estudiante de Medicina en Oxford, Jack Lovelock (1910-1949), acreditado en 4:12.0 en la milla, con 3:58.0. Beccali ganaba la tercera serie con 3:59.6. En la final, el 5 de agosto, al comenzar la tercera vuelta el canadiense Phil Edwards (1907-1971) decidió cambiar de ritmo. Edwards, nacido en Guyana, había sido medallista de bronce en el 4 x 400 m de los Juegos de 1928 y también bronce olímpico en los 800 m unos días antes en ese 1932. Solo Cunningham fue capaz de seguir inicialmente al canadiense. A la altura de los 1200 m, 3:07.0, ambos llevaban una ventaja de 20 metros. En ese momento Beccali y Cornes se lanzaron en persecución del dúo de cabeza. En la contrarrecta Edwards abrió un hueco de 5 metros. Beccalli, no obstante, pudo dar caza a Cunningham, en la entrada de la recta de llegada, y a Edwards a falta de unos 50 m. El italiano entraba el primero con 3:51.2, mientras Cornes, tras una gran última recta, era segundo con 3:52.6, 0.2 menos que Edwards, Cunningham era cuarto con 3:53.4. Edwards se haría con otro bronce en estos Juegos, en el relevo 4 x 400 metros. Por su parte Cornes fue el último medallista olímpico británico en la prueba hasta la victoria de Seb Coe (1956) en 1980. Tras retirarse del atletismo sirvió como funcionario británico en Palestina. En 1946 sobrevivió milagrosamente al atentado en el Hotel Rey David de Jerusalén.

Las plusmarcas mundiales de Jules Ladoumègue, que seguía compitiendo como profesional, de 3:49.2 en 1500 m y 4:09.2 en la milla no se mantuvieron más allá de 1933. El 15 de julio en la ciudad estadounidense de Princeton, un magnífico duelo en la milla entre Jack Lovelock y el estadounidense Bill Bonthron (1912-1983) dio como resultado una gran plusmarca mundial de 4:07.6 para el neozelandésm que corrió la última vuelta en 58.9, y unos excelentes 4:08.7 para su rival. El 9 de septiembre Lovelock se enfrentó a Beccali en la final de los 1500 metros de la Universiada, que tenía lugar en Turín. El italiano cambió de ritmo a falta de 500 m y, pese a los esfuerzos de Lovelock, mantuvo la cabeza hasta el final, imponiéndose con 3:49.2, tiempo que igualaba la plusmarca mundial. El neozelandés se quedó cerca, 3:49.8. El 17 de septiembre, en Milán, en un encuentro Italia-Gran Bretaña, Beccali corría en 3:49.0.

Los logros de Lovelock y de Beccali resultaron, no obstante, superados en la temporada de 1934, como consecuencia de la dura pugna entre Glenn Cunninghan y Bill Bonthron. En marzo Cunningham había hecho la mejor marca mundial en pista cubierta de la milla con 4:08.4. El 16 de junio en Princeton se hizo con la plusmarca mundial absoluta de la prueba, 4:06.7, con Bonthron segundo, 4:12.5. Sin embargo, las tornas cambiaron una semana después en el campeonato universitario, donde este ganó con 4:08.0, 1.7 menos que su rival. El 30 de junio en el campeonato de Estados Unidos, Bonthron superaba la plusmarca mundial de Beccali, con 3:48.8, 0.1 menos que Cunningham, con pases de 1:01.3, 2:01.8 y 3:06.0. Entretanto, al otro lado del Atlántico, Beccali había sufrido una contundente derrota ante el sueco Eric Ny (1909-1945), 3:50.4, frente a 3:54.3. Sin embargo, el italiano consiguió recuperarse y se convirtió en campeón de Europa, en la primera edición de esta competición, celebrada en Turín. Hasta la victoria del español Fermín Cacho (1969) en en Europeo de 1994, Beccali fue el único atleta campeón olímpico y de Europa de 1500 m.

La temporada de 1935 resultó anodina. Probablemente los atletas tenían la vista puesta en los Juegos de 1936, donde al comienzo de la temporada había al menos cuatro firmes candidatos al oro, Beccali, Lovelock, Cunningham y Bonthron. Este último no pudo alcanzar la forma de 1934 y ocupó la cuarta posición en las pruebas de selección olímpica, con lo que se quedó fuera de los Juegos. La prueba terminó con la apurada victoria de Cunningham con 3:49.9, el mismo tiempo que Archie San Romani (1912-1994). Gene Venzke fue tercero con 3:52.2.

Las series semifinales de los Juegos tuvieron lugar el 5 de agosto. Había cuatro series, en las que se clasificaban para la final los cuatro primeros. Eric Ny se impuso en la primera con 3:54.8, el mismo tiempo que Cunningham. Venzke fue el vencedor en la segunda, muy lenta, con 4:00.4, 0.2 menos que Cornes y Lovelock. Beccali ganó la tercera con 3:55.6, el mismo tiempo que el húngaro subcampeón de Europa de 1500 y campeón de 800 Miklós Szabó (1908-2000), y 0.6 menos que Phil Edwards, que el día anterior había ganado un nuevo bronce olímpico en 800 m. El francés Robert Goix (1906-1983) se hizo con la última serie, con marca personal de 3:54.0, 1.0 menos que San Romani. La final, celebrada el 6 de agosto, fue una de la mejores de la historia de los Juegos, con plusmarca mundial y cuatro marcas personales entre los seis primeros. Cornes marcó 1:01.5 el primer 400. Ny y Cunningham dieron paso a la segunda vuelta 2:05.2. El sueco aún cruzó el primero los 1200 m en 3:05.4, pero justo en ese momento se vio superado por Jack Lovelock, que se fue irresistible a la meta, pese a los esfuerzos de Cunningham. Un último 300 en 42.8 le permitió superar la plusmarca mundial de Bonthron por 1.0, con 3:47.8, 0.6 menos que Cunningham. Beccali fue tercero, con 3:49.2, que igualaba su segunda mejor marca de siempre. No corría tan rápido desde 1933. San Romani ocupó la cuarta posición con 3:50.0, 0.1 más que su plusmarca personal. Los medallistas de bronce y plata de 1932, Phil Edwards y Jerry Cornes, fueron respectivamente quinto y sexto con 3:50.4 y 3:51.4, marcas personales en ambos casos.

Tras su gran victoria olímpica, Lovelock se retiró ese mismo año. En 1949, falleció trágicamente en un accidente en Nueva York, donde trabajaba como médico. Cunnigham continuó compitiendo a un gran nivel. El 3 de marzo de 1938, en una pista cubierta de 239 metros, corrió la milla en 4:04.6, que mejoraba en más de dos segundos su propia plusmarca mundial absoluta. No se homologó como tal por haberse hecho en sala y por contar con ayuda de liebres con vuelta perdida. En 1940, en el campeonato de Estados Unidos realizó su mejor marca de siempre en 1500 m, 3:48.2, si bien se vio superado por Walter Mehl (1916-2005), 3:47.9, a 0.1 de la plusmarca mundial. Mehl correría al año siguiente la milla en 4:07.6 en pista cubierta. Como en el caso de tantos atletas, la Segunda Guerra Mundial cortó su progresión. No volvería a la competición atlética tras la Guerra, aunque se haría entrenador.

Uno de los pocos atletas que sobrevivió deportivamente a la Guerra fue el sucesor de Cunningham como plusmarquista mundial oficial de la milla, el británico Sydney Wooderson (1914-2006). El 28 de agosto de 1937 corría la milla en 4:06.4, con un pase de 3:50.3 en el 1500. En 1938 se hacía con las plusmarcas mundiales de los 800 m, 1:48.4, de las 880 yardas, 1:49.2. Ese año se proclamó campeón de Europa de 1500 m, donde Beccali fue tercero. Tras la Guerra, en el campeonato de Europa de 1946 se hizo con el oro en los 5000 m. En 1939 un joven sueco poco conocido llamado Arne Andersson (1917-2009) lideraba la lista mundial del año de 1500 m con 3:48.8. Al año siguiente, un compatriota suyo, llamado Gunder Hägg (1918-2004), realizaba la misma marca. Entre 1941 y 1945, mientras en mundo se desangraba por una terrible conflagración bélica, entre los dos atletas suecos superarían diecinueve plusmarcas mundiales en pruebas de mediofondo y fondo, pero esa es otra historia, que ya hemos contado.

Anuncio publicitario

Un comentario en “El 1500 en los años 30, Luigi Beccali, Glenn Cunningham y Jack Lovelock

  1. Pingback: Historia mundial de los 1500 metros, de Walter George a Jakob Ingebrigtsen – Historias del atletismo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s