Los mejores 1500 (y XI). Epílogo

Esta serie de los 10 mejores 1500 ha acabado convirtiéndose en la historia de esta prueba desde 1954 hasta el presente. Por supuesto que habría mucho que contar de épocas anteriores: el doblete de Albert Hill en los Juegos de 1920, el de Paavo Nurmi en 1924, el duelo entre Henry Larva y Jules Ladoumégue, las plusmarcas de Otto Prenzler, la rivalidad entre Luigi Beccali, Glenn Cunningham y Jack Lovelock, el retorno de Sydney Wooderson tras la guerra mundial o la catarata de plusmarcas mundiales del enfrentamiento entre Gunder Hägg y Arne Andersson. Habrá tiempo y entradas para todo eso. Comenzamos la serie con el año de la milla del siglo, con el duelo entre Roger Bannister y John Landy. A continuación llegó el dominio de Herb Elliott, que se retiró muy joven y no coincidió en tiempo con otro grande, Peter Snell. Jim Ryun, 7 años después, superó la plusmarca del australiano con tan solo 20 años. Era el gran favorito para el oro el México, pero se le cruzó la altitud y un imperial Kip Keino, al que siempre había derrotado. La marca de Keino en México era probablemente más valiosa que el tope mundial de Ryun. Sin altitud tampoco habría tenido fácil la gloria olímpica. Tras la retirada de Keino, otro africano, Filbert Bayi, parecía destinado a ocupar el trono del 1500 y de la milla, tras su victoria en los Juegos de la Commonwealth de 1974, en una carrera que lideró desde el primer metro y que revolucionó la lista mundial de siempre. Los problemas de salud de Bayi le impidieron estar mucho tiempo en la élite. Durante 3 temporadas parecía que el trono del mediofondo sería para el neozelandés John Walker, pero en breve surgió un joven británico llamado Steve Ovett, quien, junto a su compatriota Seb Coe, llevó el 1500 y la milla a cotas mediáticas impensables. No mucho después otro británico, Steve Cram, se encaramó a lo más alto del 1500, cuando se convirtió en el primer hombre en correr la distancia en menos de 3:30. La plusmarca le duró escasas semanas, pues el atleta al que había derrotado el día que rompió la barrera mítica, el marroquí Said Aouita, superó en tiempo de Cram por 0,21, iniciando el dominio magrebí.  El primado del marroquí duró 7 años, hasta que otro norteafricano, el argelino Nourredine Morceli, inscribió su nombre en la tabla de plusmarquistas. Tras un lustro intratable, su declinar coincidió con el auge de otro marroquí, Hicham El Guerrouj, quien tras dos intentos fallidos, se coronó finalmente campeón olímpico en 2004. Sus plusmarcas de 1500m, 3:26,00 y de la milla, 3:43,13 han cumplido respectivamente 18 y 17 años. Nunca una plusmarca de 1500m o de la milla había durado tanto.

Tras la retirada de El Guerrouj, el nivel medio del 1500 ha bajado. Noah Ngeny quizá podría haber sido el sucesor del marroquí, pero un accidente de tráfico lo apartó de la élite mundial. Bernard Lagat tal vez se perdió sus mejores años con el cambio de nacionalidad de keniana a estadounidense. El keniano Asbel Kiprop parecía el mejor candidato para destronar a El Guerrouj. Tras 15 años se convirtió en el tercer atleta por debajo de 3:27, pero aún no ha conseguido la plusmarca mundial. En los últimos Juegos ha fallado estrepitosamente en una carrera lentísima. El descenso de nivel en la prueba y la falta de atletas mediáticos ha provocado un cierto desinterés por parte de los aficionados hacia la considerada durante mucho tiempo la prueba reina del atletismo. Desde hace algunos años, especialmente, desde la irrupción de Usain Bolt, el interés se ha desviado a la velocidad. En la actualidad se disputan muchas menos pruebas de 1500 que hace unos años. Tras los Juegos de Río han tenido lugar las reuniones de Lausana, París, Berlín, Zúrich, Zagreb y Bruselas. Solo en esta última está programado un 1500.

La prueba de la milla, la única oficial en distancias no métricas, ha sufrido un descenso de popularidad muy significativo. Desde 2004, año de la retirada de El Guerrouj, la mejor marca ha sido la realizada por el estadounidense Alan Webb, 3:46,91, a 3,78 de la plusmarca mundial. Recientemente retirado, Bernard Lagat se arrepentía de no haberse prodigado más en la milla, prueba en la que solo acredita 3:47,28. El explusmarquista mundial de 1500m, 3:29,67, y de la milla 3:46,32, Steve Cram figura en la lista de todos los tiempos de 1500m en el puesto 25, sin embargo en la milla es el 4º. En la lista de la milla siguen figurando muy arriba Seb Coe, 11º con 3:47,33, o José Luis González, 14º con 3:47,79, mientras que en 1500m el británico es el 28º y el español el 53º.

Otro dato negativo es la regresión de los atletas europeos. Después de Steve Cram, solo otros 4 europeos han bajado de 3:30: Seb Coe en 1986, Fermín Cacho en 1997, Medhi Baala en 2003 y Mo Farah en 2013 y 2015. Hace 24 años que no gana el oro ningún europeo, el último fue Fermín Cacho en 1992. Desde entonces solo en propio Cacho, plata en Atlanta, y el portugués Rui Silva, bronce en Atenas, han cosneguido subir al podio.

Después de estas reflexiones voy a dar mi opinión sobre los que considero los tres mejores corredores de 1500m de la historia y las tres mejores carrera. Comienzo por los atletas:

  1. Hicham El Guerrouj: ningún atleta ha ejercido un dominio tan apabullante como el marroquí durante 8 temporadas, con la excepción de la final de Sydney. Sus plusmarcas de 1500m, la milla y 2000m continúan siendo inabordables. Ganó 4 oros y 2 platas (una en 5000m) en campeonatos del Mundo y 2 oros (uno en 5000m) y una plata olímpicos. En la final de 1500m de Atenas, su última oportunidad, demostró una gran capacidad de crecimiento ante la adversidad.
  2. Sebastian Coe: el corredor británico nunca pudo demostrar su gran superioridad en 800m en la gran competición. En 1500m / milla le fue mucho mejor. En la distancia imperial ganó su guerra particular de plusmarcas con Steve Ovett y en la distancia métrica consiguió 2 oros olímpicos, logro que nadie ha podido igualar. En ambos casos las condiciones en que se proclamó campeón no fueron las mejores. En Moscú estaba muy tocado anímicamente y en LA había superado una enfermedad seria que lo dejó muy limitado físicamente durante 2 años.
  3. Herb Elliott: el australiano fue un atleta adelantado a su tiempo. Solo compitió 2 temporadas antes de retirarse con 22 años. Dejó 2 plusmarcas mundiales de 1500 y una de la milla y un oro olímpico, en Roma donde realizó su segunda plusmarca de 1500m, con una primera parte muy lenta. Es probable que corriendo de otra manera su registro hubiese sido mucho mejor. Su temprana retirada nos impidió ver un magnífico enfrentamiento con Peter Snell.

En cuanto a las carreras, mis tres mejores son:

  1. Final olímpica de México 1968: Jim Ryun pronosticó que se ganaría con 3:39. Él hizo 3:37,89 y fue segundo, detrás de Kip Keino. Keino corrió en 3:34,91, su mejor marca y segunda mejor de siempre detrás de los 3:33,1 de Ryun. Cierto que contó con la ayuda de Ben Jipcho durante 400m, pero hizo el resto de la prueba él solo. Sin duda la altitud benefició al keniano, pero al nivel del mar probablemente habría corrido más rápido que la plusmarca mundial.
  2. Reunión de Niza 1985: la primera ocasión en que se bajó de 3:30, y lo hicieron dos atletas. Sensacional última recta y duelo de personalidades: Cram completamente centrado en realizar la plusmarca y Aouita nervioso, inquieto, mal colocado y culpando al empedrado. Fue la única vez que se enfrentaron estos dos colosos estando ambos en su mejor forma.
  3. Final de los Juegos de la Commonwealth Chrischurch 1974: Bayi ya era un corredor conocido. Había liderado la lista mundial de 1973 con 3:34,4. Corriendo en cabeza todo el tiempo en Christchurch rebajó la plusmarca mundial de Jim Ryun en 1 segundo y arrastró a media docena de sus perseguidores a dar un vuelco a la lista mundial de siempre.

Y hasta aquí mi serie sobre los 1500m. Espero que hayáis disfrutado leyéndola tanto como yo escribiéndola. Os dejo este enlace para que os bajéis un pdf con las 11 entradas que podáis leer entero (o por etapas).

los-mejores-1500

Bibliografía

Bascomb, Neal. The perfect mile. Mariner Books. Nueva York 2006.

Butcher, Pat. The perfect distance. Ovett&Coe: the record breaking rivarly. Phoenix. Londres 2004.

Cruz, Ángel. Aouita: el rey moro conquista España. Atletismo Español. Noviembre 1987. Pág 33-36.

Lawson, Gerald. World record breakers in track & field athletics. Human Kinetics. Champaign (Illinois) 1997.

Luhtala, Seppo. Top distance runners of the century. Meyer & Meyer Sport. Oxford 2002.

Miller, David. Sebastian Coe born to run. The Bath press. Londres 1992.

Quercetani, Roberto L. Athletics. A history of modern track and field athletics (1860-1913). Edit Vallardi. Mestrino (Italia) 2014.

Romo, Ignacio. La revolución de la milla. Atletismo Espanol 365. Diciembre 1985. Pág 8-13

Sandrock, Michael. Running with the legends. Human Kinetics. Champaign (Illinois) 1996.

Wallechinsky, David y Loucky Jaime. The complete Book of the Olympics. Aurum. Londres 2008.

Wasko, Janusz, Socha Andrzej. Athletics National Records’s evolution 1912-2006. Zamosc Santomierz 2007.

Whatman, Mel. All-time greats of British athletes. Sport books. Cheltenham (Reino Unido) 2006.

En la red:

Athletic archive index. http://www.todor66.com/athletics/

Track and field all time performance home page. http://www.alltime-athletics.com/

Track and field statistics. http://trackfield.brinkster.net/Logon.asp

The great distance runners. http://thegreatdistancerunners.de/

 

 

 

Anuncios

Los mejores 1500 (X): reunión de Mónaco 2015

En marzo de 2005 Bernard Lagat (1974) anunció que el 7 de mayo de 2004 había adquirido la nacionalidad estadounidense . Aunque no se le retiró la plata de Atenas, no se le permitió tomar parte en el Mundial de 2005 que, como en 1983, se celebraría en Helsinki. En la capital de Finlandia dio la sorpresa el atleta de Bahrein, de origen marroquí, Rashid Ramzi (1980), que también se impuso en 800m. Segundo fue el marroquí Adil Kaouch (1979), más conocido por hacer de liebre de Hicham El Guerrouj (1974) en los campeonatos, y tercero el portugués Rui Silva (1976). Los españoles Arturo Casado (1983) y Juan Carlos Higuero (1978) fueron 5º y 6º respectivamente. Lagat tuvo que esperar al siguiente campeonato del mundo en 2007, que tuvo lugar en Osaka. Allí se impuso tanto en 1500m como en 5000m. Era el máximo favorito para hacerse con el oro olímpico en 2008 en Pekín. Sus triunfos en las pruebas de selección de Estados Unidos tanto en 1500m como en 5000m confirmaron esta condición. Sin embargo, no pasó a la final en 1500m y en 5000m fue 9º. Después se supo que estaba lesionado. El primero en la final de 1500m fue Rashid Ramzi, con 3:32,94, seguido del keniano de 19 años Asbel Kiprop (1989) con 3:33,11. En abril de 2009 se anunción que Ramzi había consumido CERA, un estimulante de la producción de glóbulos rojos,  por lo que perdió su oro en Pekín. Kiprop pasó a ser campeón olímpico, el neozelandés Nick Willis (1983) medalla de plata y el francés Medhi Baala (1978) medalla de bronce. Juan Carlos Higuero fue 4º y se convirtió en el tercer mejor español en un 1500 olímpico tras Fermín Cacho (1969), oro en 1992 y plata en 1996, y José Manuel Abascal (1958), bronce en 1984.

Juan Carlos Higuero Mate (Aranda de Duero, Burgos, 3 de agosto de 1978) fue capaz de mantenerse en la élite durante una década . Comenzó corriendo 5000m, distancia en la que fue 6º en el Europeo Junior de 1997. En 2000 se proclamó sorprendentemente campeón de España de 1500m, lo que significó su automática selección para los Juegos de Sídney, donde fue 8º. En 2002 ocupó la 6ª plaza en el Europeo al aire libre. En 2005 fue 6º en el Mundial de Helsinki. En el Europeo de 2006 al aire libre se hizo con sendos bronces en 1500m y 5000m. Su mejor prestación le llegó con 30 años, en la final de Pekín donde se quedó a 0,24 del bronce. Sus mejores marcas fueron 1:45,87 (2007), 3:31,57 (2006) y 13:22,68 (2008).

El sorprendente ganador, el keniano Asbel Kipruto Kiprop, había nacido en Uasin Gishu el 30 de junio de 1989. Su padre, David Kebenei (1962), había sido corredor de 1500m, con una mejor marca de 3:41,7A en 1989. El año anterior a los Juegos de Pekín, Kiprop había sido campeón mundial junior de cross y 4º en el Mundial de Osaka. En 2008, antes de los Juegos, había acreditado 3:31,64. En el Mundial de 2009, celebrado en Berlín, ocupó la 4ª plaza, justo detrás del incombustible Lagat. El ganador fue el atleta de Bahrein, nacido en Kenia, Yusuf Saad Kamei (1983), que no volvió a ninguna gran final. En 2011 Kiprop conseguía su primer oro en campeonatos del Mundo al aire libre, al imponerse en Daegu, prueba en la que el español Manolo Olmedo (1984) fue cuarto. Kiprop era el favorito para repetir oro olímpico en Londres e igualar al presidente del comité organizador Lord Sebastian Coe (1956), ganador del 1500 en Moscú y en Los Ángeles, sobre todo tras correr en 3:28,88 en Mónaco unos días antes de los Juegos. Nadie había bajado de 3:29,00 desde 2004. Sin embargo, Kiprop no llegó a Londres en buenas condiciones y ocupó la última plaza en la final. El oro fue para el argelino Taoufik Makhloufi (1988), que se impuso en una carrera táctica con 3:34,08 al estadounidense Leonel Manzano (1984) y al marroquí Abdlaati Iguider (1987).

Taoufik Makhloufi había nacido en Souk Aras el 29 de abril de 1988. Su primer éxito internacional lo obtuvo en 2011 en los Juegos Africanos, donde ganó el 800 y fue bronce en el 1500. En Londres acreditaba 1:44,88 y 3:30,80. No era el favorito pero supo adaptarse muy bien a la final relativamente lenta. Tras su oro olímpico, se mostró bastante irregular, lastrado por problemas físicos. Se perdió el Mundial de 2013, en el que Kiprop volvió a imponer su ley.

Entretanto la reunión Herculis de Mónaco, que se celebra en la segunda mitad de junio, se había convertido en la referencia de los corredores de 1500m para hacer marca, especialmente para Kiprop, que ya en 2012 había corrido en 3:28,88. En 2013 en la misma reunión registró 3:27,72, la mejor marca en 1500m desde 2004. Pero la atención mediática se desvió hacia el segundo ese día, el británico Mo Farah (1983), doble campeón de 5 y 10000m en Londres, que había superado con 3:28,81 la plusmarca británica de Steve Cram (1960), 3:29,67 en 1985, y la europea de Fermín Cacho, 3:28,91 en 1997. En 2014, de vuelta en Mónaco, Kiprop, con 3:28,45, cedió ante su compatriota Silas Kiplagat (1989), que corrió en 3:27,64. Tras más de una década con registros alejadísimos de la plusmarca mundial de El Guerrouj, 3:26,00, dos kenianos en la mitad de la tercera década de su vida se habían situado relativamente próximos al registro del marroquí. La reunión de Mónaco de 2015, que tendría lugar el 17 de julio, se planteó para tratar de superar el vetusto primado mundial. En la línea de salida estaban los mejores corredores del momento, salvo Kiplagat. Se planteó un ritmo muy rápido con dos liebres, detrás de las que se colocó inmediatamente Kiprop. El keniano enseguida se separó del grupo perseguidor, encabezado por Mo Farah. Se pasó la primera vuelta en 53,72 y la segunda en 1:50,37. Kiprop adelantó a la segunda liebre a falta de 450 metros. Necesitaba correr los últimos 400m en poco más de 54 segundos. Marcó 2:45,78 a falta de 300m. En la meta le sobraron 0,7 para ser el nuevo plusmarquista mundial. Se convirtió en el tercer mejor atleta de la historia con 3:26,69, tras El Guerrouj y Bernard Lagat. Por detrás un resucitado Makhloufi y el marroquí Iguider realizaban sus mejores marcas personales y se colocaban 7º y 8º en la lista mundial de todos los tiempos. Farah se quedó a 0,12 de su plusmarca europea. Nick Willis se hizo con la plusmarca continental. 6 atletas bajaron de 3:30,00 y 10 de 3:31,00. El futuro campeón olímpico en Río, el estadounidense Matt Centrowitz (1989) hizo plusmarca personal 3:30,40 y solo fue 10º. Nunca un 1500 había tenido un nivel medio tan alto.

1 Asbel Kiprop KEN 3:26,69
2 Taoufik Makhloufi ALG 3:28,75
3 Abdalaati Iguider MAR 3:28,79
4 Mohamed Farah GBR 3:28,93
5 Nicholas Willis NZL 3:29,66
6 Elijah Motonei Managoi KEN 3:29,67
7 Robert Kiptoo Biwott KEN 3:30,10
8 Aman Wote ETH 3:30,29
9 Collins Cheboi KEN 3:30,34
10 Matthew Centrowitz USA 3:30,40
11 Morhad Amdouni FRA 3:34,05
12 Charles Philibert-Thiboutout CAN 3:34,23
13 Leonel Manzano USA 3:36,16
14 Henrik Ingebrigtsen NOR 3:38,35
Jackson Mumbwa Kivuva KEN Ab
Andrew Kiptoo Rotich KEN Ab

 

Kiprop era el gran favorito para hacerse por tercera vez consecutiva con el oro del Campeonato Mundial de Pekín 2015, donde 7 años antes había sido campeón olímpico. De los 12 finalistas, 8 habían estado en la carrera de Mónaco. El keniano no defraudó y en una nueva carrera táctica se impuso con 3:34,41, mostrando una gran superioridad tras una gran remontada a falta de 300 metros. Makhloufi, que se escapó en el 1200 se quedó finalmente sin medalla en 4ª posición. Un año después los pronósticos volvían a dar a Kiprop como el candidato más probable al oro olímpico en Río. Acreditaba de nuevo la mejor marca del año con 3:29,33. Makhloufi se había inscrito en 800 y 1500m y en las dos vueltas había causado una magnífica impresión, tanto en la semifinal, como en la final, donde fue plata, tras el inabordable David Rudisha (1988), con plusmarca personal de 1:42,61. Por primera vez en la historia coincidían en una final olímpica los campeones de las dos ediciones anteriores, y parecía que uno de ellos igualaría a Seb Coe con 2 títulos. Pero la carrera resultó desesperadamente lenta con pases de 1:06,83, 2:16,89 y 3:12,00. El estadounidense Matt Centrowitz mantuvo la cabeza prácticamente durante toda la prueba, inicialmente liderando un pelotón de trotones, y en la última vuelta resistiendo todos y cada uno de los ataques de sus rivales. Kiprop, después de varios golpes en el pelotón, cambió a falta de 250m, pero no llegó a tomar la cabeza y se diluyó en la última recta. Centrowitz resistió la última embestida de Makhloufi y se proclamó campeón olímpico, con 3:50,00, tras una última vuelta en 50,63. No se corría tan lento desde 1932, cuando el italiano Luigi Beccali (1907-1990) en Los Ángeles marcara 3:51,2. Makhloufi fue plata y Nick Willis bronce. Kiprop ocupó una decepcionante 6ª posición, justo delante del español David Bustos (1990). Centrowitz, un habitual de las finales desde 2011, ya había sido bronce en Daegu 2011, plata en Moscú 2013 y 8º en Pekín 2015, además de 4º en los Juegos de Londres. Su mejor marca son los 3:30,40 de Mónaco el pasado año. Se entrena con Alberto Salazar (1958). Makhloufi no consiguió renovar su título, pero se marchó de los Juegos con 2 platas en las 2 pruebas de medio fondo. El último en conseguir medallas en ambas carreras había sido Seb Coe, plata en 800m y oro en 1500m en 1984. Nick Willis, con este bronce y la plata de Pekín 2008, se convirtió en el único corredor neozelandés con dos medallas en 1500m, en un país que cuenta con tres oros olímpicos: Jack Lovelock (1910-1949) en 1936, Peter Snell (1938) en 1964 y John Walker (1952) en 1976.

Hacía 8 años que no había ningún finalista español. David Bustos González (Palma de Mallorca, 25 de agosto de 1990) realizó una buena carrera y acabó haciendo valer su gran final, lo que le permitió llegar 7º. Bustos comenzó a destacar muy joven. En 2007 fue 4º en el Europeo Juvenil, campeón de Europa junior en 2009 y bronce en el Europeo sub23 de 2011. En categoría absoluta fue bronce en el Europeo de 2012, 6º en 2014 y plata en 2016. Su mejor marca en 1500m es 3:34,77 (2012).

La plusmarca mundial de El Guerrouj ha cumplido este año la mayoría de edad. Se confíaba en Kiprop para superarla, pero de momento, aunque se ha quedado cerca, no lo ha conseguido. En estos momentos hay algunos atletas capaces de bajar de 3:29,00. Tal vez uno de ellos impida que la plusmarca actual llegue a las dos décadas.

Los mejores 1500 (IX): final de Atenas 2004

Jules Ladoumègue, Glenn Cunningham, Gunder Hägg, Roger Bannister, John Landy, Jim Ryun, Filbert Bayi, Steve Cram… Es probable que en muchas ocasiones Hicham El Guerrouj (1974) hubiese pensado en alguno de estos atletas tras su plata en la final de Sídney, grandes de la historia del 1500 o de la milla que se quedaron sin la gloria olímpica. El marroquí, que no pudo disputar  las medallas en Atlanta por una caída, no había vuelto a perder un 1500 o una milla hasta su sorprendente derrota en Sídney. Pero a El Guerrouj aún le quedaba la oportunidad de los Juegos de Atenas 2004. Poco después de los Juegos de 2000 aseguró que en la capital griega solo saldría en 5000m, aunque finalmente las cosas serían un poco diferentes.

La temporada 2001 se inició para EL Guerrouj con un oro en el 3000 del Mundial en sala de Lisboa. En el 1500, el campeón olímpico Noah Ngeny (1978) se vio envuelto en una carrera lentísima en la que solo pudo ser 3º, detrás del portugués Rui Silva (1977) y del español Reyes Estévez (1976). Ngeny no resultó seleccionado para el Mundial de 2001 al aire libre, que se celebraría en Edmonton por problemas disciplinarios con su federación. Desgraciadamente, ya no volvería a disputar ningún gran campeonato, pues en noviembre de ese año sufrió un accidente de circulación que lo apartó de la élite.  En la ciudad canadiense, El Guerrouj se hizo con su tercer oro consecutivo, en una carrera muy rápida. El marroquí contó como en Sevilla con la ayuda de su compatriota Adil Kaouch (1979), que avivó el ritmo las dos primeras vueltas. A partir de entonces fue El Guerrouj en que tomó el mando hasta hacerse con el oro en 3:30,68, por delante de Bernard Lagat (1974), 3:31,10. Unos días después el marroquí se quedó a 0,12 de su plusmarca mundial en la reunión Bruselas, 3:26,12, pero tuvo que sentir muy cerca el aliento de Lagat en su nuca, pues el keniano marcó 3:26,34.

Bernard Kipchirchir Lagat, nacido el 12 de diciembre de 1974 en Kapsabet (Kenia), constituye el mejor ejemplo de longevidad atlética de la historia en pruebas de mediofondo y fondo. En los recientes Juegos de Río, con 41 años, ocupó la 5ª plaza en los 5000m con 13:06,78. En 1996, Lagat comenzó a estudiar Agricultura en Nairobi, pero ese mismo año se trasladó a la Universidad del Estado de Washington, en la que se graduaría en Gestión de Sistemas Informáticos en 2000. A diferencia de la mayoría de sus compatriotas, comenzó a destacar relativamente tarde. Su primer éxito internacional le llegó en 1999, en la Universiada de Palma de Mallorca, donde se proclamó campeón en 1500m. Ese año acreditó 3:30,56, si bien no se clasificó para el Mundial de Sevilla. En 2000 Lagat mejoró hasta 3:28,51 y fue bronce en los Juegos de Sídney. En 2003 fue plata en el Mundial en sala en 1500m. Poco antes del Mundial al aire libre de ese año se hizo público que se había detectado EPO en su sangre. Posteriormente el contraanálisis resultó negativo, pero esto hizo que se perdiese el Mundial de París.

En París, El Guerrouj ganó por 4ª vez consecutiva. Esta vez Reyes Estévez hizo de improvisada liebre los primeros 600m. A partir de ahí el marroquí se colocó en cabeza y se hizo con la victoria en 3:31,77. Intentó el doblete corriendo el 5000, prueba en la que se preveía un duelo entre él mismo y el etíope Kenenisa Bekele (1982). Pero, finalmente, quien se acabó imponiendo fue el entonces junior keniano, actual campeón olímpico de maratón, Eliud Kipchoge (1984) con unos excelentes 12:52,79. El Guerrouj fue 2º con 12:52,83 y Bekele 3º con 12:53,12.

Lagat volvió a la actividad el año olímpico de 2004 con un oro en 3000m en el Mundial en sala, que pasaba a disputarse en los años pares. El Guerrouj, sin embargo, había empezado con problemas respiratorios, lo que hizo que retrasase su puesta a punto. Poco antes de los Juegos de Atenas, en la reunión de Zúrich, el marroquí cosechaba su primera derrota en 1500m o en la milla desde la final de Sídney. Lagat consiguió batirlo con 3:27,40, por 3:27,64 del marroquí. Faltaban 16 días para la final olímpica y El Guerrouj se encontraba en una situación inédita para él. Tenía un rival que lo había derrotado la misma temporada, en una carrera rápida. A ello hay que añadirle la enorme presión  para conseguir el único título que le faltaba, que además era el más importante. Además era su última oportunidad. El Guerrouj supo, sin embargo, superar la adversidad en una apasionante final que no le resultó nada sencilla. Tras un comienzo lento, el paso a falta de 2 vueltas era de 1:47,4. En ese momento  decidió avivar el ritmo y se colocó en cabeza. Realizó un parcial de 54,8 entre el 700 y el 1100, con Lagat metro y medio detrás. En la última vuelta el marroquí continuó avivando el ritmo. En el último 100 Lagat se le acercaba peligrosamente y conseguía igualarlo a falta de 70m. Es muy probable que en ese momento a El Guerrouj se le apareciese la imagen de Sídney. Pero esta vez fue diferente, pues aguantó el pulso a su rival y consiguió doblegarlo cuando restaban 20m. El marroquí tuvo que correr el último 400 en 51,9 para terminar en 3:34,18. Lagat marcó 3:34,30. Tercero fue el portugués Rui Silva, 3:34,68, que al comienzo de la última vuelta estaba penúltimo a 1 segundo de la cabeza. Con 51, 3 fue el más rápido en el último 400. Tal vez con una mejor colocación habría podido luchar por el oro. El Guerrouj había corrido el último 800 en 1:46,8.

1 Hicham El Guerrouj MAR 3:34,18
2 Bernard Lagat KEN 3:34,30
3 Rui Silva POR 3:34,68
4 Timothy Kiptanui KEN 3:35,61
5 Ivan Heshko UCR 3:35,82
6 Michael East GBR 3:36,33
7 Reyes Estévez ESP 3:36,63
8 Gert-Jan Liefers NED 3:37,17
9 Adil Kaouch MAR 3:38,26
10 Mulugeta Wendimu ETI 3:38,33
11 Kamal Boulahfane ALG 3:39,02
12 Isaac Kiprono Songok KEN 3:41,72

 

Liberado de la presión del oro en 1500m, El Guerrouj estaba 4 días después en la salida del 5000, intentando realizar el doblete que le impidió Kipchoge el año anterior en el Mundial de París. Además del keniano, su otro gran rival sería otra vez Bekele, que venía de ganar el 10000. Absolutamente relajado, El Guerrouj se impuso en una carrera no muy rápida con 13:14,39 a Bekele, 13:14,59, y Kipchoge, 13:15,10. Con este doblete, el marroquí se convertía en el segundo atleta de la historia en conseguir tal logro. El primero fue el finlandés Paavo Nurmi (1897-1973) que en 1924, en el intervalo de 1 hora, ganó el oro en 1500m y en 5000m. La final de 5 Km de Atenas fue la última carrera de El Guerrouj. Aunque oficialmente no se retiró hasta mayo de 2006, ya no volvió a la alta competición. Década y media de plena dedicación al atletismo sin apenas problemas físicos se terminaba con un palmarés grandioso: 4 oros y una plata en 1500m en Campeonatos del Mundo al aire libre y 2 oros olímpicos en 1500m y 5000m, además de una plata en 1500m. Fue líder del año en 1500m 8 temporadas consecutivas de 1996 a 2003. En el momento de su retirada, de los 20 mejores tiempos en 1500m, 13 eran suyos. Sus plusmarcas mundiales de 1500m, 3:26,00, milla, 3:43, 13, y 2000m, 4:44,79, continúan vigentes más de 3 lustros después. Nunca una plusmarca de 1500m o de la milla había durado tanto.

El Guerrouj fue Premio Príncipe de Asturias en 2004. En la actualidad es miembro de la comisión de atletas del COI.

Los mejores 1500 (VIII): final de Sidney 2000

El caso del keniano Wilfred Oanda Kirochi (12 12 1969) resulta muy curioso. Se trata de un atleta cuyo paso por la categoría junior fue perfecta. En 1986, con 16 años, se proclamó campeón mundial de la categoría en 1500m, logro que repetiría 2 años después. Entre medias, ganó los mundiales de cross juniors de 1987 y 1988. Lo que él no sabía las dos veces que se proclamó vencedor mundial de 1500m es que había derrotado a los 3 siguientes campeones olímpicos. Peter Rono (1967), plata en 1986, sería campeón olímpico en Seúl, Fermín Cacho (1969), bronce en 1988, sería campeón en Barcelona y Nourreddine Morceli (1970), plata en 1988) sería campeón en Atlanta. Kirochi, tuvo, sin embargo un recorrido corto en categoría absoluta. Fue plusmarquista nacional de 1500m, 3:32,57 en 1989, y subcampeón mundial en 1991, año en que corrió la milla en 3:49,77. No se clasificó para los Juegos de 1992. Su mejor marca, 3:32,49, data de ese año, su última temporada en la élite.

El vacío dejado por la generación de los 80 a finales de la década se ocupó rápidamente por otro atleta procedente del Norte de África, el argelino Nourreddine Morceli, nacido en Ténès el 28 de febrero de 1970. Entrenado por su hermano Abderramán, un exmediofondista de 3:36,26 en 1977, consiguió liderar las listas del año en 1500m desde 1990 hasta 1995. Fue oro en 1500m en los mundiales de 1991, 1993 y 1995 y en los Juegos de Atlanta de 1996. Tan solo falló, inexplicablemente, en los Juegos de Barcelona, en los que resultó vencedor Fermín Cacho. Morceli, en una carrera muy lenta, solo pudo ser 7º. Compensó este fracaso parcialmente con la superación de la plusmarca mundial de 1500m que tenía Said Aouita (1959) desde el mágico año de 1985 con 3:29,46. En la pista milagro de Rieti, el 6 de septiembre, realizó unos excelentes 3:28,86. Nadie había bajado de 3:30,00 desde que lo hiciera Seb Coe (1956) en 1986. Un año menos un día después de la plusmarca de 1500m, en el mismo lugar, el argelino marcó 3:44,39 en la milla, casi 2 segundos menos que la anterior plusmarca, 3:46,32, que tenía Steve Cram (1960) desde 1985. Salvo en la final olímpica de Barcelona, la tiranía ejercida por Morceli en el mediofondo fue absoluta hasta 1996. El 12 de julio de 1995 mejoró su plusmarca mundial de 1500m por un margen de segundo y medio, 3:27,37. La diferencia con la segunda mejor marca de siempre, la antigua plusmarca de Aouita, era de más de 2 segundos. Morceli poseyó también el primado mundial de 3000m, 7:25,11 (Mónaco, 02 08 1994) y de 2000m, 4:47,88 (París, 03 07 1995). Además realizó 1:44,79 en 800m (Annaba, 29 07 1991), 2:13,73 (Villeneuve d’Ascq, 02 07 1993), 3ª mejor marca de siempre entonces, y 13:03,85 en 5000m (17 08 1994).

El gran rival de Nourreddine Morceli fue el español Fermín Cacho Ruiz, nacido en Ágreda (Soria) el 16 de febrero de 1969. Cacho, inicialmente menos interesado en las marcas que en las competiciones oficiales, fue finalista en todos los campeonatos importantes desde 1991 a 1999: 5º en el Mundial 1991, campeón olímpico en 1992, subcampeón mundial en 1993, campeón de Europa en 1994, 8º en el Mundial 1995, subcampeón olímpico en 1996, subcampeón mundial en 1997, bronce en el Europeo de 1998 y 4º en el Mundial 1999. Tras una lesión en 2000 se retiró. Cacho fue el protagonista del mayor éxito del atletismo español. Sucedió en la final olímpica de 1500 en 1992. Tras correr una semifinal rapidísima en 3:34,93 se encontró con una final muy lenta, que le favorecía. Colocado en 4ª posición, algo encerrado, pasó el 1100 en 2:49,5. Consiguió alcanzar la segunda posición y, finalmente, adelantar por dentro a falta de 200 metros, al líder, el keniano, 4º en LA84, Joseph Chesire (1961), que no protegió bien la cuerda. El acelerón final de Cacho le permitió hacerse con el oro en 3:40, 16 (50,6 la última vuelta). La valía de Cacho, sin embargo, no se veía reflejada en su plusmarca personal, que hasta 1997 fue de 3:32,01. Ese año decidió buscar un registro más acorde con su categoría. El 13 de agosto en Zúrich superaba la vieja plusmarca europea de Steve Cram, 3:29,67 desde la carrera de Niza 1985, con 3:28,95, a 0,04 de la nueva estrella marroquí del mediofondo Hicham El Guerrouj (1974), ganador ese día.

Hicham El Guerrouj nació en Berkane (Marruecos) el 14 de septiembre de 1974. Comenzó corriendo 5000m. En el Mundial Junior de Seúl de 1992 fue medalla de bronce con 13:46,79. El oro y la plata, tras un final trepidante, fueron respectivamente para el etíope Haile Gebreselassie (1973), 13:36,06, y el keniano Ismael Kirui (1975), 13:36,11. Kirui se tomó cumplida venganza 1 año después. Ambos atletas habían progresado tanto que se enfrentaron en la final de 5000 del Mundial de Stuttgart. En esa ocasión, también en los últimos metros, el vencedor fue Kirui, aún junior, con 13:02.75, frente a los 13:03,17 de Gebre. El Guerrouj no tomó parte en ese campeonato, pero, tras cambiarse al 1500, ya dio muestras de su clase en 1994, cuando corrió en 3:33,61. En 1995 llegó al Mundial de Stuttgart con 3:31,53. Fue plata en una carrera dominada por el entonces intratable Morceli. El bronce fue para el corredor de Burundi Vetuste Niyongabo (1973).

El Guerrouj era un atleta serio, disciplinado, caballeroso y con una enorme capacidad para entrenar y asimilar el trabajo. Estuvo en la élite 10 temporadas. Lideró la lista mundial de 1500m 8 años consecutivos. En 1996 se había preparado para ganar el oro en Atlanta. Justo antes de los Juegos había bajado por primera vez de 3:30, 3:29,59, a 0,09 de la mejor marca del año de Morceli. Niyongabo, que tenía 3:30,09 de ese año, decidió correr el 5000, donde consiguió el oro. La final de Atlanta sería un duelo entre los dos magrebíes, con Fermín Cacho, muy recuperado tras el mal 1995, expectante. Las dos primeras vueltas transcurrieron lentas. A falta de 600 metros, Morceli tomaba la cabeza, con Cacho y El Guerrouj colocados inmediatamente detrás. En la recta de llegada, El Guerrouj pasó a la segunda posición y cuando trataba de igualarse a Morceli tropezó y se cayó al suelo, obstaculizando a Cacho. Morceli, que marcaba 2:42,28 a falta de una vuelta, dándose cuenta de lo sucedido, aceleró el ritmo. Cacho se pudo recuperar, pero el argelino ya estaba muy lejos. Morceli consiguió mantener su ventaja y ganó con 3:35,78 (53,5 la última vuelta). Cacho, 3:36,40 fue segundo. Hay quien piensa que si El Guerrouj no se hubiese caído habría tenido muchas posibilidades de ganar, pues Morceli ya no parecía el atleta arrasador de otros años.  De hecho, El Guerrouj acabó arrebatándole el tope del año con 3:29,05. La decadencia que apuntaba Morceli en 1996 acabó siendo evidente en el Mundial de Atenas de 1997. En la final de 1500  se quedó fuera del podio, superado por El Guerrouj, Cacho y el joven Reyes Estévez (1976).

Reyes Estévez Fernández, nacido en Cornellá (Barcelona) el 2 de agosto de 1976, fue uno de los atletas con mayor talento natural del atletismo español. Doble campeón de Europa junior en 1993 y 1995, acudió a Atlanta donde llegó a semifinales. Repitió el bronce de Atenas 2 años después en Sevilla. Entre ambos metales fue campeón de Europa de 1500m. En esta primera etapa de su carrera deportiva, era capaz de cambiar a falta de 200m como Steve Ovett (1955) en su época dorada. No acudió a los Juegos de Sídney por baja forma. En el Europeo de 2002 consiguió la medalla de plata. Fue 5º y 6º respectivamente en los Mundiales de 2001 y 2003 y 7º en la final de Atenas 2004.

El Guerrouj realizó en Roma el 14 de julio de 1998 una plusmarca mundial estratosférica, 3:26,00,  vigente tras 18 años. Un año más tarde, en el mismo lugar, se hizo con el tope mundial de la milla, 3:43,13, también vigente. Ambos tiempos son con diferencia las plusmarcas mundiales más longevas de 1500m y de la milla. Sin embargo, en la carrera de la milla, al marroquí le salió un rival de mucha categoría, Noah Ngeny (1978), que registró 3:43,40. Volvieron a enfrentarse ambos en la final del Mundial de ese año, celebrado en Sevilla. La carrera, lanzada por Adil Kaouch (1979) para su compatriota El Guerrouj, fue rapidísima. Venció El Guerrouj en 3:27,65, por delante de Ngeny, 3:28,73, y de los tres españoles Reyes Estévez, 3:30,57, Fermín Cacho, 3:31,34, y Andrés Díaz (1969), 3:31,83.

Noah Kiprono Ngeny, nacido en Uasi Gishu District (Kenia) el 2 de noviembre de 1978, comenzó a destacar en 1997, cuando superó las plusmarcas mundiales junior de 1500m y la milla con 3:32,91 y 3:50,41. Se incorporó a la élite mundial en 1999, con sus 3:43,40 en la milla, la plata mundialista con marca personal de 3:28,73 y, sobre todo, por acabar con la última plusmarca mundial de Seb Coe. Coe consideraba sus 2:12,18 en 1000m su joya más preciada. Ese año 1999, el 5 de septiembre en Rieti, Ngeny marcó 2:11,96. Antes de los Juegos de Sídney volvió a mejorar en 1500m con 3:28,12. Era la mayor amenaza para El Guerrouj en su lucha por el oro olímpico.

El quinto clasificado en Sevilla, con mejor marca personal, Andrés Manuel Díaz Díaz (La Coruña, 7 de diciembre de 1969), había realizado una excelente temporada en pista cubierta ese año. Superó la plusmarca europea de 1500m, en poder de Peter Elliot (1962), con 3:33,32, vigente. Poco después en el Mundial de Maebashi fue bronce, 3:34,46, tras Haile Gebreselassie, 3:33,77, y el keniano Laban Rotich (1969), 3:33,98. Díaz fue 7º en la final de los Juegos de Sídney.

Tras la final de Sevilla, El Guerrouj aún tuvo tiempo para una plusmarca mundial más. El 7 de septiembre en Berlín corrió los 2000m en 4:44,79, 3,11 segundos mejor que la anterior plusmarca de Morceli. Cuatro días antes no pudo con los inabordables 7:20,67 del keniano Daniel Komen (1976). El marroquí hizo, no obstante, unos excelentes 7:23,09 que siguen siendo la segunda mejor marca de siempre.

La final olímpica de Sídney tendría lugar el 29 de septiembre de 2000. El Guerrouj volvía a liderar la lista mundial del año con 3:27,21, en Zúrich el 11 de agosto. Noah Ngeny fue 2º con 3:28,12 y otro keniano, Bernard Lagat (1974), 3º con 3:28,51. Es decir, que aunque el marroquí había ganado con cierta autoridad, los kenianos no estaban tan lejos. La última derrota de El Guerrouj databa de la final del Atlanta, donde se había caído. Era el plusmarquista mundial y poseía 6 de las 10 mejores marcas de siempre en 1500m. En Sídney no quiso arriesgarse a una carrera lenta y trató de repetir la táctica de Sevilla. Esta vez, eliminado Kaouch, el encargado de lanzar la prueba fue Yousef Baba (1979) acreditado en 3:33,92. Pasó muy rápido en 54,14 la primera vuelta con El Guerrouj inmediatamente detrás y los dos kenianos, Ngeny y Lagat, a continuación. Baba ralentizó notablemente el ritmo y pasó el 800 en 1:54,77, sin que las posiciones de los 4 primeros se hubiesen alterado. En ese momento, El Guerrouj tomó la cabeza para avivar la prueba. Marcó 2:51,67 en el 1200, pero no lograba despegar a los 2 kenianos. Al entrar en la última recta estos trataron de superarlo. Ngeny lo conseguía a falta de 40 metros y se proclamó campeón olímpico con 3:32,07, nueva plusmarca de los Juegos. Estos fueron los resultados:

1. Noah Ngeny KEN 3:32,07
2. Hicham El Guerrouj MAR 3:32,32
3. Bernard Lagat KEN 3:32,44
4. Mehdi Baala FRA 3:34,14
5. Kevin Sullivan CAN 3:35,50
6. Daniel Zegeye ETH 3:36,78
7. Andrés Manuel Díaz ESP 3:37,27
8. Juan Carlos Higuero ESP 3:38,91
9. John Mayock GBR 3:39,41
10.Jason Pyrah USA 3:39,84
11.Driss Maazouzi FRA 3:45,46
12.Youssef Baba MAR 3:56,08

 

Tras su caída en Atlanta, El Guerrouj sufría una nueva decepción. No pudo hacer valer sus 4 victorias previas ante Ngeny ni sus 4 años sin derrotas. Perdió su imbatibilidad en el peor momento. Tal vez llegó a los Juegos algo pasado de forma, o tal vez la presión se volvió contra él. Ya solo le quedaba una oportunidad, Atenas 2004.

Ngeny, por su parte, se convertía en el tercer keniano campeón olímpico de 1500, tras el mítico Kip Keino (1940), campeón en 1968, y el sorprendente Peter Rono, oro en 1988. Con 21 años tenía un espléndido futuro por delante, pero un accidente de tráfico al año siguiente lo obligó a retirarse de la alta competición.

El que sí daría mucho que hablar fue el medallista de bronce Bernard Lagat, quien 4 años después se convertiría en la mayor amenaza en el camino de El Guerrouj para no ser un grande sin oro olímpico.

 

 

Los mejores 1500 (VII): reunión de Niza 1985

A mediados de los 80 un notable grupo de mediofondistas se estaba aproximando a la barrera de 3:30,00. Al terminar la temporada de 1984, 8 atletas habían bajado de 3:32,00. Algunos ya no estaban en su mejor momento, pero para otros había llegado la oportunidad de intentar superar la barrera mítica. Esta era la situación antes de comenzar 1985:

  1. 3.30,77 Steve Ovett GBR Rieti 04 09 1983
  2. 3:31,34 Sydney Maree USA Colonia 28 08 1983
  3. 3:31,54 Said Aouita MAR Hengelo 06 07 1984
  4. 3:31,58 Thomas Wessinghage RFA Coblenza 27 08 1980
  5. 3:31,66 Steve Cram GBR Bruselas 26 08 1983
  6. 3:31,95 Seb Coe GBR Estocolmo 07 07 1981
  7. 3:31,96 Harald Hudak Coblenza 27 08 1980
  8. 3:31,96 Steve Scott USA Coblenza 26 08 1981
  9. 3:32,16 Filbert Bayi TAN Christchurch 02 02 1974
  10. 3:32,4 John Walker NZL Oslo 30 07 1975

De esta lista de atletas, los mejores candidatos para llevar a distancia a menos de 3 minutos y medio eran probablemente Sebastian Coe (1956), Steve Cram (1960) y Said Aouita (1959). Coe había realizado su mejor marca de 3:31,95 en 1981, tal vez su mejor año, en el único 1500 que había corrido esa temporada. Prefirió dedicarse a arrebatarle, dos veces, la plusmarca mundial de la milla a Steve Ovett (1955). Tras dos años con problemas de salud serios, volvió a lo más alto ganando el oro en Los Ángeles, con plusmarca olímpica 3:32,53. Después de los Juegos ganó en Zúrich,3:32,39, y dio por finalizada la temporada. Para Cram su mejor año había sido 1983, oro en Helsinki y mejores marcas personales en 800m, 1:43,61, y 1500m, 3:31,66. En 1984 problemas con un tendón de Aquiles retrasaron su puesta a punto. El correr tan elegante de Cram tenía un punto débil, la sobrecarga de los tendones de Aquiles. Esto acabó finalmente mermando su rendimiento de forma muy notable a partir de 1987. En los Juegos se mostró muy recuperado, aunque no pudo con el inabordable Coe. Acabó el año con una mejor marca de 3:33,13 y con 3:49,65 en la milla, su tiempo más rápido.

Otro de los candidatos era el marroquí Said Aouita, nacido en Kenitra el 2 de noviembre de 1959. Aouita fue un atleta de gran talento natural, enorme capacidad de trabajo y ambición desmedida. Su perfeccionismo lo llevó a salir por plusmarca mundial en cada carrera fuera de campeonatos entre 1985 y 1987. El primer éxito internacional le llegó en 1981, cuando se proclamó campeón mundial universitario de 1500m con 3:38,43, vigente plusmarca de los campeonatos. En 1983 se presentó en Helsinki, en el primer campeonato mundial, con 3:32,54, entonces mejor marca del año. En una carrera muy lenta, se encargó de cambiar de ritmo a falta de 500 metros, pero acabó superado por Cram y por Steve Scott (1956). No obstante se hizo con un buen bronce. Ese año también corrió los 800m en 1:44,38. A principios de la temporada de 1984 sorprendió con 13:04,78 en 5000m, la segunda mejor marca de siempre por detrás de los 13:00,41 de Dave Moorcroft (1952). Poco después realizó 3:31,54 tercera mejor marca de siempre en 1500m. En Los Ángeles optó por correr el 5000, que juzgó probablemente más asequible. Se impuso con 13:05,59 (último 1000 en 2:26,94, último 400 en 55,09), nueva plusmarca olímpica. En las reuniones posolímpicas siguió sin coincidir con Coe. En Zúrich se le organizó una milla (Coe corría el 1500), que ganó con 3:49,54. Poco después marcó en 3000m 7:33,3 a 1,2 segundos de la plusmarca mundial de Henry Rono (1952). Terminó la temporada imbatido ganando una milla en Londres, en la que Cram se cayó a falta de 300 metros.

En 1985 no había grandes campeonatos, lo que lo convertía en un año propicio para los grandes registros. Cram decidió ponerse manos a la obra y comenzó mejorando su marca de 1500m con 3:31,34 en el estadio Bislett el 27 de junio. La siguiente parada sería la reunión Nikaia en Niza el 16 de julio. Las carreras en pos de las plusmarcas no suelen ser competidas, pues habitualmente solo uno de los atletas tiene posibilidades reales de conseguir el objetivo. En Niza, sin embargo, los organizadores consiguieron reunir un excelente plantel de milleros, del que sobresalían Cram y Aouita. También se esperaba mucho del brasileño campeón olímpico de 800 Joaquim Cruz (1963). Scott y José Luis González (1957) completaban un gran elenco de mediofondistas. Era la primera vez que coincidían Cram y Aouita en plena forma y en igualdad de condiciones. Se habían enfrentado otras dos veces: en Helsinki 2 años antes Cram era aún algo superior y en una milla en Londres un año después Cram se había caído en la última vuelta. Las liebres serían Babacar Niang (1958), acreditado en 1:45,71 en 800, y el finalista olímpico de 1500, el sudanés Omar Khalifa (1956, 3;34,59). Desde el pistoletazo de salida, Cram corrió muy claramente por la plusmarca mundial, colocándose inmediatamente detrás de las liebres. Aouita, muy nervioso, no acababa de encontrar su sitio y se pasó gran parte de la carrera por la calle 2. Babacar Niang pasó la primera vuelta demasiado rápido, en 54,1, 1,4 segundos por delante de Cram, que corría con Cruz pisándole los talones. Niang llegó hasta el 800 en 1:53,7, momento en que Khalifa se hizo con la cabeza, con Cram, 1:53,9, muy cerca y por detrás Cruz, José Luis González y Aouita mal colocado por la calle 2 a la altura de Scott. Cruz comenzaba a dar muestras de fatiga, lo que aprovechó González para pasar a la tercera posición. En ese momento Aouita estaba a unos 7 metros de Cram pero consiguió llegar a la cuarta posición en la recta principal. A falta de 400 metros, Cram, que se veía muy suelto, inició la maniobra de adelantamiento a Khalifa, González se fue detrás de él, lo mismo que Aouita. El británico pasó ya en solitario el 1200 en 2:49,7, 8 metros por delante de González, en ese momento sobrepasado por Aouita. La ventaja de Cram parecía insalvable. Al entrar en la última recta estaba unos 6 metros por delante del marroquí, pero este, en un memorable acelerón final, acabó quedándose a tan solo 0,04 del británico, quien en ningún momento descompuso su elegante figura. Cram lo había conseguido. Se había convertido con 3:29,67 en el primer atleta en correr un 1500 por debajo de 3:30,00. Por detrás, Aouita 3:29,71, González recuperaba la plusmarca nacional al hacer 3:30,92 y Scott mejoraba 0,2 su mejor tiempo con 3:31,76. Los resultados fueron:

  1. Steve Cram GBR 3:29,67
  2. Said Aouita MAR 3:29,71
  3. José Luis González ESP 3:30,92
  4. Steve Scott USA 3:31,76
  5. Pascal Thiébaut FRA 3:35,50
  6. Dominique Bouchard FRA 3:36,88
  7. Joaquim Cruz BRA 3:37,10
  8. Chuck Aragon USA 3:37,11

Cram hizo 53,4 en la última vuelta, un tiempo rapidísimo, y más en una carrera de plusmarca mundial. Aouita fue aún más veloz y cubrió los últimos 400 metros en 52,7. Demostrando mal perder, el marroquí, muy aficionado a declaraciones poco apropiadas, intentó culpar a González de su derrota, acusándolo de obstaculizarlo en la última vuelta. En el vídeo se ve  que el problema no es González, sino la mala colocación del propio Aouita durante toda la carrera.

Los dos protagonistas principales de la carrera de Niza volvieron a coincidir en Oslo, el 27 de julio, aunque no en la misma prueba. Aouita corrió el 5000 en 13:00,40, 0,01 menos que la plusmarca mundial anterior de Moorcroft, bien secundado por Sydney Maree (1956), 13:01,15. Cram tomó parte en la milla de ensueño, donde volvían a estar González y Scott. La otra estrella era el plusmarquista mundial Seb Coe, quien ya había hecho un 800 en 1:44,25 unos días antes. Coe, sin embargo, no tuvo opción y fue testigo de la pérdida de su plusmarca. Cram ganó en 3:46,32. Coe, 3:49,22, se vio también superado por González, que realizó 3:47,79.

El 4 de agosto Cram se hizo con la plusmarca mundial de 2000m, que tenía John Walker (1952), con 4:51,39, por 0,01. El 9 del mismo mes en un día frío y ventoso en Gateshead estuvo, con 2:12,85, muy cerca de la plusmarca mundial de Coe de 1000m, 2:12,18. El 21 de agosto Cram terminó su temporada haciendo su mejor marca en 800m, 1:42,88, derrotando a Joaquim Cruz, 1:43,23. Tras 5 semanas agotadoras, una lesión no permitió continuar al británico. Había superado 3 plusmarcas mundiales. En la reunión de Zúrich también estuvo Said Aouita, que, una vez más, no coincidió con Coe, inscrito en el 1500. El marroquí corrió la milla en 3:46,92, bastante cerca de la reciente plusmarca mundial. Por su parte Coe realizó 3:32,13, su mejor registro en 4 años, pero cayó derrotado ante el suizo Pierre Deleze (1958), quien hizo plusmarca personal 3:31,75. José Manuel Abascal (1958), que venía de hacer 3:31,69, fue tercero con 3:32,52.

Tan solo 2 días después, en Berlín, Aouita conseguía la plusmarca mundial de 1500m. Su tiempo de 3:29,46 duraría 7 años en lo más alto. El marroquí se convertía así en al 4º atleta de la historia en simultanear los primados mundiales de 1500m y 5000m tras Paavo Nurmi (1897-1973), 3:52,6 y 14:28,2, Gunder Hägg (1918-2004), 3:43,0 y 13:58,2  y Sandor Iharos (1930-1996), 3:40,8 y 13:40,6. El 25 de agosto en Colonia Sydney Maree con 3:29,77, pasaba a ser en el tercer sub 3:30 de la historia.

Aouita, lesionado, también dio por finalizada su temporada, tras mes y medio de emociones muy intensas en el que la lista mundial de 1500 dio un vuelco histórico:

  1. 3:29,46 Said Aouita MAR Berlín  23 08 1985
  2. 3:29,67 Steve Cram GBR Niza 16 07 1985
  3. 3:29,77 Sydney Maree USA Colonia 25 07 1985
  4. 3.30,77 Steve Ovett GBR Rieti 04 09 1983
  5. 3:30,92 José Luis González ESP Niza 16 07 1985
  6. 3:31,58 Thomas Wessinghage RFA Coblenza 27 08 1980
  7. 3:31,69 José Manuel Abascal ESP Barcelona 13 08 1985
  8. 3:31,75 Pierre Deleze SUI Zúrich 21 08 1985
  9. 3:31,76 Steve Scott USA Niza 16 07 1985
  10. 3:31,95 Seb Coe GBR Estocolmo 07 07 1981

Es decir, de las 10 mejores marcas de siempre en aquel momento, 7 habían tenido lugar en ese mismo año de 1985, con 2 plusmarcas mundiales y 3 atletas y 4 tiempos por debajo de 3:30,00. Resultó curioso el caso de Seb Coe, quien en 1984 con 3:32,39 fue el segundo más rápido del año, y en 1985 con 3:32,13 fue el 8º.

Aouita y Cram ya no se volverían a enfrentar estando ambos en plenitud de condiciones. En 1986, el marroquí se centró más en el 5000, buscando bajar de 13:00,00. A punto estuvo de conseguirlo en La Coruña, donde realizó 13:00,86, en la carrera en la que Alejandro Gómez (1967) estableció la actual plusmarca nacional junior con 13:42,17. Aouita incluso corrió un 10000, en el que hizo 27:26,11 6º mejor marca de siempre en ese momento, a 12,30 de la plusmarca mundial del portugués Fernando Mamede (1951). También buscó con ahínco la plusmarca mundial de 3000m, 7:32,1, con tiempos de 7:32,54 y 7:32,23. Cram, por su parte, se preparó a conciencia para doblar 800m y 1500m tanto en los Juegos de la Commonwealth, como en los Europeos de Stuttgart. Consiguió el doblete en los primeros, pero en Stuttgart tuvo que inclinarse ante el poderío de Coe, 1:44,50, en un 800 bastante rápido, prueba en la que también lo derrotó Tom McKean (1963). Ganó, sin embargo, un táctico 1500 con 3:41,09, por delante de Coe, 3:41,67. Una semana después Seb Coe realizó 3:29,77, mejor marca mundial de ese año, a 0,31 de la plusmarca de Aouita. En la misma reunión Cram hizo 1:43,19 en 800m, también mejor marca del año.

1987 representó un punto de inflexión en la carrera atlética de Cram. Los tendones de Aquiles le dijeron basta y, aunque siguió compitiendo hasta 1993, nunca volvió a ser el atleta de los años anteriores. Aún era capaz de correr rápido en las reuniones (fue 2º en la lista mundial de 1987 y 1º en 1988), pero las tres rondas de los campeonatos le pesaban demasiado y lo dejaban fuera del podio. Aouita, por su parte, logró en 1987 romper la barrera de los 13 minutos en 5000, al correr en 12:58,39. También se hizo con la mejor marca de siempre en las 2 millas que tenía Steve Ovett, con 8:13,45, y superó la plusmarca mundial de 2000m de Steve Cram, al marcar 4:50,81. Ganó con facilidad el 5000 del Campeonato Mundial de Roma. En el 1500 Cram fue 8º. El ganador fue el somalí Abdi Bile (1962) por delante de José Luis González, que conseguía su primera medalla en un gran campeonato al aire libre.

Abdi Bile (Las Anod, Sool, Somalia 28 de diciembre de 1962) fue un corredor muy propenso a las lesiones. Pese a ello su carrera fue muy longeva. Participó en dos ediciones de los Juegos Olímpicos, en 1984 y en 1996. Saltó a la fama en 1987 cuando ganó el oro en el Mundial de Tokio, acabando en 1:46,6 las dos últimas vueltas. Se perdió los Juegos de Seúl por lesión. En 1989 lideró la lista mundial con 3:30,55, su mejor marca de siempre, y ganó el 1500 de la Copa del Mundo por delante de Seb Coe. No acudió al Mundial de Tokio ni a los Juegos de Barcelona por lesión. En el mundial de Stuttgart en 1993 fue bronce en el 1500. En los Juegos de Atlanta ocupó la 6ª posición.

José Luis González Sánchez había nacido en Villaluenga de la Sagra (Toledo) el 8 de diciembre de 1957. En 1975 fue subcampeón mundial junior de cross y bronce en el Europeo de 3000. Se trataba de un atleta muy versátil, capaz de ganar el campeonato de España de cross y correr en 1:46,6 los 800 metros. En 1979 superó la plusmarca española que tenía Abascal en 3:38,2, al correr en 3:36,32. En los 2 años siguientes llevó el primado español a 3:35,1 en 1980 y a 3:34,41 en 1981. Ese año hizo en la milla 3:49,67. Se lesionó en 1982, año en que fue campeón de Europa en sala, y vio cómo Abascal lo superaba al aire libre con 3:33,12. Tras actuaciones muy malas en Helsinki en 1983 y en Los Ángeles en 1984 recuperó su autoestima en 1985 con las plusmarcas españolas de 1500m, 3:30,92, la milla, 3:47,79, y el 5000, 13:15,90. En 1986 era favorito para medalla en el Europeo pero fue 4º. En 1987 mejoró su plusmarca nacional de 5000 m, 13:12,34, 3ª mejor marca mundial aquel año, y fue subcampeón mundial de 1500m, su mayor éxito. No pudo ir a Seúl por lesión. Siguió compitiendo hasta 1992, año en que tomó parte en los Juegos de Barcelona, pero ya no volvió a ningún podio al aire libre.

1987 acabó para Aouita con una derrota. En los Juegos del Mediterráneo, tras haber ganado el 1500 y el 5000, corrió la final de obstáculos. Fue 2º con 8:21,92, batido por el italiano Alessandro Lambruschini (1965), 8:19,72. Esta fue su primera derrota desde la carrera de Niza 2 años antes. Entre ambas, 42 victorias en pruebas desde 800m hasta el 10000m y 5 plusmarcas mundiales.

En los Juegos de Seúl de 1988 estaba previsto un nuevo enfrentamiento entre Cram y Aouita. El marroquí decidió volver a sus orígenes e inscribirse en el 800 y el 1500, lo mismo que Cram. Aouita llegó a la capital de Corea con marcas del año de 1:43,86 y 3:32,69, Cram con 1:43,42 y 3:30,95. Pero ninguno de los dos se encontraba en buen momento y el enfrentamiento se quedó reducido a una serie de cuartos de final de 800, ganada por Aouita, en la que Cram, 6º, resultó eliminado. La generación que bajó de 3:30 se había difuminado: a Coe las lesiones le impidieron hacer la mínima dentro del plazo, González y Abascal estaban lesionados, lo mismo que Abdi Bile, Jim Spivey (1961), bronce en el Mundial de 1987 y 3:31,01 ese año, no se había clasificado… Quien sí estaba era Steve Scott, pero ya no era el de antaño. Como se ha dicho, Cram no entró en la final de 800. Aouita, con un aparatoso vendaje, fue 3º en la final, 1:44,06, en una carrera muy rápida ganada por el sorprendente keniano Paul Ereng (1967)1:43,45. Joaquim Cruz, 1:43,90, que volvía a la competición tras un interminable calvario de lesiones, consiguió la plata. El marroquí se clasificó para las semifinales de 1500m, pero no salió. La final resultó decepcionante. A falta de 2 vueltas el keniano Peter Rono (1967) se puso en cabeza y aceleró el ritmo, con el grupo pisándole los talones. Parecía que en un momento dado lo pasarían pero entró en la recta el primero. Daba la sensación de que se le echarían encima, pero su última vuelta en 52,93 le bastó para ganar en 3:35,96. El británico Peter Elliott (1962) fue 2º y el alemán Jens Peter Herold (1965) 3º, dejando a Cram, 4º, sin medalla. Peter Rono había sido plata en el primer Campeonato del Mundo Junior celebrado en Atenas 2 años antes. No volvió a la final de ningún gran campeonato. La marca de Seúl fue la suya mejor de siempre.

Cram fue 5º en el Europeo de 1990 y ya no entró en ninguna otra final importante. En la actualidad es comentarista de Eurosport. En cuanto a Aouita, en 1989 consiguió por fin la plusmarca mundial de 3000 m, con 7:29,45, primera marca sub 7:30 y ganó los 5000m de la Copa del Mundo celebrada en Barcelona. En 1991 se clasificó para la final del Mundial de Tokio, pero solo pudo ser 11º. El ganador fue otro magrebí, el argelino Nourredine Morceli (1970), que ocuparía el trono de los 1500 durante 6 temporadas.

 

 

Los mejores 1500 (VI): final de Los Ángeles 1984

A principios de 1984 la carrera atlética de Sebastian Coe (1956) había encallado. Para un importante sector de la prensa definitivamente. Después de 6 años progresando y rompiendo límites, en 1982 y 1983 las fuerzas parecían haberlo abandonado. Determinar la causa resultó complejo. Finalmente pudo diagnosticarse de toxoplasmosis, una enfermedad producida por un parásito, habitualmente benigna, pero que en el caso de Coe no lo fue tanto. En esos 2 años no solo había perdido condición física, sino también su jerarquía en el 1500. Mientras Steve Ovett (1955) tampoco estaba en su mejor momento, otro británico Steve Cram (1960) se había hecho brillantemente con el oro en los Juegos de la Commonwealth, en el Campeonato de Europa y en el Campeonato del Mundo. La prensa tenía nuevo ídolo y dejó de prestar atención a los viejos rivales de los Juegos de Moscú.

Sebastian Newold Coe había nacido en Chiswick (Londres) el 29 de septiembre de 1956 en el seno de una familia acomodada. Su padre, Peter, era ingeniero y su madre, Angela, actriz de teatro. Por el trabajo de Peter, la familia se trasladó a Sheffield cuando Seb era pequeño. El joven Seb comenzó a practicar atletismo a los 12 años. Peter Coe, gran aficionado al deporte, no estaba de acuerdo con el entrenamiento basado en volúmenes altos que aplicaban a su hijo. De modo que, con formación autodidacta, decidió entrenarlo él mismo. Su condición de ingeniero condicionó que diese mucha importancia a la biomecánica. Siendo Seb adolescente pronosticó que sería el primer hombre en correr el 1500 en menos de 3:30. No se equivocó por mucho, pues su hijo fue el 4º atleta en superar esa barrera mítica.

El joven Seb afrontó su primera prueba importante en la final de 1500m del Eurojunior de 1975, celebrado en Atenas. Allí consiguió la medalla de bronce, detrás del juvenil finlandés Ari Paunonen (1958) y del entonces soviético Dimitri Dimitriev (1956). El primero repetiría título 2 años más tarde en Donetz (Ucrania) y desaparecería el mapa atlético. El segundo sería 4º en el 5000 del primer Campeonato Mundial. 8º en la carrera de Atenas fue José Manuel Abascal (1958), como Paunonen, aún en categoría juvenil. Durante sus años de junior y sus primeros años en categoría absoluta, Coe compaginó el atletismo con sus estudios de Ciencias Políticas y Económicas en la Universidad de Loughborough. Se licenciaría en 1979. Sus mejores tiempos en categoría junior fueron 1:53,8 en 800m, 3:45,2 en 1500m y 8:14,8 en 3000m, buenas marcas, pero que en absoluto hacían presagiar lo que sucedería en los años siguientes, salvo para Peter Coe.

En 1976 alternó el 1500 y la milla con el 800. A finales de agosto de ese año corrió la milla en 3:58,35, su primera marca por debajo de 4 minutos. En los años siguientes se dedicaría principalmente al 800. Su primer éxito internacional le llegó en 1977, cuando se proclamó campeón de Europa de pista cubierta en San Sebastián. Ese mismo año, al aire libre, superó, con 1:44,95, la plusmarca británica de 800m. En 1978 volvió a mejorar la plusmarca nacional con 1:44,25. Esperaba convertirse en campeón de Europa en Praga en septiembre, pero un tiempo suicida en cabeza de 49,54 en la primera vuelta lo dejó sin fuerzas a partir de los 600 metros y lo relegó a la tercera posición, superado por el alemán Olaf Beyer (1957), con 1:43,84 y por Steve Ovett, que le arrebató la plusmarca británica con 1:44,09.  Esta plusmarca le duró a Ovett escasas semanas, ya que el 15 de septiembre en Crystal Palace, Coe, con 1:43,97, se convirtió en el primer británico en correr la distancia por debajo de 1.44,0.

1979 fue el año de la explosión atlética de Coe. Sin campeonatos importantes (entonces no había campeonato mundial), se centró en la consecución de plusmarcas mundiales. El 5 de julio, en Oslo, sorprendió al mundo atlético con una estratosférica marca en 800m de 1:42,33, 1,11 segundos por debajo de la plusmarca mundial del cubano Alberto Juantorena (1950). Doce días después en el mismo estadio Bislett recuperó la plusmarca mundial de la milla para las Islas Británicas, al correr la distancia en 3:48,95 (marca homologada en 3:49,0), con plusmarca europea de 1500m al paso (3:32,8). El último plusmarquista mundial británico de la milla había sido Derek Ibbotson (1932) con 3:57,2 en 1957.Un mes después, en Zürich, Coe se hizo también con la plusmarca mundial de 1500m, con 3:32,03 (homologada 3:32,1). Solo el alemán Otto Peltzer (1900-1970) había conseguido ser plusmarquista mundial de 800m y 1500m. Las plusmarcas de Coe continuaron en 1980. El 1 de julio en el estadio Bislett consiguió el tope mundial de 1000m, con 2:13,40, medio segundo mejor que el anterior, de Rick Wohlhuter (1950). Durante unos minutos Coe fue el único atleta de la historia en monopolizar las 4 plusmarcas del mediofondo (800m, 1000, 1500m y milla). Esos minutos fueron los que transcurrieron desde el final del 1000 hasta el final de la milla en la misma reunión, carrera en la que Steve Ovett estableció un nuevo primado mundial con 3:48,8.

El gran duelo entre ambos tendría lugar pocos días después en Moscú. Coe aspiraba a los dos oros, Ovett también. Había algunas ausencias importantes sobre todo en 1500m como las de Thomas Wessinghage (1953), Steve Scott (1956) o John Walker (1952) La primera parte del duelo tuvo lugar la tarde del 26 de julio, la final de 800m. Seb, excesivamente nervioso, temeroso de cometer el mismo error que en Praga dos años antes, prefirió mantenerse en puestos secundarios. La primera vuelta se pasó en 54,55. A falta de 200 metros el soviético Nicolai Kirov (1957) dio un acelerón, con Ovett detrás y Coe en quinta posición muy lejos de la cabeza. El final de Ovett lo llevó al oro en 1:45,40. Coe a duras penas se hizo con la medalla de plata (1:45,85). Hijo mío, has corrido como un idiota, Peter Coe no se anduvo por las ramas. Mañana será otro día y dará comienzo otra batalla , parece que contestó Seb. La prensa británica ensalzaba a Ovett, pese a que no les hablaba, y no tenía piedad de Coe. Al día siguiente la situación se presentaba difícil para Coe. Había perdido en su a priori mejor prueba, su autoestima estaba por los suelos y la de su rival por las nubes. El 1 de agosto, los dos rivales estaban nuevamente en la línea de salida de una final. Esta vez Coe se pegó al alemán Jürgen Straub (1953), quien dio paso al 400 (61,1) y al 800 (2:04,9). Steve, tras su oro, parecía algo menos motivado. El alemán continuó en cabeza en el 1200 acelerando (2:59,1) con los dos británicos pisándole los talones. A falta de 200 metros se abrió un pequeño hueco de 4 metros, insuficiente para descolgar a Coe, pues este superó a Straub a falta de 100 metros. Parecía que Ovett se le iba a echar encima, pero Straub logró aguantar la posición. Coe, majestuoso, se hizo con el oro en 3:38,40, Straub fue segundo (3:38,80) y Ovett tercero (3:38,99).

Moscú no resolvió la pregunta de quién era el mejor. Coe tras un 1500 en 3:32,19 en Zúrich dio por terminada la temporada debido a dolores lumbares. Ovett, por su parte, superó la plusmarca de 1500m de Coe con 3:31,36. Los dos rivales se prepararon para una terrible lucha que tendría lugar al año siguiente en pos de las plusmarcas mundiales. Coe comenzó pronto la temporada. El 10 de junio de 1981, en Florencia, volvió a dejar al mundo atlético boquiabierto con un tiempo en 800m de 1:41,73. El 7 de julio en Estocolmo hizo su único 1500 del año que corrió en 3:31,95, su mejor marca. Podría haber rondado la plusmarca mundial, pero pasó el 800 en 1:49,1 (El Guerrouj pasó en 1:50,73 el día de la actual plusmarca mundial de 3:26,00). 4 días después, el 11 de julio, Coe estableció otra plusmarca asombrosa, 2:12,18 en el kilómetro. En la segunda mitad de agosto, en 10 días, recuperó en 2 ocasiones el primado mundial de la milla con 3:48,53 y 3:47,33. En el medio de ambas carreras Ovett había hecho 3:48,40. La lucha de las plusmarcas tenía a Coe como ganador.

La temporada de ambos mediofondistas británicos de 1981 había concitado un enorme interés mediático, lo que había hecho que finalmente ambos cediesen a enfrentarse fuera de los grandes campeonatos. En 1982, además de los Campeonatos Europeos, que se celebrarían en Atenas en septiembre, se habían previsto tres enfrentamientos: un 3000 en Crystal Palace, un 800 en Niza y una milla en Oregon. Una fractura de estrés sufrida por Coe a principios de año hizo que los enfrentamientos previstos no tuviesen lugar. Coe se recuperó y comenzó su preparación para los Europeos, donde correría 800 y 1500. Ovett renunció por baja forma y Coe se vio derrotado sorprendentemente en el 800 por el alemán Hans Peter Ferner (1956). Unos exámenes médicos sugirieron que el británico padecía una enfermedad vírica denominada mononucleosis infecciosa. Le recomendaron no correr el 1500, carrera en la que se impuso la nueva estrella británica Steve Cram. A principios de  1983, Coe parecía plenamente recuperado. En la temporada en sala consiguió las plusmarcas mundiales de 800m (1:44,91) y 1000m (2:18,58). Al aire libre, sin embargo, y pese a correr los 800 en 1:43,80, comenzó a sufrir derrotas que lo llevaron a consultar sobre su condición física. La enfermedad del año anterior había reaparecido. Dado que esa no es la evolución normal de la mononucleosis infecciosa, se realizó una biopsia de un ganglio linfático, que reveló que Coe padecía toxoplasmosis. Ello significaba la renuncia inmediata al Campeonato Mundial de Helsinki y una tórpida recuperación, de incierto resultado a principios de 1984.

Pese a todas sus dudas, Seb Coe pudo reanudar sus entrenamientos en ese año olímpico de 1984, aunque en aquel momento los puestos de honor en los Juegos le parecían muy lejanos. Al cabo de unos meses, sin embargo, parecía ir por el buen camino. Pese a resultar derrotado por Peter Elliott (1962) en el 1500 del Campeonato Británico, realizó 1:43,84 en 800 y 3:54,6 en la milla. Finalmente, en una decisión muy polémica, la AAA decidió seleccionarlo para el 1500 junto con Cram y Ovett, en detrimento de Elliott. Elliott sí iría a los Juegos en el 800, con Coe y Ovett. Un sector de la prensa actuó de forma implacable contra Coe y los miembros de la AAA. Resulta curioso ver cómo la prensa disfruta creando y destrozando ídolos. Lo cierto es que a esas alturas ya tenían otro ídolo, Steve Cram.

Stephen Cram había nacido en Gateshead (Reino Unido) el 14 de octubre de 1960. Corredor de gran talento, consiguió en 1978, a los 17 años, con 3:57,42 bajar de 4 minutos en la milla. Este logro le valió para ir a los Juegos de la Commonwealth, que se celebrarían en Edmonton (Canadá), donde hizo 3:44,83 en su semifinal, insuficiente para pasar a la final. En 1979 ganó el oro en el Eurojunior en 3000m. No corrió el 1500 para evitar al escocés Graham Williamson (1960), plusmarquista europeo junior de 1500 con 3:36,6. Al año siguiente, sin embargo, fue Cram el seleccionado para el 1500 de Moscú, en detrimento de Williamson. En la final de 1500m Cram fue 8º. En 1981 hizo 3:49,95 en la milla y en 1982 consiguió el oro en el 1500 de los Juegos de la Commonwealth y en el Europeo de Atenas. Cram ratificó su clase mundial al año siguiente, cuando en una carrera muy táctica, ganó el oro en el primer Campeonato del Mundo celebrado en Helsinki. Segundo había sido Steve Scott y tercero el marroquí que empezaba a asomarse a la élite Said Aouita (1959). Cram redondeó su excelente temporada con sus mejores marcas en 800m (1:43,61) y 1500m (3:31,66, a 0,3 de la plusmarca mundial). Con estas credenciales, parecía el gran favorito para hacerse con el oro olímpico, cuando una inoportuna lesión en el tendón de Aquiles retrasó su puesta a punto para los Juegos.

Tras haber corrido 4 carreras de 800, Steve Ovett y Sebastian Coe se preparaban para tomar parte en la primera ronda del 1500 de los Juegos Olímpicos de Los Ángeles. La Unión Soviética y los países de su esfera de influencia habían decidido boicotear la competición en respuesta al boicot occidental a los Juegos de Moscú, pero en el caso del 1500, el boicot no había tenido efecto alguno. La suerte en el 800 había sido dispar para los 2 británicos. Mientras Coe consiguió una brillante plata (1:43,64), detrás del inabordable brasileño Joaquim Cruz (1963), oro con 1:43,00, Ovett, aquejado por problemas bronquiales, había sido último y acabado en el hospital. Pese a ello decidió correr el 1500. La prueba no tenía un favorito claro: la forma de Cram era una incógnita, Ovett parecía muy mermado físicamente y Coe había hecho un gran esfuerzo en el 800, en un año en que se había perdido parte de la temporada invernal. El mejor marquista del año, 3:31,54, Said Aouita, había preferido el 5000, que juzgaba más asequible. En la primera ronda Coe fue segundo en la segunda serie, 3:45,30, Ovett ganó la tercera, la más lenta, 3:49,23, y Cram la sexta con 3:40,33. El tiempo más rápido, 3:37,68, fue el del plusmarquista español José Manuel Abascal, quien, tras sufrir problemas físicos poco antes de los Juegos, parecía en plena forma. Las semifinales resultaron muy competidas. Abascal ganó la primera con unos excelentes 3:35,70, por delante de Scott, 3:35,71, Coe, 3:35,81, y el sorprendente keniano Joseph Chesire (1961), 3:35,83. En la segunda semifinal se impuso Cram con 3:36,30, el estadounidense Jim Spivey (1961) fue segundo, 3:36,53, la tercera posición fue para el español Andrés Vera (1960) con 3:36,55, marca personal, el mismo tiempo que Ovett. La final se celebraba al día siguiente, 11 de agosto. Daba la sensación de que Coe se había reservado en las rondas previas, Cram parecía en buena forma y Ovett semejaba bastante recuperado. Abascal y Scott también habían causado una buena impresión. La carrera comenzó con el sudanés Omar Khalifa en cabeza, en  58,85 el 400. A los 500 metros un finalizador como Scott sorprendió colocándose el primero. En el 800 marcó 1:56,81. Sabedor de que su aceleración final era insuficiente, Abascal decidió que su momento había llegado y tomó la cabeza a falta de 600 metros. Marcó 2:39,04 cuando sonó la campana seguido por Coe, Cram y Ovett. A falta de poco más de 300 metros, Ovett, agotado, abandonó. Abascal seguía líder en el 1200, 2:53,21, por delante del dúo británico. Casi al final de la contrarrecta Cram intentó pasar a la primera posición. Coe se dio cuenta y fue él quien se colocó en cabeza, seguido muy de cerca de Cram, que también superó a Abascal. El rubio de Gateshead no pudo con el tirón final de Coe, que ganó exultante con 3:32,53, nueva plusmarca olímpica. Cram fue plata, 3:33,40, y Abascal, resistiendo el ataque final de Chesire, consiguió el bronce, 3:34,40. Coe nada más terminar se dirigió desafiante a la prensa británica y les preguntó ¿Quién decía que estaba acabado? Estos fueron los resultados completos:

  1. Sebastian Coe GBR 3:32,53
  2. Steve Cram GBR 3:33,40
  3. José Manuel Abascal ESP 3:34,30
  4. Joseph Chesire KEN 3:34,52
  5. Jim Spivey USA 3:36,07
  6. Peter Wirz SUI 3:36,97
  7. Andrés Vera ESP 3:37,02
  8. Omar Khalifa SUD 3:37,11
  9. Tony Rogers NZL 3:38,98
  10. Steve Scott USA 3:39,86
  11. Riccardo Materazzi ITA 3:40,74
    Steve Ovett GBR Ab

 

Tras dos años con problemas de salud muy serios Coe volvía a lo más alto. Se convertía en el primer atleta en repetir oro en los 1500m, en una carrera muy rápida en la que Abascal puso muy caras las medallas. Cram se tuvo que conformar con la plata. Probablemente en la forma del año anterior o del siguiente habría ganado el oro. Su propensión a las lesiones no le permitió alcanzar su máximo nivel. Aún le quedaban 2 temporadas muy buenas, de las que hablaremos en la próxima entrada, antes de dar paso al otro Cram.

Para Abascal el bronce de Los Ángeles supuso la confirmación de lo que había apuntado las dos temporadas anteriores. José Manuel Abascal Gómez había nacido en Alceda (Cantabria) el 17 de marzo de 1958. Como se dijo anteriormente fue 8º, siendo juvenil, en el 1500 del Eurojunior de 1975. Dos años después fue campeón de Europa junior de 3000m, con 7:58,3, tras pasar en 4:10 el 1500, y unos días más tarde con 3:38,2 se convirtió en el primer español en correr el 1500 por debajo de 3:40. Su carrera atlética se estancó en los años siguientes, años en que vio cómo José Luis González (1957) mejoraba la plusmarca española hasta dejarla en 3:34,41 en 1981. En 1982 Abascal volvió a despegar. Se hizo con el bronce en el 1500 del Europeo de Atenas y recuperó la plusmarca nacional con unos excelentes 3:33,12. En 1983 fue 5º en el Mundial de Helsinki. En los años siguientes a los Juegos llevó su marca personal a 3:31,13 (1986), muy cerca de los 3:30,92 que González había establecido como plusmarca nacional en 1985. Tras su bronce olímpico, ya no volvería a destacar en grandes campeonatos. Una semifinal trampa le impidió acceder a la final del Europeo de Stuttgart, cuando parecía en su mejor momento. A partir de 1987 diversos problemas físicos mermaron su rendimiento y optó por la retirada 2 años después. En la final hubo otro español, Andrés Vera Llorens (Castellón de la Plana, 30 12 1960), quien ocupó una excelente 7ª posición tras mejorar marca en semifinales. A sus 23 años su futuro parecía brillante. Desgraciadamente numerosas lesiones cortaron su progresión.

Coe siguió en la élite mundial algunos años más. En 1985 realizó 1:43,07 y 3:32,13, pero se vio desbordado por una catarata de grandes marcas de sus rivales. Fue tercero en la carrera en la que perdió la plusmarca mundial de la milla. En 1986 fue, por fin, campeón de Europa de 800m y 2º en el 1500m detrás de Cram. Poco después corrió el 1500 en 3:29,77, su mejor marca. Se perdió la temporada de 1987 y parte de la de 1988 por lesión, lo que le impidió hacer las mínimas olímpicas dentro del plazo. En 1989 fue segundo en el 1500 de la Copa del Mundo, detrás del campeón mundial de 1987, el somalí Abdi Bile (1962). Se retiró en 1990, después de haber corrido el 800 de los Juegos de la Commonwealth. Tras dejar la competición fue diputado, jefe del gabinete del líder conservador William Hague, presidente del comité organizador de los Juegos de Londres y, en la actualidad, es el presidente de la IAAF.

Como decíamos en la entrada anterior el duelo Coe-Ovett dio una nueva dimensión al atletismo. Además Coe fue un adelantado a su tiempo. Su plusmarca en 800m duró 16 años, hasta que Wilson Kipketer (1972) la igualó en 1997. Su plusmarca de 1000m fue aún más longeva, hasta 1999, cuando Noah Ngeny (1976) corrió en 2:11,98.

Tal vez la mejor biografía de Coe sea la de David Miller Born to run. Hay otra más reciente, ésta autobiografía, titulada Running my life.

 

 

 

 

Los mejores 1500 (V): Copa del Mundo Düsseldorf 1977

Tras su victoria con 24 años en la final olímpica de 1976, parecía que John Walker (1952) no tendría rival en los años siguientes. Filbert Bayi (1953), lastrado por la malaria, no volvería a alcanzar el nivel de 1974 y 1975. Y el sorprendente belga Ivo van Damme (1954-1976), plata en Montreal en 800 y 1500 perdería la vida trágicamente en la carretera a finales de 1976. La historia del mediofondo probablemente se habría escrito de forma diferente con van Damme. En su honor la reunión atlética de Bruselas lleva su nombre. Para 1977 la IAAF iniciaría una nueva competición denominada Copa del Mundo, que se disputaría entre las selecciones Europa, Asia, África, América, Oceanía, Estados Unidos y las dos primeras de la Copa de Europa. La primera edición tendría lugar en Düsseldorf, del 2 al 4 de septiembre, y allí se encontraría Walker al hombre que lo iba a destronar. Se trataba de un joven inglés de 21 años llamado Steve Ovett, que el año anterior ni siquiera había estado en la final olímpica de 1500.

Stephen Michael James Ovett había nacido en Brighton, el 9 de octubre de 1955. Hijo de madre soltera, el joven Steve pasó gran parte de su infancia con sus abuelos, que tenían un puesto en el mercado de su ciudad natal. Poco aficionado a los estudios, comenzó a destacar en el atletismo a los 13 años. Superaba una tras otra las plusmarcas británicas de su edad y era capaz lo mismo de ganar un cross que una carrera de 400. Su primer éxito internacional le llegó en 1973, cuando ganó brillantemente el oro en 800 en el Eurojunior de Duisburgo (RFA). La carrera tuvo un  altísimo nivel. El 2º, el alemán Willi Wülbeck (1954), sería el primer campeón mundial de 800 en 1983, el 4º, Ivo van Damme, doble medallista olímpico en Montreal y el francés Jose Marajo (1954), 8º en esta prueba, entraría 7º en la final de 800 de Moscú:

  1. Steve Ovett GB 1:47,53
  2. Willi Wulbeck RFA 1:47,57
  3. Erwin Golke RDA 1:47,83
  4. Ivo van Damme BEL 1:48,16
  5. Janos Hrenek HUN 1:48,89
  6. Feliks Wawrzon POL 1:49,71
  7. Tony Dyke GBR 1:49,87
  8. Jose Marajo FRA 1:50,81

Al año siguiente, con tan solo 18 años se proclamó brillantemente subcampeón de Europa absoluto de 800 metros, detrás del formidable croata, entonces yugoslavo, Luciano Susanj (1948), que ganó con  1.44.07. La marca de Susanj era la 4ª mejor de siempre. Ovett realizó 1:45,77, plusmarca personal. El plusmarquista mundial (1:43,7) Marcello Fiasconaro (1949) solo pudo ser 6º.

En 1975 con 3:57,00 consiguió bajar por primera vez de 4 minutos en la milla. Posteriormente venció en la semifinal del 800 de la Copa de Europa (entonces se disputaba semifinal y final). Tras esta carrera sufrió una pequeña lesión e inicialmente  renunció a correr la final, alegando que podría agravar su lesión y pondría en peligro su participación en los Juegos de Montreal. Durante ese anuncio se reveló su mala relación con los medios. Su desparpajo, irreverencia y actitudes poco convencionales (corría con una camiseta de la URSS que le había regalado el fondista Valeri Abramov) hicieron que la prensa lo criticase sin piedad, a lo que respondió con una negativa a hacer declaraciones a los periodistas de su país, negativa que mantuvo durante años. Sin embargo finalmente acabó corriendo y venciendo en la final de la Copa de Europa.

El año olímpico le dejaría un sabor agridulce. Ovett se ganó su plaza para Montreal tanto en 800 como en 1500 ganando las pruebas de selección de su país. En 1500 lo hizo con plusmarca personal de 3:39,64, superando a Dave Moorcroft (1952) y al plusmaquista británico (3:37,38)  Frank Clement (1952). Ovett aspiraba a medalla en las dos vueltas. Ausente por el boicot de los países africanos el keniano Mike Boit (1949, 1:43,79), el favorito era el plusmarquista mundial de 880 yardas, el estadounidense Rick Wohlhuter (1948). Su marca en la media milla de 1:44,1 equivalía aproximadamente a 1:43,4 en la prueba métrica, muy superior al 1:43,7 de Fiasconaro. Nadie parecía contar con un cuatrocentista cubano, antiguo jugador de baloncesto, llamado Alberto Juantorena (1950), pese a acreditar 1:44,9.  Ovett se plantó en la final, pero nada pudo hacer ante la exhibición de El Caballo, que se impuso con plusmarca mundial de 1:43,50 por delante de Ivo van Damme (1:43,86) y Rick Wohlhuter (1:44,12). Willi Wülbeck fue 4º (1:45,26) y Ovett 5º con plusmarca personal de 1:45,44.  En 1500 mejoró con 3:37,89 su marca en las series, pero cayó en las semifinales y no entró en la final de 9, donde  Clement y Moorcroft fueron 5º y 7º respectivamente. Es decir, Ovett había mejorado tanto en 800 como en 1500 pero no lo suficiente para codearse con los mejores. Pero, aunque había vivido muy deprisa, solo tenía 20 años, y las cosas iban a mejorar rápidamente.

1977 fue el año en que se instaló definitivamente en la élite y en el que demostró su enorme versatilidad. A principios de temporada se vio superado por Steve Scott (1956) en un 1500. Esa fue su última derrota en esta distancia o en la milla hasta la final de Moscú. En total encadenó 45 victorias consecutivas, una racha que superaba  las 42 de Herb Elliott (1960). Poco después mejoró sus marcas de 1500 y de la milla hasta 3:37,4 y 3:54,4. Posteriormente corrió un 5000 en 13:25,0. A mediados de agosto volvió a demostrar su enorme calidad y su gran versatilidad de una forma un tanto casual. Un amigo le pidió que lo llevase a Dartford, cerca de Londres, para correr un medio maratón. Una vez allí convenció a Ovett para que al menos saliese, pero Steve no solo salió, sino que ganó con 1h05:35. El 3 de septiembre, tras haber sido seleccionado como representante de Europa, disputó el 1500 de la Copa del Mundo, que se celebraba en Düsseldorf. El favorito indiscutible era el campeón olímpico John Walker, que lideraba ese año tanto el 1500 (3:32,72), como la milla (3:52,0). La carrera contaba con una selecta participación. Además de Steve Ovett correrían el alemán Thomas Wessinghage (1952, 3:34,77), el estadounidense Steve Scott (3:36,19) o el joven argelino Abderramán Morceli (1957, 3:36,26), quien años más tarde se haría más conocido como entrenador de su hermano Nourreddine (1970). La carrera se planteó rápida desde el inicio. Wessinghage  se colocó en cabeza y dio paso al 400 en 56,48. Walker lo relevó a los 500 metros y pasó el 800 en 1:54,96. Se mantuvo en cabeza hasta que faltaban 400 metros, momento en que el canadiense representante de América David Hill (1952) aceleró el ritmo y encabezó el 1200 en 2:54,91. seguido de Ovett y Walker. En los últimos 200 metros Ovett cambió bruscamente y se fue irresistible hacia la meta. Wessinghage intentó irse detrás del británico. Walker, incapaz de seguir el ritmo, abandonó a falta de 150 metros. Ovett entró en la meta con 3:34,45, tras un último 400 en 54,0, nueva plusmarca británica, que sería la segunda mejor marca de ese año. Este fue probablemente su mejor 1500. En esta carrera pudieron observarse dos de los rasgos más característicos del corredor de Brighton: su tremendo cambio a falta de 200 metros, que solo se volvió a ver a finales de los 90 con Reyes Estévez (1976), y la mala costumbre de hacer aspavientos antes del final de la prueba. Los resultados completos fueron:

  1. Steve Ovett EUR 3.34,45
  2. Thomas Wessinghage RFA 3.35,98
  3. Jürgen Straub DA 3.37,5
  4. Abderramán Morceli AFR 3.37,8
  5. Takahashi Ishii ASI 3.382
  6. Dave Hill AME 3.39,2
  7. Steve Scott USA 3.44,0
  8. John Walker OCE Ab

 

En 1978 se encontró con el que sería su gran rival las siguientes 4 temporadas Sebastian Coe (1956). Coe, un año más joven que Ovett, comenzó a destacar en 1977, cuando se hizo con la plusmarca británica de 800 con 1:44,95, tiempo que mejoró con 1:44,25 en agosto de 1978. Ni Coe ni Ovett acudieron a los Juegos de Commonwealth y se centraron en los Campeonatos de Europa, que tendrían lugar en Praga en septiembre. El 800 parecía un asunto entre los dos británicos. Coe se colocó en cabeza tras la salida y pasó la primera vuelta en el tiempo suicida de 49,54. Ovett lo superó en la contrarrecta y cuando parecía que iba a ganar, se vio sobrepasado por el alemán Olaf Beyer (1957), que hizo la carrera de su vida y ganó con 1:43,84. Ovett fue segundo con su mejor marca de siempre, 1:44,09. Coe, desfondado, ocupó la tercera plaza con 1:44,76. El 1500 resultó menos complicado para Ovett, que, tras su cambio seco a falta de 200 metros y los aspavientos a falta de 70, se impuso con unos excelentes 3:35,59. Unos días después redondeó su gran temporada corriendo las 2 millas en 8:13,51 por delante del keniano Henry Rono (1952), que ese año había superado las plusmarcas mundiales de 3000, 3000 obstáculos, 5000 y 10000. El registro de Ovett era la mejor marca mundial de siempre.

1979 fue el año de las plusmarcas mundiales para Sebastian Coe. Coe superó los topes de 800, con unos asombrosos 1:42,33, 1500 con 3:32,03 y la milla con 3:48,95. Ovett nunca había mostrado demasiado interés en las plusmarcas mundiales, pero la actuación de su rival lo estimuló y al final de la temporada se quedó muy cerca de los primados mundiales de la milla, con 3:49,57, y de 1500 con 3:32,11. Tuvo que esperar al año siguiente para estrenarse como plusmarquista mundial. El 1 de julio en el estadio Bislett corrió la milla en 3:48,8, marca probablemente peor que la de Coe (3:48,95), pero entonces la IAAF no hacía distinciones entre tiempos manuales y electrónicos. Incluso redondeaba los electrónicos a la décima superior. Por esta razón, Ovett se convirtió en coplusmarquista mundial de 1500 unos días después. Pese a correr en 3:32,09, más lento que los 3:32,03 de Coe , la IAAF homologó ambas marcas en 3:32,1. Pero a esas alturas, el mundo atlético estaba menos pendiente de las plusmarcas y más del doble duelo entre ambos que tendría lugar en Moscú a finales de julio. Pese a las recomendaciones de Margaret Thatcher, entonces Primera Ministra británica, el Comité Olímpico Británico decidió no secundar el boicot propuesto por Estados Unidos y acudir a los Juegos, aunque con bandera olímpica. Los expertos auguraban una sencilla victoria de  Coe en 800, donde su superioridad parecía incuestionable, y daban a Ovett como favorito en 1500, pues llevaba imbatido desde 1977 en carreras de 1500 o en la milla. En un 800 muy lento y mal corrido tácticamente por un Coe excesivamente nervioso, Ovett se impuso con menos dificultades de las previstas. Coe, sin embargo, consiguió recuperarse anímicamente y se hizo majestuosamente con el oro en los 1500 en 3:38,40. Ovett, al que la enorme presión mediática y su victoria en 800 probablemente le habían restado motivación, solo pudo ser tercero, derrotado también por el alemán del Este Jürgen Straub (1957).

Los Juegos de Moscú no resolvieron la pregunta que se hacía el atletismo: ¿Quién era mejor? Ambos lo dejaron tácitamente en empate y siguieron evitándose fuera de las competiciones oficiales. Lo que desconocía Ovett en ese momento era que el bronce de Moscú sería su última medalla en grandes campeonatos. Pero, mientras tanto, siguió sacando partido a su gran estado de forma y a finales de agosto deshizo el empate en la plusmarca de 1500. En una magnífica carrera en Coblenza registró 3:31,36, bien secundado por los alemanes Thomas Wessinghage, 3:31,58, y Harald Hudak (1957), 3:31,96.

Los dos grandes continuaron en gran forma en 1981. Coe volvió a sorprender con dos plusmarcas estratosféricas, en 800, 1:41,73, y en 1000, 2:12,18. Además ambos se dedicaron a superarse mutuamente la plusmarca de la milla: el 19 de agosto Coe recuperó la plusmarca con 3:48,53, Ovett respondió 6 días después con 3:48,40, pero la alegría le duró dos días, pues Coe tuvo la última palabra con 3:47,33. Ovett además había corrido 2 1500 muy rápidos en 3:31,95 y 3:31,57. A finales de ese año ambos coincidieron en la misma competición, la Copa del Mundo de Roma, pero en pruebas diferentes. Coe ganó el 800 y Ovett el 1500 en 3:34,95, por delante de Walker, que esta vez sí terminó, y de un viejo conocido, Olaf Beyer. Los atletas europeos ganaron el 100 y todas las carreras de medio fondo y fondo, los obstáculos incluidos. Evidentemente eran otros tiempos.

El nuevo duelo anunciado para los Campeonatos de Europa que tendrían lugar en Atenas en 1982 se frustró tras la renuncia de Ovett por baja forma que atribuyó a la pérdida de 4 meses de entrenamiento invernal. En 1983 se celebraba en Helsinki en primer Campeonato del Mundo. Esta vez fue Coe el que renunció por baja forma. Ovett parecía en buenas condiciones. Sin embargo en la capital de Finlandia su actuación fue discreta. En una carrera muy lenta se encontró encerrado a falta de una vuelta cuando tuvo lugar el tirón definitivo. Consiguió alcanzar al grupo de cabeza a falta de 200 metros pero apenas tuvo fuerza para cambiar. En la última recta tan solo pasó al plusmarquista español José Manuel Abascal (1958), y se quedó fuera de las medallas. El oro fue para el campeón de Europa, el británico Steve Cram (1960), que superó al estadounidense Steve Scott y al entonces poco conocido marroquí Said Aouita (1959). Unos días después el estadounidense Sydney Maree (1956) mejoró la plusmarca mundial de 1500 con 3:31,24. Solo le duró unos días pues Ovett la recuperó con 3:30,77.

En vísperas de los Juegos de Los Ángeles la jerarquía del 1500 parecía haber cambiado. Coe llevaba 2 años muy malos y Ovett, pese a su plusmarca mundial, ya no era el atleta invencible de antaño. Steve Cram había dominado la distancia en los 2 años anteriores y  Aouita había llegado a lo más alto para quedarse. Ovett decidió doblar 800 y 1500, pese a que en los años anteriores había prestado poco interés a la prueba más corta. Se clasificó para la final de 800 cayéndose in extremis con 1:44,81, su mejor marca desde 1978. En la final se vio, sin embargo, que Ovett tenía problemas físicos serios. Acabó último y en el hospital. Pese a ello se alineó en las series de 1500 y consiguió llegar a la final, pero abandonó en la última vuelta.

Tras un discreto 1985, Ovett volvió en 1986 reconvertido en corredor de 5000. En junio mejoró su marca a 13:20,06 y un mes después fue campeón en los Juegos de la Commonwealth, derrotando a sus compatriotas Jack Buckner (1961) y Tim Hutchings (1958). No pudo, sin embargo, mantener su buena forma y en septiembre en el campeonato de Europa abandonó en la final, en la que se impuso Buckner (13:10,15) y Hutchings fue 3º (13:12,88). Ovett continuó compitiendo hasta 1990, pero ya fuera de la élite mundial. Tras su retirada de las pistas se dedicó a la labor de comentarista. En la actualidad vive en Australia.

La rivalidad entre Ovett y Coe trascendió con mucho no solo el ámbito atlético sino también el deportivo. Ambos se convirtieron en celebridades mundiales. Los medios hacían por resaltar sus diferentes personalidades: Ovett era extrovertido, irreverente y espontáneo, Coe era reservado, serio y perfeccionista, lo dionisíaco frente a lo apolíneo. Los aficionados se hacían de uno u otro atleta como si se tratasen de equipos de fútbol rivales. Lo cierto es que ambos fueron unos genios que consiguieron llevar el atletismo a una popularidad que nunca había tenido antes.

Hay una buena biografía de Ovett llamada Steve Ovett: portait of an athlete. Es de 1982 pero para entonces Ovett ya había dado lo mejor de sí. Sobre su rivalidad con Coe recomiendo The perfect distance.

Los mejores 1500 (IV): Christchurch 1974

Los 3:33,1 que Jim Ryun había marcado como plusmarca mundial no resultaron fáciles de superar. A finales de 1972 tan solo Kip Keino con sus 3:34,91 de la final de México y el francés Jean Wadoux (1942), con 3:34,0 en 1970 se habían aproximado al tiempo del atleta de Kansas. La lista mundial de 1973 terminó encabezada con 3:34,6 por un joven tanzano llamado Filbert Bayi Sanka, nacido el 23 de junio de 1953 en Arusha, a 1387 metros de altitud, al pie del Kilimanjaro. Bayi había tomado parte en los Juegos de Múnich en 1500 y en obstáculos. Pese a no pasar de la primera ronda, en ambas pruebas estableció sendas plusmarcas personales con 3:45,4 y 8:41,4. Poco después se impuso en los campeonatos del Este de África con 3:38,9. En enero de 1973 sorprendió a Kip Keino en los Juegos Africanos al hacerse con el oro en el 1500 con 3:37,23. Para entonces el tanzano se había acostumbrado a ir todo el tiempo en cabeza a ritmos muy rápidos. Ese año además de correr los 1500 en 3:34,6, también hizo sus mejores tiempos en la milla, 3:52,86, mejor marca mundial de año, y el 800, 1:46,7. En diciembre de 1973 la lista mundial de todos los tiempos de 1500 era:

  1. 3: 33,1 Jim Ryun USA 08 07 1967 Los Ángeles
  2. 3:34,0 Jean Wadoux FRA 21 07 1970 Colombes
  3. 3:34,6 Filbert Bayi TAN 28 07 1973 Helsinki
  4. 3:34,91 Kip Keino KEN 20 10 1968 Ciudad de México
  5. 3:35,6 Herb Elliott AUS 06 09 1960 Roma
  6. 3:36,0 Martin Liquori USA 01 07 1971 Milán
  7. 3:36,2 Dave Wottle USA 28 07 1973 Helsinki
  8. 3:36,3 Michel Jazy FRA 15 06 1966 Rennes
  9. 3:36,3 Francesco Arese ITA 01 07 1971 Milán
  10. 3:36,33 Pekka Vassala FIN 10 09 1972 Múnich

Esta lista cambiaría drásticamente poco más de un mes después, con motivo de  los Juegos de la Commonwealth de 1974, que tendrían lugar en la ciudad neozelandesa de Christchurch. Allí se reunió una excelente generación de corredores neozelandeses, africanos y británicos que protagonizaron una serie de carreras de altísimo nivel. Bayi se había inscrito en 800 y 1500. En la primera prueba pese a mejorar su plusmarca personal con 1:45,32 se quedó fuera del podio, que ocuparon los kenianos John Kirkupgat (1:43,91) y Mike Boit (1:44,39) y el neozelandés John Walker (1:44,92). El tiempo del ganador era la segunda marca mundial de siempre, detrás de los 1:43,7 realizados por el italiano nacido en Sudáfrica Marcello Fiasconaro (1949) el año anterior. Dos días después Boit, Bayi y Walker estaban corriendo las semifinales de 1500, carrera en la que  se clasificaron para la final. El 2 de febrero de 1974 tuvo lugar un 1500 histórico. Era previsible que estando Bayi la prueba fuese rápida, pero el resultado final desbordó todas las previsiones: una plusmarca mundial, otras cuatro plusmarcas nacionales y plusmarcas personales para los 8 primeros. Bayi se colocó en cabeza nada más salir. Pasó en 54,4 el 400 en 1:51,0 el 800 y en 2:50,3 el 1200. Hasta el último 200 no dio muestras de cierto agotamiento. Ello permitió a sus rivales, a los que había aventajado en más de 10 metros, acercarse peligrosamente. Probablemente en una milla no habría ganado, pero se las arregló para acelerar en los últimos 50 metros y llegar el primero con una nueva plusmarca mundial de 3:32,16. John Walker fue segundo con 3:32,52,  con marca personal por más de 5 segundos. Los resultados completos fueron:

  1. Filbert Bayi TAN 3:32,16
  2. John Walker NZ 3:32,52
  3. Ben Jipcho KEN 3:33,16
  4. Rod Dixon NZ 3:33,89
  5. Graham Crouch AUS 3:34,22
  6. Mike Boit KEN 3:36,84
  7. Brendan Foster ENG 3:37,64
  8. Suleiman Nyambui TAN 3:39,62
  9. David Fitzsimons AUS 3:41,30
  10. John Kirkbride ENG 3:41,91
  11. Randal Markey AUS 3:44,56

Jipcho mejoró su marca en más de 3 segundos, igualó la anterior plusmarca y se tuvo que conformar con el bronce. Hablaremos de su actuación global más adelante. Dixon recortó en 4 segundos su marca y se quedó fuera del podio. Crouch superó la mítica plusmarca australiana de Herb Elliott y solo fue 5º. Foster se hizo con la plusmarca británica y fue 7º. Curiosamente los dos tanzanos que tomaron parte en esta carrera, Bayi y Nyambui, se convertirían 6 años después en los dos únicos medallistas olímpicos de la historia de su país. Esta fue una carrera que literalmente dio un vuelco a la lista mundial de siempre. 38 años después en los Juegos de Londres, David Rudisha (1988), corriendo a lo Bayi, hizo en la final olímpica de 800 algo parecido a lo que el tanzano en Christchurch. Así quedó la lista mundial después de esta final de 1500:

  1. 3:32,16 Filbert Bayi TAN 02 02 1974 Christchurch
  2. 3:32,52 John Walker NZ 02 02 1974 Christchurch
  3. 3: 33,1 Jim Ryun USA 08 07 1967 Los Ángeles
  4. 3:33,16 Ben Jipcho KEN 02 02 1974 Christchurch
  5. 3:33,89 Rod Dixon NZ 02 02 1974 Christchurch
  6. 3:34,0 Jean Wadoux FRA 21 07 1970 Colombes
  7. 3:34,22 Graham Crouch AUS 02 02 1974 Christchurch
  8. 3:34,91 Kip Keino KEN 20 10 1968 Ciudad de México
  9. 3:35,6 Herb Elliott AUS 06 09 1960 Roma
  10. 3:36,0 Martin Liquori USA 01 07 1971 Milán

John George Walker, nacido el 12 de enero de 1952 en Papakura, se instaló en la élite mundial tras su actuación en el 800 y el 1500 de Christchurch. Parecía que los enfrentamientos entre él y Bayi dominarían el medio fondo en los años siguientes. Sin embargo no volverían a encontrarse en plena forma. Bayi superó en 1975 la plusmarca mundial de la milla con 3:51,o, 0,1 menos que Jim Ryun, pero apenas le duró 3 meses. El 12 de agosto en Gotemburgo, Walker se convirtió en el primer atleta en correr la milla en menos de 3:50. Marcó 3:49,4, con parciales de 56,3, 59,9, 57,3 y 55,9. Unos días antes había registrado 3:32,4 en 1500, que sería su mejor marca de siempre.

Se esperaba con expectación el duelo entre Bayi y Walker en los Juegos de Montreal. El tanzano había comenzado la temporada ganando el campeonato del Este de África con 3:34,8, mientras en neozelandés poco después se hacía con la plusmarca mundial de 2000 con 4:51,39. Por desgracia el enfrentamiento nunca tuvo lugar, pues Tanzania se unió al poco justificable boicot que hicieron los países africanos a los Juegos en protesta por la gira del equipo nacional de Nueva Zelanda de rugby a Suráfrica, entonces regida por la política del Apartheid. Es probable que, en cualquier caso, Bayi no hubiese llegado en buenas condiciones a los Juegos, pues se vio sorprendido por un ataque de malaria en plena temporada atlética. Sin su gran rival, en la final de Montreal Walker se impuso en una carrera táctica al sorprendente y poco después malogrado belga Ivo van Damme (1954).

Walker continuó dominando el 1500 en 1977, temporada que lideró con 3:32,72. Era el gran favorito para hacerse con la victoria en la Copa del Mundo, una nueva competición de la IAAF por selecciones, pero abandonó a falta de menos de 150 metros al verse superado por el joven talento británico Steve Ovett (1955), que se impuso con 3:34,45. Esta prueba representó el punto de inflexión en la carrera atlética de Walker, puesto que tras pasar 1978 lastrado por los problemas físicos, una nueva generación de mediofondistas lo fue relegando a papeles secundarios. Durante los 80 mantuvo un buen nivel con marcas en el entorno de 3:33-3:35. Incluso en 1982 mejoró sus marcas de la milla, 3:49,08, y de 3000, 7:37,49. Esto no fue suficiente para hacerse con el oro en el 1500 de la Commonwealth a finales de ese año, que fue para otro joven británico llamado Steve Cram (1960). Walker ocupó la segunda plaza. En 1985 se convirtió en el primer atleta en correr 100 veces la carrera de la milla en menos de 4 minutos. En 1990, el año de su retirada, con 38 años, había bajado 130 veces de 4 minutos en la milla. Ese año aún corría en 3:37,43 el 1500 y en 3:55,19 la milla. Un caso sorprendente de longevidad atlética. Poco después de retirarse, en 1996, anunció que padecía enfermedad de Parkinson.

Filbert Bayi, por su parte, continuó haciendo buenas marcas, aunque ya no volvió a bajar de 3:34. Su carrera deportiva se vio lastrada por la malaria que padecía. En 1978 repitió el título de 1500 en los Juegos Africanos. No puedo hacer lo mismo en los Juegos de la Commonwealth al verse superado por el entonces mediofondista británico Dave Moorcroft (1952) En 1980 compitió en los obstáculos de los Juegos de Moscú, prueba en la que acreditaba 8:17,98. En la capital de la entonces Unión Soviética corrió la final de obstáculos fiel a su estilo con parciales de 2:38,8 y 5:20,3. A falta de una vuelta llevaba más de 5 segundos de ventaja al polaco con nombre de antropólogo Bronislaw Malinowski (1951), quien, no obstante, consiguió alcanzarlo y se hizo con el oro con 8:09,70, Bayi fue segundo con 8:12,48. Los españoles Domingo Ramón (1958) y Francisco Sánchez Vargas (1958) tuvieron una memorable actuación entrando 4º (8:15,74) y 5º (8:17,93) respectivamente. Malinowski moriría trágicamente en la carretera al año siguiente. Bayi continuó compitiendo hasta finales de los 80. En 1986 hizo su mejor marca de maratón con 2h16:16. Graduado en Ciencias del Deporte y Administración Deportiva por la Universidad de El Paso (Texas), tras su retirada montó una fundación que lleva su nombre que incluye escuelas, orientación y detección de talentos atléticos. Forma parte del consejo técnico de la IAAF y es el secretario del Comité Olímpico de Tanzania.

Mención especial merece la proeza en Christchurch de Benjamin Wabura Jipcho, corredor polivalente nacido en Mount Elgon Distric (Kenia) el 1 de marzo de 1943. Jipcho comenzó corriendo 1500, prueba en la que fue 10º en los Juegos de México. En los años siguientes se dedicó más a los obstáculos. Fue plata, tras Kip Keino, en los Juegos de Múnich. En 1973 llevó la plusmarca mundial a 8:13,91. Antes de los Juegos de la Commonwealth acreditaba además 3:36,6 en 1500 y 13:30,0 en 5000. En Christchurch decidió correr los obstáculos, el 5000 y el 1500 con magníficos resultados. El 26 de enero ganó la final directa de obstáculos con 8:20,61. El 27 hizo 13:57,2 para clasificarse en su semifinal de 5000. El 29 ganó el 5000 con 13:14,3. 2ª mejor marca de siempre a 1,3 de la plusmarca mundial. El 31 se clasificó para la final de 1500 con 3:43,7 y el 2 de febrero igualó con 3:33,16 la antigua plusmarca mundial de Jim Ryun, que 1 segundo antes había superado Filbert Bayi. Asombroso. Jipcho se unió ese mismo año al grupo profesional ITA, donde corrió 2 temporadas a gran altura.

Los mejores 1500 (III): final de México 1968

Los Juegos de Tokio contaron entre sus participantes con los dos atletas que dominarían la milla y los 1500 en los años siguientes. Para ambos fue su primera participación olímpica. Se trataba del estadounidense Jim Ryun y del keniano Kip Keino. Ambos fueron semifinalistas en el 1500. Además Keino ocupó una notable  5ª posición en el 5000. James Ronald Ryun había nacido en Wichita (Kansas) el 29 de abril de 1947. Es, sin duda, uno de los mediofondistas con mayor talento natural de la historia. Comenzó a entrenar en 1962 y en 1964, con tan solo 17 años, bajó por primera vez de 4 minutos en la milla con un tiempo de 3:59,0. Unos meses más tarde corrió los 1500 en 3:39,0 y consiguió ser tercero en las pruebas de selección olímpica, con lo que se ganó la plaza para Tokio. Aplicando las categorías actuales Ryun era entonces un atleta juvenil. En Tokio superó la ronda inicial, pero no pudo evitar la última plaza en la semifinal. En cualquier caso una gran actuación. Hezekiah Kipchoge Keino había nacido en Kipsamo, distrito Nandi, el 17 de enero de 1940. Huérfano desde muy temprana edad, se hizo cargo una tía de su educación. Aunque comenzó a practicar atletismo a los 16, fue a los 19 años, tras entrar en la policía, cuando comenzó a entrenarse más formalmente. En 1962 tomó parte en la milla y en las 3 millas de los Juegos de la Commonwealth. Fue 11º en las 3 millas. 1964 representó el punto de inflexión en su carrera atlétics. Kenia acudía por tercera vez a unos Juegos, la primera como país independiente. Wilson Kiprugut (1938) se convirtió en el primer keniano en ganar una medalla olímpica, al ser bronce en 800. La segunda mejor actuación de la delegación keniana correspondió a Kip Keino. Tomó parte en el 1500 y en el 5000. En la primera prueba estableció sendas plusmarcas nacionales en las series, con 3:45,6, y en la semifinal con 3:41,9. Ya poseía el tope keniano de la milla con 4:01,5. Fue 5º con el mismo tiempo que el 3º, pero solo se clasificaban los 4 primeros. Su actuación en el 5000 resultó incluso mejor. Fue 2º detrás de Ron Clarke (1937-2015) en su serie, con 13:49,6, plusmarca nacional, que mejoraba su anterior marca en 26 segundos. En la accidentada final ocupó una notable 5ª plaza con 13:50,4.

Peter Snell, el campeón de 1500 en Tokio, compitió en 1965 y se retiró ese mismo año, dejando el camino libre para los dos nuevos talentos del mediofondo. Ryun continuó con su imparable progresión en 1965. Mejoró su marca de la milla hasta 3:55,3 en una carrera en la que batió precisamente a Snell. La plusmarcas mundiales llegaron en 1966, pero antes se cruzó por primera vez con Kip Keino, al que batió en una rápida carrera de 2 millas con 8:25,2, a menos de 3 segundos de la plusmarca mundial de Michel Jazy (1936). El primer tope mundial de Ryun no fue, sin embargo, el de la milla, que también poseía Jazy, sino el de 880 yardas. En el campeonato de Estados Unidos corrió en 1:44,9, 0,2 por debajo de la plusmarca de Peter Snell, quien probablemente conservó su primado mundial de 800 (1:44,3)  porque no se cronometró el paso por esta distancia. Unos días después en Berkeley se hizo por 1,8 segundos con la plusmarca de la milla con 3:51,3, pasando en 3:36,1 el 1500. En 1967 comenzó con una nueva plusmarca mundial de la milla, 3:51,1. Poco después volvería a enfrentarse a Keino. Esta vez sería un 1500.

Kip Keino, por su parte, siguió su camino hacia la élite mundial. En 1965 superó las plusmarcas mundiales de 3000 con 7:39,6 y de 5000 con 13:24,6 y mejoró sus marcas personales de 1500, 3:37,6, y la milla 3:54,2 (3:54,16). En los Juegos Africanos, celebrados en Brazaville (República de Congo), se hizo con el oro en 1500 y en 5000. En 1966 se obtuvo el oro en los Juegos de la Commonwealth en la milla con 3:55,34 y en las 3 millas con 12:57,4 batiendo al plusmarquista mundial Ron Clarke.

El 8 de julio de 1967 en un encuentro entre Estados Unidos y la Commonwealth en el Memorial Coliseum de Los Ángeles, el esperado enfrentamiento entre los dos grandes en un 1500 no decepcionó. El canadiense Bailey pasó el 400 en 1:00,9. Sabedor del gran final de Ryun, Keino se colocó en cabeza y dio paso al 800 en 1:56,0 y el 1200 en 2:53,5. En ese momento se vio sobrepasado por Ryun que acabó en 3:33,1, 2,5 segundos por debajo de la plusmarca de Herb Elliott. Keino perdió fuelle en el último 300 y fue segundo con 3:37,6.

 

A principios de agosto en Londres el keniano volvió a ceder ante Ryun en una milla 3:56,0 frente a 3:57,4. Keino volvió a visitar Londres con mejor suerte unos días después, donde hizo su segunda mejor marca en la milla, con 3:53,5 y mejoró la de 1500 al paso con 3:36,7. En septiembre en Kisumu (Kenia) a 1131 m sobre el nivel del mar logró 3:53,1 en la milla, su plusmarca personal.

Los Juegos de México se celebrarían en octubre del año siguiente a  2200 metros de altitud. Ryun llevaba tres años imbatido en el 1500 y en la milla. Además había derrotado tres veces a Keino en sus enfrentamientos directos. La altitud, sin embargo, favorecía al keniano. Keino, tras unos excelentes 28:06,4 en 10000 en junio del año olímpico, decidió buscar el oro en tres pruebas 10000, 5000 y 1500. En el 10000, a falta de 3 vueltas, comenzó con un intenso dolor abdominal y hubo de abandonar. Le diagnosticaron litiasis biliar y le recomendaron no seguir en los Juegos. Hizo caso omiso y dos días después se presentó en su semifinal de 5000 que ganó con facilidad. En la final fue plata, detrás del tunecino, bronce en 10000,  Mohamed Gammoudi (1938). Al día siguiente, 18 de  octubre, se celebró la primera  ronda  del 1500. Keino ganó la primera serie con 3:46,9 y Ryun la suya con 3:45,7. En la tercera serie  tomó parte el plusmarquista  español Jorge González  Amo (1945). Ya hemos hablado de Tomás Barris (1930), que había dejado la plusmarca nacional  en 3:41,7 en 1958. Tras 10  años vigente Alberto Esteban (1943) corrió en 3:41,3 el 2 de junio de 1968 en Estocolmo,  y menos de 2 meses más tarde, el 28 de agosto en Gotemburgo, González Amo hizo 3:40,0 (algo así como 3:32 en la actualidad). Los dos favoritos coincidieron  en la segunda  semifinal en la que se impuso el estadounidense con 3:51,2, 0,2 por delante de Keino. El día de la final Keino había corrido 5  carreras en una semana y su estado físico no era el óptimo debido a sus problemas digestivos. Ryun calculaba que se ganaría con 3:39. La realidad fue muy distinta pues él mismo hizo 3:37,89 y no ganó. Tras sus derrotas previas, Keino sabía que para ganar necesitaba una  carrera muy rápida. De  modo que, ayudado por su compatriota Ben Jipcho (1943), pasó el 400 en 56,6 y el 800, ya en solitario, en 1:55,3, con Ryun algo más 3 segundos por detrás en sexta posición. Es probable que el estadounidense pensase que Keino se desfondaría. Pero no sucedió así, pues Keino dio paso  al 1200 en 2:53,4. Ryun recuperó terreno mínimamente con 2:56,0, aún en cuarta posición, pero incluso en el último 300 fue más rápido el keniano, que se proclamó brillantemente campeón olímpico con 3:34,91, su mejor marca personal, casi 3 segundos por delante  de Ryun, 3:37,89. Tercero fue el alemán Bodo Tümmler (1943) con 3:39,08. Los resultados completos fueron:

1 Kip Keino KEN 3:34,91 OR
2 Jim Ryun USA 3:37,89
3 Bodo Tümmler RFA 3:39,08
4 Harald Norpoth RFA 3:42,57
5 John Whetton GB 3:43,90
6 Jacky Boxberger FRA 3:46,65
7 Henryk Szordykowski POL 3:46,69
8 Josef Odložil CHE 3:48,69
9 Tom Von Ruden USA 3:49,27
10 Ben Jipcho KEN 3:51,22
11 André Dehertoghe BEL 3:53,63
12 Marty Liquori USA 4:18,22

 

 

Tras la carrera Ryun aseguró que al nivel del mar habría ganado. Esta afirmación es cuestionable. La marca de Keino en altitud probablemente tenga más valor que la plusmarca de Ryun de 3:33,1. Cierto es que esta marca se había realizado en una pista de tierra y la de México era sintética. Es evidente que Ryun habría corrido más rápido al nivel del mar, pero Keino también. No sé quién habría sido el ganador, pero el que lo hubiese sido probablemente habría tenido que superar la plusmarca mundial.

Después de los Juegos ambos continuaron compitiendo. Ryun, sin embargo, tuvo muchos problemas físicos y no consiguió igualar sus mejores prestaciones hasta el nuevo año olímpico de 1973. Realizó su tercera mejor marca de siempre en la milla, 3:52,8, y se clasificó ganando la prueba de selección de 1500 para los Juegos. No lo consiguió en 800. Pese a correr en unos excelentes 1:45,2, solo pudo ser 4º en una carrera ganada por Dave Wottle (1950) con 1:44,3, plusmarca mundial igualada. Además Ryun había mejorado notablemente su resistencia al correr un 5000 en 13:38,2. Parecía en plena forma para Múnich. Por su parte, Keino siguió alternando 1500/milla y 5000. Aunque no volvió a mejorar sus marcas siguió en lo más alto con 1500 en el entorno de 3:36-3:37 y 5000 en menos de 13:30. En 1970 se convirtió en el primer campeón de la Commonwealth de 1500 (hasta entonces se disputaba la milla) con 3:36,6. En el 5000 que sustituía a las 3 millas fue 3º con 13:27,6, a 5 segundos del ganador, el escocés Ian Stewart (1949). En el año olímpico por cuestiones de horario decidió correr el 3000 obstáculos en lugar del 5000, además del 1500. Las perspectivas eran buenas, pues esa misma temporada había corrido un 800 en 1:46,4. En obstáculos había acreditado 8:25,0.

El 1500 de Múnich se consideró la revancha de la final de México. Tanto Ryun como Keino parecían en gran forma y esta vez no habría el factor altitud. Antes de correr las series de 1500, Keino se proclamó campeón olímpico de obstáculos por delante de su amigo Ben Jipcho con 8:23,64. 4 días después coincidió en la 4ª serie de 1500 con su rival Jim Ryun. Se ve que la confección de las series no se hizo demasiado bien. Keino se impuso con facilidad. Ryun desgraciadamente sufrió una caída, que lo dejó sin opciones. Keino volvió a ganar su semifinal. Parecía que nadie le haría sombra pero en la final, a falta de 60 metros se vio sorprendido por el finladés Pekka Vassala (1948), acreditado en 3:36,8 y 1:44,5 en 800, que ganó el oro con su mejor marca de 3:36,33.

A Jim Ryun le costó asimilar la caída de Múnich. Tras los Juegos se unió a la ITA, una asociación profesional de atletas, pero lastrado por problemas físicos, ya no volvió a bajar de 4 minutos en la milla. Ryun fue un mediofondista prodigioso, completísimo y dotado de un extraordinario talento natural al que le faltó fortuna para hacerse con el oro olímpico. En 1996 resultó elegido congresista de la Cámara de Representantes, por el segundo distrito de Kansas, cargo que desempeñó hasta 2007.

Kip Keino, por su parte, compitió en los Juegos Africanos celebrados en Lagos (Nigeria) en enero de 1973. Fue segundo tras un desconocido tanzano llamado Filbert Bayi (1953), que ganó con 3:37,23. Esa misma temporada también se unió al grupo ITA, aunque, lejos de su mejor momento, se retiró poco después. Pese al paso de numerosas generaciones de kenianos, Keino continúa siendo uno de los grandes mediofondistas de la historia. Su versatilidad le permitió correr los 800 en 1:46,4, los obstáculos en 8:23,64 y los 10000 en 28:06,3, además de las excelentes marcas en sus pruebas habituales (3:34,91, 3:53,1, 7:39,6 y 13:24,6). Su actuación en México fue sencillamente extraordinaria. Su hijo Martin (1972), muy conocido por su papel de liebre en las reuniones del circuito europeo en los 90, consiguió superarlo solo cronométricamente en 1500 (3:33,00), la milla (3:52,33) y los 3000 metros (7:35,97). Tras retirarse del atletismo Keino fundó, junto con su mujer Phyllis, un orfelinato. Es el actual presidente del Comité Olímpico Keniano.

Hay una biografía de Jim Ryun, In quest of gold, que no he leído. Sobre Kip Keino es muy bueno el capítulo que le dedica el libro de Michael Sandrock Running with the legends.

PD: Confío en que después de leer esta entrada mi amigo Juan se anime a incluir esta carrera en su excelente programa de TV.

 

 

Los mejores 1500 (II): final de Roma 1960

La barrera de los 4 minutos en la milla acabó revelándose más psicológica que física. En 1956, 2 años después de la carrera de Oxford, un total de 10 corredores habían bajado de la mítica barrera. Entretanto, la plusmarca mundial de 1500, que, aunque dos veces igualada, se había mantenido inalterada de 1944 a 1954 (las guerras también detienen el progreso del atletismo), comenzó a mejorarse a un ritmo sorprendente. En tal solo 6 años, de 1954 a 1960 pasó de 3:42,8 a 3:35,6, un salto de 7,2 segundos. Ya hemos hablado de las plusmarcas casi involuntarias al paso de la milla de Wes Santee (3:42,8) y John Landy (3:41,8). El año siguiente, 1955, termina con tres plusmarquistas mundiales en 3:40,8, dos de ellos en la misma carrera. En los Juegos de Melbourne, en una emocionante carrera, el oro fue para el irlandés Ron Delany, con 3:41,2, tras un trepidante último 300 en 38,8. En 1957 dos finlandeses de nombre y edad (se llevaban 6 días) similares, Olavi Salsola y Olavi Salonen, superaban en la misma carrera la plusmarca mundial, ambos con 3:40,2. Pero solo les duró 5 días. El 12 de julio el checo Stanislav Jungwirth (1930-1986) se convertía con 3:38,1 en el primer atleta en romper la barrera de 3:40.  Jungwirth, propenso a las lesiones, nunca pudo mostrar su enorme calidad en grandes campeonatos. Fue tercero en el campeonato de Europa de 1954, que ganó Roger Bannister, y sexto en los Juegos de Melbourne.

El entonces insólito tiempo de Jungwirth solo tardó poco de un año en superarse. El encargado de realizarlo fue el australiano Herbert James Elliott (Subiaco, Australia Occidental, 25 de febrero de 1938). Con mi amigo Jorge, un sabio del atletismo, tengo 3 debates: sobre la capacidad competitiva de Ron Clarke, sobre la transición de la categoría junior a la absoluta y sobre quién es el mejor millero de la historia. En los dos primeros no nos ponemos de acuerdo, en el tercero… quizá. Porque lo cierto es que Elliott fue un atleta descomunal. Entre 1957 y 1961 compitió 42 veces en pruebas de 1500 o de la milla y ganó 42 veces. Fue capaz de correr la milla 17 veces por debajo de 4 minutos. Quizá una de las claves de su carrera estuvo en haberse cruzado con Percy Cerruty (1895-1975). Cerruty era un entrenador atípico, que basaba su método en cargas muy exigentes en entornos naturales con disciplina espartana. Elliott  empezó con Cerruty en 1956. En 1957 ya se había convertido en un atleta muy sólido capar de ganar los campeonatos de Australia de la milla y la media milla. Al año siguiente asombraría al mundo atlético. Apenas comenzado enero bajó por primera vez de la milla, con un tiempo de 3:59,9. 7 meses después, en Dublín, se hacía con la plusmarca mundial de la milla al correr en 3:54,5, 2,7 segundos menos que la anterior plusmarca del británico Derek Ibbotson. Sus parciales cada cuarto de milla fueron 56,4, 1:01,8, 1:01,2 y 55,3. Unos días antes, en Cardiff, se había hecho con los oros en la milla y las 880 yardas (804,672 m)  de los Juegos de la Commonwealth. El 28 de agosto en Gotemburgo superaba con 3:36,0 la plusmarca de Jungwirth del año anterior, quien ocupó la segunda plaza con 3:39,0. Los parciales de Elliott fueron 57,7, 1:00,0, 58,8 y 40,5. Ese año también encabezó la lista mundial de las 880 yardas con 1:47,3, equivalente a 1:46,6 en 800.

En 1959 Herb Elliott decidió no competir para dedicar tiempo a su familia y a estudiar. Pero volvió en plena forma para el 1500 de los Juegos de Roma. El 3 de septiembre se celebraron las 3 semifinales, de las que los 3 primeros se clasificaban para la final de 9 atletas, de 39 participantes. Elliott ganó la primera serie con unos excelentes 3:41,4. a 0,2 de la plusmarca olímpica. En esa primera serie tomó parte Tomás Barris (1930). Barris fue el primer mediofondista español de categoría internacional. Llevó la plusmarca nacional de 1500 de 3:54,3 en 1955 a 3:41,7 en 1958, el 13º mejor tiempo de ese año.

La final tuvo lugar el 6 de septiembre. El francés Michel Bernard encabezó el grupo con pases de 58,2 en el 400 y 1:57,8 en el 800. En ese momento Elliott, que estaba a 0,6 segundos de la cabeza, dio un fuerte tirón que solo Jazy y Rózsavölgyi fueron capaces de seguir inicialmente. El australiano hizo el siguiente 400 en 55,6 y un último 300 en 41,6, lo que le supuso el oro con 20 metros de ventaja sobre Jazy y una nueva plusmarca mundial de 3:35,6. Elliott hizo los últimos 800 metros en 1:52,5. El francés Michel Jazy (1936), futuro plusmarquista mundial de la milla, fue 2º con 3:38,4, su mejor marca entonces, y el húngaro Istvan Rózsavölgyi (1929-2012), explusmarquista mundial de 1500 con 3:40,5 en 1955, ocupó la tercera posición con 3:39,2. Estos fueron los resultados:

  1. Herbert Elliott AUS 3.35,6
  2. Michel Jazy FRA 3.38,4
  3. Istvan Rózsavölgyi HUN 3.39,2
  4. Dan Waern SWE 3.40,0
  5. Zoltan Vamos ROM 3.40,8
  6. Dyrol Burleson USA 3.40,9
  7. Michel Bernard FRA 3.41,5
  8. Jim Grelle USA 3.45,0
  9. Arne Hamarsland NOR 3:45,0

 

Con la forma que mostró Elliott en la final de Roma, quizá habría podido correr incluso más rápido en otro tipo de carrera. Hay quien dice que tenía potencial para haberse adelantado 15 años a la historia. No lo sabremos nunca, pues poco después del oro olímpico abandonó la competición. Posteriormente se convirtió en un exitoso ejecutivo.

Con la prematura retirada de Herb Elliott el mundo atlético se perdió un duelo formidable entre él mismo y su sucesor en la plusmarca mundial de la milla, el neozelandés Peter George Snell (1938). Unos meses más joven que el australiano, Snell sorprendió con su oro en el 800 de Roma delante del favorito, el plusmarquista mundial (1:45,7), el belga Roger Moens. A principios de 1962 superó por 0,1 segundos la plusmarca mundial de Elliot de la milla y poco después se hizo en la misma carrera con la plusmarcas mundiales de 800 metros (1:44,3) y 880 yardas (1:45,1). En Tokio fue doble oro en 800 y 1500 y al mes siguiente llevó su primado mundial de la milla a 3:54,1.

Quizá, después de todo, mi amigo Jorge tenga razón. Hablamos de un atleta que se retiró a los 22 años y marcó una época mostrando una absoluta superioridad sobre sus rivales cuando las pistas eran de tierra y el atletismo amateur.

Hay una biografía de Elliott, que no he leído, titulada The Golden mile.  Tampoco he leído la biografía de Percy Cerruty Why die?